DÍA INTERNACIONAL DE LA ELIMINACIÓN DE LA VIOLENCIA CONTRA LA MUJER

25N: Lecturas contra la violencia

  •  La lectura puede ayudarnos a reconocer la violencia y a ser capaces de luchar contra ella
  • Seleccionamos varios libros que hablan sobre la dependencia económica, el aborto, las desapariciones, los abusos sexuales o la violencia machista  
 

0

Leer siempre es un ejercicio recomendable. La lectura, el conocimiento, es una de las formas quizás no de alejarnos de la violencia, pero sí de reconocerla y ser capaces de luchar contra ella. Así pues, para celebrar este 25N, el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer o Día Internacional de la No Violencia de género, qué mejor que sumergirnos entre las páginas de algunos libros. Novelas, ensayos, incluso cómics que, de un modo u otro, reflejan algún tipo de violencia, no solo la física.

Pasen y lean.

Porqué las mujeres disfrutan más del sexo bajo el socialismo y otros argumentos a favor de la independencia económica (2019), Kristen Ghodsee, trad. Blanca Rodríguez Rodríguez, Capitán Swing, Madrid.

Publicidad

No vale la pena andarse con rodeos. Centrémonos en la tesis del libro: “El capitalismo no regulado es malo para las mujeres y si adoptamos algunas ideas del socialismo, la vida de estas mejorará. Cuando se lleva a cabo de forma adecuada, el socialismo fomenta la independencia económica y mejora las condiciones laborales, la conciliación  laboral y familiar y, sí, incluso las relaciones sexuales”.

La situación está clara: “En países menos igualitarios, las mujeres entienden que las relaciones sexuales proporcionan una plataforma de movilidad social, como en el mito de la Cenicienta. Pero cuando ellas ganan su propio dinero y viven en sociedades en las que el Estado apoya su independencia, el príncipe azul pierde sus encantos”. Y la autora nos recuerda una frase de George Bernard Shaw: “El capitalismo impone a las mujeres un soborno constante para que acepten mantener relaciones sexuales a cambio de dinero, ya sea dentro o fuera del matrimonio, y lo único que se opone a este soborno es la respetabilidad tradicional, que el capitalismo destruye mediante la pobreza”.

OTRA MANERA DE ENTENDER LAS DIFERENCIAS ENTRE EL BLOQUE DEL ESTE Y DEL OESTE: LA VIOLENCIA SEXUAL TAMBIÉN TIENE QUE VER CON EL CAPITALISMO.

El ser y la mercancía. Prostitución, vientres de alquiler y disociación (2015) Kajsa Ekis Ekman, Edicions  Bellaterra, Barcelona.

Con una prosa amena y sencilla, pero no exenta de rigurosidad, la periodista, escritora y activista sueca Kajsa Ekis Ekman nos propone una reflexión crítica, profunda y cruda sobre dos industrias de la mercantilización de los cuerpos de las mujeres que en la actualidad siguen muy presentes en nuestro país: la prostitución y los vientres de alquiler, dos de las situaciones en las que es más evidente cómo el capitalismo ha hecho suya y ha aprovechado la explotación.

El libro explica todos los argumentos a favor y en contra de la explotación de mujeres para  acabar ofreciéndonos su postura y dándonos evidencias suficientes para que cada una de las lectoras (y lectores) extraigamos nuestras propias conclusiones. 

Al final todo se resume en un mismo postulado: ricos que compran pobres, hombres que dominan mujeres, y razas que se creen superiores y dominan a aquellas que no lo son. En definitiva, y en palabras de la propia Kajsa: “el problema al que nos enfrentamos tiene que ver con el género, pero también con el poder, y la forma en que se manifiestan las relaciones con la clase, la etnicidad, la edad y la posición social”. Sociedades basadas en la concepción de que el cuerpo de una persona pobre ha de usarse para beneficio de los ricos.

UN ENSAYO EN EL QUE SE ANALIZA, DE FORMA AMENA, CÓMO LAS DIFERENCIAS DE CLASE SE REFLEJAN A LA PERFECCIÓN EN LOS DISTINTOS TIPOS DE EXPLOTACIÓN DE LAS MUJERES.

