‘La reina de España’: nada funciona

4
Cartel de 'La reina de España'. / universalpictures.es
Cartel de 'La reina de España'. / universalpictures.es

Fernando Trueba es uno de los más destacados miembros de la cultura oficial. Hasta la mismísima reina Letizia visitó el set de La reina de España. También es muy dado a las ocurrencias, como decir, al recibir el muy oficial Premio Nacional de cine, que ni cinco minutos de su vida se ha sentido español. Los 30.000 machacantes del premio no los rechazó, claro.

Hace poco Trueba ha vuelto ser noticia porque Carlos López y Manuel Ángel Egea, dos de los cuatro guionistas de La niña de tus ojos y creadores de la idea de la película (cupletista que va a la Alemania nazi a rodar una película y se fuga del rodaje con un preso traído de un campo de concentración) han presentado una demanda contra el director. Le reclaman una compensación económica por retomar a los personajes que crearon entonces.

Publicidad

En declaraciones a cuartopoder.es, Carlos López ha asegurado que legalmente están seguros. “Yo soy guionista de La niña de tus ojos por contrato, porque lo pone en los créditos de la película. Como guionista de la primera no he autorizado una segunda parte en mi contrato. En él cedo los derechos para hacer una película, nada más. Ni obra de teatro, ni novela, ni una segunda parte. Que Trueba diga que si no lo pone se considera cedido a los productores es, según todos los abogados a los que pregunto, ridículo”.

De momento, Trueba se va a llevar solo el (poco) mérito de esta película, secuela de La niña de tus ojos, ganadora de 7 inmerecidos Goya y de la que Carlos Boyero, amigo del director, alabó su “calidad excepcional”. Y aunque la película era gruesa y chabacana, se dejaba ver. No se puede decir lo mismo de su secuela. La reina de España es un disparate de principio a fin, una película burda, acartonada, rodada con desgana y con un guión tan deplorable como la recreación del Madrid de los cincuenta. Todo canta a decorado.

En La reina de España Macarena Granada (Penélope Cruz) se ha convertido en una gran estrella y hasta ha ganado el Oscar. Tras años en Estados Unidos, regresa a España para encarnar a Isabel la Católica. Al enterarse de la noticia, Blas Fontiveros (Antonio Resines), que no había vuelto a España desde que se fuera a dirigir La niña de tus ojos a Alemania, busca el reencuentro con Macarena y sus amigos cineastas. Y aunque consigue trabajo en el rodaje, es detenido y obligado a trabajar (no sabemos bien por qué) en el Valle de los Caídos.

En La reina de España nada funciona:

No funciona el guión. El nefasto guión tiene dos tramas principales: el rodaje de la superproducción y lo que sucede en Cuelgamuros, donde Resines está encerrado. Las subtramas son las siguientes: Penélope se quiere calzar a un técnico y, por supuesto, lo acaba consiguiendo. Elwes se quiere calzar a Jorge Sanz y unos falangistas de tebeo quieren matar a Resines. Tampoco sabemos muy bien por qué. Y a todo esto se le suman unos diálogos espantosos y gags de maricas que parecen sacados de un vodevil de provincias. Hay un momento en el que Jorge Sanz es acosado por Cary Elwes que parece de película de Pajares y Esteso. Eso sí: el gay oficial del reparto sigue siendo Santiago Segura, que continúa con su bochornosa interpretación de un director de arte mariquita.

No funcionan los actores. No es Segura el único que actúa de forma sonrojante, aunque es, con diferencia, el peor de todo el reparto. Excepto Chino Darín, casi todos los actores están mal. Neus Asensi, que interpreta a una lesbiana casada con Segura, da grima; Jorge Sanz no ha aprendido a actuar en 50 años; Resines sigue andando patizambo y no sabe dónde poner la manos... Y Patinkin, Revill y Elwes se limitan a pasar por caja. Ah, también sale Carlos Areces haciendo de Franco. Una pura caricatura.

No funciona la comedia. Aunque Trueba está vendiendo por la televisiones que La reina de España es una comedia, no lo es. O lo es muy poco. El 80% de esta película es un drama. Y un drama malo, frío, mecánico, sin alma. Lo poco que hay de comedia (sobre todo al final) está basado en chistes escatológicos y escenas de acción muy burdas. Y aunque Trueba lo pretende, esto no tiene nada que ver con Billy Wilder, ni con Ernst Lubitsch. Tampoco, por supuesto, es capaz de llegar, ya quisiera, a la calidad, la poesía y los fabulosos retratos corales de Bardem (Cómicos) o Fernán Gómez (El viaje a ninguna parte).

No funciona el musical. El tema Los piconeros funcionaba bien en La niña de tus ojos y tenía hasta su versión en alemán, que era divertida. Pero en La reina de España tenemos un número musical... cuando no se está rodando una película musical. En ningún momento se nos dice que la película es un musical, sino una de esas películas de época que hacía Hollywood en la España de Franco. Para colmo, la única escena musical, en la que Penélope Cruz canta el tema Granada, es ridícula y cutre, está rodada con absoluta desgana.

No funciona como secuela. La película es un calco chapucero de un film ya de por sí mediocre. Aquí los cómicos vuelven a ser monigotes mal dibujados y Penélope se vuelve a enamorar de un tío bueno, pero en vez de un extra sacado de un campo de concentración es un jefe de eléctricos. En La niña de tus ojos ella ayudaba a escapar a un judío preso de las garras de los nazis como si tal cosa y en La reina de España rescata (¡a caballo, con barba postiza y vestida de soldado!) a Resines en el Valle de los Caídos.

Y como guinda, el inevitable sermón progre de Trueba: Penélope lee un libro sobre Isabel la Católica y la pone a parir y a Franco le dice no sé qué de su coño sin que el dictador se inmute.

En fin, un film que no sabe arrancar, mal acabado, mal escrito y que no es una comedia, sino un melodrama malo. Una película espantosa.

Universal Spain (YouTube)
4 Comments
  1. joan says

    Cuando acabes de escribir sandeces, haces la crítica de la película.

  2. Jose says

    Totalmente de acuerdo con la crítica. Auténticamente vomitiva y una tomadura de pelo.

  3. alfonferfer says

    Y esta Ivan Reguera tiene algo contra Tueba? o es el crítico de cine de La Razón y se ha colado aquí? La pelicula no es para tirar cohetes pero de eso a la critica que hace este señor hay una distancia

  4. Ana says

    Crítica patética de un pseudo facha.

Leave A Reply

Your email address will not be published.