Si detestas la Navidad, nada mejor que estas películas

1

Como cada diciembre, llega el cuñao insufrible, la falsedad, los atracones y las películas familiares y empalagosas, entre ellas esas deplorables y cutres tv movies alemanas que compran las cadenas privadas. Porque para qué van a comprar cine de su país, ¿verdad? Para los que quieran montarse una Navidad alternativa a todo este empacho de paz y amor, en cuartopoder.es hemos pensado en 10 películas antinavideñas por excelencia. No hace falta estar de acuerdo al 100%, cada uno tendrá las suyas. Aquí van las nuestras:

1. Plácido es la obra maestra de Berlanga. En ella Plácido Alonso recorre su ciudad con una estrella navideña en su nuevo motocarro... que no ha pagado. Y tiene que abonar su primera letra antes del amanecer. Mientras, Ollas Cocinex patrocina una subasta entre gente pudiente (o que lo pretende ser) que invita a cenar a un pobre en su casa. Lo más gordo es que la idea de esta desgarradora película no fue de Berlanga: parte de una campaña real del régimen franquista llamada “Siente un pobre a su mesa”, que es como se iba a llamar la película.

Publicidad

La secuencia: Uno de los pobres muere en plena cena navideña y hay que sacarlo como sea de la casa de los ricachones. Tan tronchante como espeluznante.

FURY (YouTube)

2. El apartamento es la obra cumbre de Billy Wilder. No volvió a rodar nada tan redondo. Pocas películas han expresado tan bien, con tanta certeza y negrura, lo que es una cena de empresa, una de esas patéticas celebraciones entre jefes y empleados sumisos en las que muchos dicen verdades incómodas gracias al alcohol.
Wilder y su coguionista, I. A. L. Diamond, tuvieron la gran idea de ambientar su guión en unas Navidades. Si la comedia negra funciona sin las Navidades, con ellas se hace todavía más cruel y triste. Con las fiestas, puro chantaje emocional para tanta gente, la soledad de una persona se acentúa mucho más que en otras épocas del año.

Las secuencias: La citada fiesta empresarial, esa familia idílica del jefe adúltero Sheldrake (acaban de abrir los regalitos mientras él camela por teléfono a su joven amante, la ascensorista Fran) y el sublime final, en fin de año. Fran abandona por fin a Sheldrake y corre a encontrarse con Baxter, un hombre corriente y en paro, pero honrado. Menuda obra maestra.

Ignacio Prados Ansede (YouTube)

3. La semilla del diablo es una de las grandes películas de Polanski. Olvídense de los villancicos y de celebrar la venida del hijo de Dios, porque aquí el que llega es el hijo del diablo y se escuchan aterradores cantos satánicos. El film, basado en una novela de Ira Levin (cuyo título original es El bebé de Rosemary, mucho mejor y sin spoiler), fue un exitazo para Paramount y es un indiscutible clásico del terror.

La secuencia: El final, un prodigio de composición. Rosemary acaba de descubrir que su hijo es el cachorro del demonio. Abatida, descansa sentada. Pero al escuchar los lloros del bebé, se levanta y se dirige a la cuna negra en la que es violentamente acunado por la oronda Laura-Louise (para Polanski el mal es lo cotidiano, las vecinas chismosas). El líder de los satanistas ordena a la gorda retirarse para que Rosemary pueda acunar a su hijo. Finalmente, Polanski opta por un plano medio de la joven, que acuna y arropa a su niño, y un acercamiento de cámara que acaba en la ventana, plano que monta con el exterior del famoso edificio Dakota, que es como empieza la película. Escalofriante.

ParamountmoviesES (YouTube)

4. Testigo silencioso no llega a las cotas cinematográficas de las tres anteriores, pero es un muy entretenida y con un curioso guión de Curtis Hanson (L. A. Confidential). En ella Christopher Plummer entra en un banco vestido de Papa Noel dispuesto a atracarlo. Elliott Gould es el cajero de la sucursal.

La secuencia: Plummer descubre en el periódico que el robo en el banco ha sido de 200.000... y el cajero solo de dio 100.000. Gould le ha robado al ladrón y al banco.