El acontecimiento, Annie Ernaux (2019), Trad. Mercedes y Berta Corral, Tusquets, Barcelona.

Pocas cosas generan tanta violencia para las mujeres como el hecho de que se les niegue su derecho a decidir sobre su cuerpo. Y uno de esos derechos, adquirido hace no demasiado, ha sido el derecho al aborto. Esta novela nos habla de eso, de cuando no teníamos ese derecho pero las circunstancias obligan a pesar de ello una joven Annie Ernaux decidió no seguir adelante con un embarazo que no deseaba. En el marco de una autoficción, que es el centro de su producción de ficción desde sus inicios como escritora, Annie nos sitúa en los años sesenta franceses y nos narra las peripecias de una joven que es ella, hasta conseguir la ayuda necesaria para poder interrumpir su embarazo. Con una prosa contenida de emociones, no busca la escritora justificarse, sino simplemente contarnos cómo fue y lo que implicó ese “acontecimiento” en su vida el embarazo y cómo decidió que no afectaría al resto de su trayectoria vital. Una carrera contrarreloj el tiempo pasa muy rápido cuando una está embarazada y en solitario que nos llevará, a su lado, a conocer el final buscado por la protagonista y que puede hacernos reflexionar acerca de ese intento reciente en nuestro país de algunos partidos, de volver a esos años de prohibiciones.

CUANDO NOS CREEMOS QUE TENEMOS RESUELTOS TODOS AQUELLOS PROBLEMAS QUE ATAÑEN A UNO DE NUESTROS DERECHOS MÁS FUNDAMENTALES, EL DEL ABORTO, ESTÁ BIEN CONOCER LO DIFÍCIL QUE LO TUVIERON NUESTRAS ABUELAS.

Cometierra, Dolores Reyes, (2019), Sigilo Editorial, Argentina

No hay mayor violencia que la pérdida de alguien y no saber qué ha sido de ella, y de eso trata esta novela. ¿Dónde están muchas de las mujeres desaparecidas?¿Qué pasó con ellas?  Cometierra es una niña que culmina el trabajo que la policía no se preocupa de investigar, el destino de los desaparecidos, y lo hace, como su propio nombre indica, comiéndose la tierra que ellos han tocado o que han pisado antes de desaparecer. Y a partir de ese hecho, vivimos soledad, marginación, angustia por no saber dónde están los desaparecidos y por la vida de la propia protagonista. Porque, claro está, mejor saber que están muertos a no saber nada. 

La historia sencilla de una niña con un don que tiene que hacer el trabajo de una policía que no se preocupa en investigar: “Acaricié la tierra que me daba ojos nuevos, visiones que solo veía yo. Sabía cuánto duele el aviso de los cuerpos robados. Acaricié la tierra, cerré el puño y levanté en mi mano la llave que abría la puerta por la que se habían ido María y tantas chicas, ellas sí hijas queridas de la carne de otra mujer”, leemos. Una más que recomendable ópera prima de la argentina Dolores Reyes.

CORRER, CAMINAR POR LA NOCHE, REGRESAR DE FIESTA… CUALQUIERA DE ESAS ACCIONES HECHAS POR UNA MUJER SOLA PUEDE ACABAR EN UN FEMINICIDIO. 

Siempre han hablado por nosotras, Najat ElHajmi (2019), Barcelona, Destino / Ed62

Pocas cosas suscitan tanto consenso como la afirmación de que todas las religiones monoteístas generan violencia sobre las mujeres: existe un Dios hombre, rodeado de uno o varios enviados hombres a su vez que, claro está, se dictan unas leyes algunas ni siquiera se sabe quién las mandó, pero los representantes de Dios sobre la tierra las establecen y dan por buenas. Invariablemente esas leyes acaban siendo para someter, de un modo u otro, a las mujeres.

