Georgina Cisquella: “Lo de ‘la que limpia’ está vinculado a la cultura machista y patriarcal”

Hotel Explotación, de Georgina Cisquella, habla de las más de doscientas mil mujeres que trabajan como camareras de piso en España y son invisibles. En octubre de 2016 las Kellys (las que limpian los hoteles) se organizaron para reclamar sus derechos. Su situación es muy dura: han sufrido la llamada externalización y muchas se han ido a la calle sin derechos y con el terror de ser despedidas si cogen una baja.

Cisquella es conocida por su trabajo en TVE. Ha sido presentadora de Informe Semanal y se ha encargado del de cine de los Telediarios. Ha sido también directora y creadora de nuevos formatos para La 2 como Miradas 2 y Cámara abierta.

Publicidad

— ¿Cómo nace el proyecto? Supongo que leyendo la prensa y viendo las primera acciones de las Kellys.

Publicidad

— Tenía ganas de hacer un documental sobre el trabajo precario femenino. Al ver su lucha, fui a una de sus reuniones y vi que había una historia interesante. No sabía si iba a ser un largometraje documental, un corto… Grabé y fui viendo.

— Hotel Explotación está rodado con todo tipo de cámaras, hasta de móviles, y lo haces acudiendo a los lugares donde las Kellys organizan sus actos, a los hoteles… ¿Cuándo ha durado el proceso de grabación?

“Yo no podía pagar a un equipo como pueden hacer otras producciones”

— Casi dos años, pero de forma interrumpida, no seguida. Me iba a Lanzarote en verano en lugar de irme de vacaciones, para ir a los hoteles, a Barcelona el 8 de marzo… Y no he podido ir a todo lo que hacían. A su reunión con Mariano Rajoy, por ejemplo. Yo no podía pagar a un equipo como pueden hacer otras producciones.

— ¿Cuánto dinero conseguiste con el micromecenazgo?

— 14.000 euros, pero al final se quedan en 11.000 porque hay que pagar un porcentaje a Verkami y están las comisiones de las tarjetas. También he invertido mi dinero y he querido pagar al montador porque ha sido un montaje complicado.

— La canción de Manu Chao que sale en los créditos supongo que ha sido donada, él sale en el documental tocando.

— Manu se enrolló mucho. Había terminado casi el montaje y las Kellys querían hacer una fiesta en Barcelona y se portó divinamente. No cobró nada y nos cedió los derechos de la canción. Y nos dijo que nada de primeros planos porque las protagonistas son ellas. Se portó genial en un rodaje muy precipitado, casi sin planificación. Y no quiso que se compartiera nada en redes sociales para hacerlo más intimo, para que no fuera un show de Manu Chao.

— ¿Cómo te explicas que en pleno siglo XXI el mundo de la limpieza siga ligado a las mujeres y siga vigente eso de “la que limpia”, “la chica que limpia”, “la de la limpieza”…?

“Los hoteleros buscan mujeres porque saben que han sido educadas para limpiar y saben limpiar”

— Lo de “la que limpia” está vinculado a la cultura machista y patriarcal. Yo he preguntado por qué no hay hombres de la limpieza. Pueden limpiar, están capacitados. Las Kellys me han comentado que ha habido alguno muy desesperado, pero que los hoteleros buscan mujeres porque saben que han sido educadas para limpiar y saben limpiar. Es un trabajo muy infravalorado.

— Y duro. Una de las cosas más interesantes de tu película es ver lo que es limpiar un suelo, una ducha, un retrete. Y piensas cómo estarán esas espaldas y esas manos que han trabajado en cientos de habitaciones que dejan relucientes.

— Fue duro grabar en el interior de los hoteles porque no le voy a decir a un hotelero que quiero entrar en su hotel porque estoy haciendo un documental que se llama Hotel Explotación.

— Puedes hacer un poco de trampa, ¿no?

— Sí, pero no en grandes hoteles. Y luego hay vídeos que me han pasado las propias Kellys, como esa mujer que tiene que subir una rampa empujando un carro de la limpieza pesadísimo. Sin ascensor.

— Parece una esclava del antiguo Egipto. He echado en falta que hablases con los compañeros de trabajo de las Kellys, los que no son solidarios con ellas, los que miran hacia otro lado. Los recepcionistas, los de seguridad, los camareros…

— Quería hablar con todos y también con los hoteleros, pero era muy complicado. En cuanto a los recepcionistas, había un tema sindical de por medio y no quise entrar en conflicto con los sindicatos. Al final decidí que ellas contaran, es un documental activista y les doy las voz para que expliquen su lucha.

— ¿Cómo resumirías Hotel Explotación para alguien que no sabe nada de él y le puede interesar?

— Pues que todos somos consumidores de hoteles, alguna vez en nuestra vida hemos ido a hoteles. ¿Sabes lo que es una camarera de piso? Seguramente ni idea. ¿Sabes lo que hay detrás de esa industria turística sustentada en trabajo femenino precario? No sabes nada de ellas, son invisibles. ¿Quieres ver el paradigma del trabajo precario feminicado? Y no son solo las Kellys, están las cuidadores de las residencias de ancianos, las limpiadoras de los hospitales… Sin ese trabajo oculto e infravalorado no se sustentaría la industria turística.

Imagen de ArteGB.
Imagen de ArteGB.

— La más importante de España. Así empieza Hotel Explotación, con los turistas llegando a Barcelona.

— Es un buque insignia y el sector que mejor resistió la crisis, el que menos beneficios perdió aprovechándose de los trabajadores.

— Con la famosa externalización, palabra tan orwelliana.

— Claro, los hoteleros se han aprovechado.

— Me quedo con una imagen de tu trabajo: hoteles inmensos, rascacielos de grandes cadenas, frente a decenas de diminutas mujeres que los hacen viables.

— Ellas han recibido toques de hoteleros diciendo que hemos grabado en propiedad privada. Son imágenes que no he montado porque no quiero exponer a las Kellys al despido.

— Tremendo. Muchas suerte y que siga la lucha.

— Muchas gracias.