5. Gremlins es una fabulosa película antinavideña con forma de película navideña (los guiños a ¡Qué bello es vivir! son clamorosos) y marcó a muchos chavales de mi generación. Recuerdo perfectamente la tarde en la que mi padre me llevó a verla (a los cines Avenida de Deusto) pensando que íbamos a ver una inocente y navideña película de Steven Spielberg, productor de la cinta. Cuando vio toda esa violencia y a esos bichos asesinos casi le da algo al viejo. Yo lo pasé como dios, claro.

La secuencia: Kate, la novia de Billy (un protagonista bastante pánfilo, por cierto) le confiesa por qué odia las navidades: su padre, para sorprender a su familia, se metió en la chimenea vestido de Santa y se quedó atascado en ella. Y allí murió el pobre. Así crecimos los de aquella generación, amigos. Sin medias tintas.

puyoutu (YouTube)

6. Eduardo Manostijeras es un ejemplo de cuando Tim Burton hacía buenas películas, antes de perderse en barrocas y repetitivas mamarrachadas. Es triste la evolución de este señor: empezó trabajando para Disney, huyó de ellos para hacer un cine más oscuro y ha regresado a Disney para hacer el cine que a ellos les gusta: plano, blanco y sin oscuridades.

La secuencia: Eduardo esculpe una estatua de hielo creando copos de nieve con los que baila la bella Winona Ryder. Y todo acompañado por la sensacional banda sonora del gran Danny Elfman.

Escenas de Cine (YouTube)

7. Pesadilla antes de Navidad es otro gran Tim Burton, un estupendo musical. Y también compuesto por Danny Elfman, que además puso la voz del protagonista en sus propias canciones. Vamos, que se lo pasaron pipa haciendo la película, rodada mediante la complicada técnica de stop motion. Por supuesto, para hacerlo “para todos los públicos” la chusma de Walt Disney cercenó el film.

La secuencia: La coreografía animada del tema Esto es Halloween es fabulosa.

LissaYoko (YouTube)

8. El día de la bestia es lo mejor que ha rodado Álex de la Iglesia en su vida. Hace ya ¡22 años! Después vino la debacle. Este hombre ha intentado hacer comedia negra y macarra en innumerables ocasiones, pero no ha levantado cabeza. No ha dado una.

La secuencia: Cargarse a los Reyes Magos en pleno centro madrileño es humor de trazo grueso, lo que más le va a este realizador, pero hay que reconocer que la secuencia de los tres protagonistas colgados en la fachada del edificio Carrión de Madrid es historia del cine español.

Omar Nieto (YouTube)

9. Bad Santa, basada en una historia original de los hermanos Coen, es vulgar, obscena, sucia, malhablada... ideal para el que odie estas fiestas. En ella a un alcohólico cuarentón le toca trabajar, como cada año, en centros comerciales disfrazado de Papá Noel junto a un enano negro que hace de duende. Su verdadero objetivo: desconectar la alarma de seguridad y reventar la caja fuerte. Billy Bob Thornton fue nominado al Mejor actor de comedia o musical en los Globos de Oro.

La secuencia: Todas las de Thornton diciendo burradas a los niños son hilarantes.

Moskitazo (YouTube)

10. Alguien voló sobre el nido del cuco no es una película enteramente ambientada en Navidad, pero toda su parte final se desarrolla es una inolvidable fiesta navideña en la que todos los locos se desmadran y Billy Bibbit pierde la virginidad.

La secuencia: Con la complicidad del guardia nocturno, McMurphy (Jack Nicholson) organiza una fiesta navideña a todos sus locos amigos (“La gente de ahí fuera no está menos loca que vosotros”) antes de huir del psiquiátrico. Pero con tanto alcohol se queda dormido. La enfermera Ratched descubre la orgía y al joven Billy, que se suicida ante la sádica manipulación de la enfermera jefe. Al descubrir el cadáver del chaval, McMurphy, colérico, intenta estrangular a la enfermera (algo que desea fervientemente todo el que ve la película), pero sus guardias lo impiden.

amboliatoto (YouTube)

Leave A Reply

Your email address will not be published.