¿Poderes fácticos? Poderes antidemocráticos: diccionario político para escépticos

  • La última obra del veterano abogado Nicolás Sartorius, ‘La manipulación del lenguaje’ (Espasa, 2018) conforma un "breve diccionario de los engaños".
  • Crecimiento negativo, diálogo, Estado español... ¿te suenan, verdad?

2

Palabras usadas de manera inexacta, metáforas que no funcionan, vocablos que maquillan la realidad, eufemismos o, simplemente, mentiras. La última obra del veterano abogado y expolítico Nicolás Sartorius, ‘La manipulación del lenguaje’ (Espasa, 2018), conforma un "breve diccionario de los engaños", tal y como aclara su subtítulo. En él se incluyen expresiones tan comunes en los medios de comunicación como “clases medias”, “posverdad” o “populismo” o frases que los españoles están hartos de escuchar, como “reformas estructurales” o “brotes verdes”.

Muchas de ellas están en disputa y tienen una fuerte carga ideológica. Cuando el ‘adversario’ las utiliza o se popularizan, el promotor lingüístico ha ganado la batalla El cofundador de Comisiones Obreras y actual presidente del Consejo Asesor de la Fundación Alternativas considera la manipulación del lenguaje “una forma de represión intelectual”, que comenzó a observar en sus años de oposición al régimen franquista. España no era entonces ni "una", ni "grande", ni "libre". Ni la “democracia orgánica” ofrecía la libertad, ni los “sindicatos verticales” priorizaban los intereses de los trabajadores.

Ya llegada la democracia, en su actividad política en Izquierda Unida aprendió que las palabras pronunciadas por un representante público son “hechos” y tienen su propia densidad física. Pesan más. Ahora ha decidido recopilar hasta 65 palabras en un libro cargado de ironía y humor. Estas son solo siete de ellas:

Publicidad

Comunidad internacional: “Dícese -es un suponer- de la humanidad en su conjunto, o de la ONU”, ironiza Sartorius. Esta expresión suele referirse a Naciones Unidas, un organismo donde muchas veces la mayoría de sus miembros no se ponen de acuerdo. El exdirigente de IU desvela el uso que hacen los políticos de la expresión: “Se suele utilizar con el fin de adquirir una legitimidad incuestionable que permita a las grandes potencias, generalmente occidentales, intervenir donde mayormente les convenga”.

Crecimiento negativo: “Se dice comúnmente de una economía que, en vez de crecer, decrece”, es decir, disminuye el Producto Interior Bruto. Es un eufemismo para “no alarmar o angustiar -más de lo que ya está- al personal sufridor con la mala noticia de que la economía está en franca recesión”.

Diálogo: “Una de las palabras que más se pronuncia y se escucha en nuestra vida política y, sin embargo, menos se practica”.

nicolas-sartorios-breve-diccionario
La portada del libro 'La manipulación del lenguaje', de Nicolás Sartoius (Espasa, 2018).

Estado español: “Conjunto de instituciones, poderes y organismos que conforman el régimen político español y el territorio sobre el que este ejerce la soberanía”. Sin embargo, Sartorius advierte de una “particularidad curiosa e inquietante” sobre el uso que hacen desde el “nacionalismo periférico” de este término y que conlleva “la negación de la existencia de la nación española que da soporte y sentido a dicho Estado”.

Poderes fácticos: “Grupos, sectores sociales, entidades o instituciones que  sin tener ninguna legitimidad democrática ejercen un poder considerable por la vía de los hechos o de la fuerza”. Es decir, “poderes antidemocráticos”.

Externalizar: Término por el cual “una parte del trabajo que se venía realizando dentro de una empresa o negocio por medio de personal fijo de plantilla se encarga a personas externas”. En realidad, es una de las grandes formas de desigualar a los trabajadores y se ha convertido en una estrategia por la que la empresa se ahorra “costes, preocupaciones y responsabilidades”.

Voto útil: El exmandatario de IU conoce bien los estragos que puede causar esta expresión por la que se considera útil el voto "cuando va dirigido a aquel o aquellos partidos que se supone tienen "posibilidad de ganar las elecciones". Tiene su contrapartida: la creencia de que el resto de votos no son útiles. Para Sartorius, esta teoría va contra la pluralidad exigente a cualquier régimen democrático: "Decirle a alguien que su voto es inútil es tanto como 'echarle' de la democracia".

2 Comments
  1. florentino del Amo Antolin says

    Hay que empezar por las definiciones. Sara, Tirar la piedra y esconder la mano es una indefinición de un Estado plurinacional. ¿ Donde está su cabeza, corazón, su lengua ?. ¡ Ah ! que hay varias y algunas sin descifar… ¡ Las imposiciones hacen que el puzle, no se pueda completar ! ¿ porqué ?… Ese nacionalísmo integrísta Español, aupado con imposiciones, que solo vé ( despues de ganar por la fuerza ) esa España sublidme en lo universal, su nacional catolicismo, conquístas, banderas. Que los facticos integrístas llaman al Castellano Español… Siempre será Castellano, aunque naciese en dominios Navarros, allí por San Millán de la Cogolla; del Romance y el latin… Aunque los monjes anotasen en Euskera al margen lo que estaban inventando. ¿ Que motivos mueven en cambiar una denominación natural ?. Esto no lo hacen los nacionalismos perifericos; esto Sr Nicolas nace de las conquístas, como un pendón más… ¡ Por la fuerza señor Sartorius, ahí tiene la bandera del dictador y en cada cuartel, una conquísta, con bulas trucadas por Papas como Julio I I, ( en el caso de Navarra ) y las apetencias Castellanas… ¡ Que no Española !.
    Todo lo demás, se puede decir que son definiciones un tanto normalizadas y que cualquiera hace tiempo que las define como Nicolas Sartorius. ¡ Tampoco, nos inquietamos nosotros porque Usted sea de otro Nacional nacionalísmo… Si no es por la fuerza de las armas !. La História desdice que la única Nación sea la española…. Y por ende las otras Naciones y quienes las defienden, tienen sentídas sus raices en su etnografía, vocablo y costumbres.

  2. ninja45 says

    Hablemos de la Marca España. Ese bonito y soleado país donde:
    Se viola sin violencia y se juzga sin vergüenza. Se roba sin
    querer y se estudia sin presencia. Se atiza sin decencia y
    se engaña sin temer. Se aporrea por querer votar y se acusa
    de violencia a gente cívica y pacífica. Pensar diferente es
    sedición y manifestarse rebelión. Cortar carreteras es
    terrorismo y se prohibe el color amarillo. La guardia civil
    hace atestados contra pueblos imaginarios y delitos virtuales
    (S. Esteve de les Roures). La extrema derecha y los fascistas
    se proclaman como acusación particular y son generosamente
    subvencionados con fondos públicos. La Injusticia Española
    come de la mano de los corruptos y el Tribunal
    Inconstitucional recibe instrucciones directas del gobierno.
    El Estado de Derecho es más bien Estado de Desecho represor,
    o sea una dictadura fascista y corrupta. Si me pegan, me
    divorcio. Som República !!*!!

Leave A Reply

Your email address will not be published.