De eso habla Najat El Hachmi, de la violencia que para las mujeres supone vivir bajo el yugo de la religión, y nos los explica en concreto sobre la religión islámica y su cultura, de la que ella procede, y en la que se ven claramente reflejados estos sometimientos: “El islam no es bueno para las mujeres porque, como cualquier otra religión monoteísta, ha sido concebido, difundido e impuesto por los hombres y por el sistema que perpetúa el poder, el artista anteriormente conocido como el patriarcado”. Y Najat nos lo explica por qué hace falta verbalizarlo: “Aunque parezca mentira, nos dice, porque vivimos en una sociedad moderna, occidental, y democrática, en la que la igualdad de derechos es una realidad legal y existe una conciencia feminista creciente, a las mujeres como nosotras (hijas de la inmigración musulmana) todavía nos cuesta Dios y ayuda levantar la voz en la esfera pública para denunciar el machismo en el que hemos crecido”. 

UNA LECTURA CLARA Y AMENA QUE  REFLEXIONA ACERCA DE LOS PERJUDICIAL DE LAS RELIGIONES MONTEISTAS PARA EL MOVIMENTO FEMINISTA Y PARA LAS MUJERES Y SUS LIBERTADES EN GENERAL

Palabras envenenadas, Maite Carranza (2010), Edebé, Barcelona

Pocas novelas han dejado en mí una huella tan clara como Palabras envenenadas,  Premio Edebé de novela Juvenil. Recuerdo a la perfección cuándo lo leí, del tirón, y cómo acabé la última página con el regusto amargo que da una novela en la que se narra una historia de violencia familiar, pero, a la vez, con la envidia sana de haber tenido entre mis manos el texto de una autora que logra explicar esa violencia sin que se “vea” en ningún momento. 

La historia no puede ser más contemporánea. Bárbara Molina es desaparecida misteriosa y violentamente cuando tiene quince años. Es un enigma que, después de cuatro años sin resolverse, va a verse sacudido por nuevas claves. En aquel entonces, además, acababa de aparecer viva Natascha Kampusch, la joven austríaca que fue secuestrada cuando tenía diez años de edad, y mantenida en cautividad contra su voluntad por su secuestrador durante más de ocho años, lo que aumentaba el interés por una historia que, desgraciadamente seguía de moda.

LOS ABUSOS SEXUALES A MENORES, EN SU MAYORÍA, TIENEN LUGAR EN EL ÁMBITO DEL HOGAR. ES IMPORTANTE QUE, DE FORMA ENTRETENIDA Y AMENA, NUESTROS JÓVENES SEAN CONSCIENTES DEL PROBLEMA Y, LLEGADO EL CASO, PUEDAN PROTEGERSE.

Lluvia de primavera, Paola Barochello y Andrea Rivola, (2019) Madrid, Liana Editorial

A veces, sin quererlo, la violencia entra en nuestra vida tanto que somos incapaces de echarla de ella solas. Eso es lo que nos cuenta Lluvia de primavera. La historia de Shu Mei, una monja guerrera, que se ve obligada a huir porque monasterio donde vivía ha sido destrozado. Y la de Chun Yu que con 14 años recibe una carta de manos de su madre poco antes de morir donde le explica que la deja al cuidado de un pariente. Ya en su nueva casa, a la joven, Wong, el tigre, no la deja tranquila, porque quiere casarse con ella, aunque ella se oponga. Pero las cosas no siempre salen tal y como quieren los fuertes y para dar una vuelta al destino sus vidas no tardarán en cruzarse. 

Dos historias unidas que nos demostrarán cómo, en los casos de violencia de género, es importante tener a tu lado a alguien que te de la mano y te ayude a luchar, o a salir, de ella. Una historia de sororidad, empoderamiento y Kungfu.

UN CÓMIC CON EL QUE DISFRUTAR DE LA ESTÉTICA Y LA SABIDURÍA CHINA Y LAS RELACIONES ENTRE MUJERES QUE SE CONSTRUYEN CUANDO ALGUIEN NECESITA AYUDA Y TÚ SE LA PRESTAS.

Leave A Reply

Your email address will not be published.