8 joyas del cine para el 8 de marzo

  • Para el 8 de marzo, nada mejor que una buena película con un personaje femenino inolvidable, bien escrito e interpretado  
  • Se podría escribir un libro con todas las películas con un gran personaje femenino o un mensaje feminista, pero en cuartopoder hemos elegido ocho
 

0

Para el 8 de marzo, nada mejor que una buena película con un personaje femenino inolvidable, bien escrito e interpretado. Se podría escribir un voluminoso libro con todas las películas con un gran personaje femenino o un mensaje feminista, pero en cuartopoder hemos elegido 8 para esta jornada. Por supuesto, cada lector tendrá las suyas, pero estas son las elegidas (si no ha visto alguna de ellas no se las pierda bajo ningún concepto):  

Luna nueva (1940)

Basada en Primera plana, una de las obra teatrales más brillantes de todo los tiempos (de Ben Hecht y Charles MacArthur), Howard Hawks, productor y director, se planteó su remake (tras Un gran reportaje, de 1931). Y lo hizo cambiando a uno de los protagonistas masculinos por uno femenino. La comedia habla del editor de un periódico llamado Walter Burns (Cary Grant), que está a punto de perder a su reportero estrella porque va a casarse. En Luna nueva el reportero (Rosalind Russell) es una reportera, ex-esposa de Burns y se va a casar con otro hombre. En su extraordinario guion, Charles Lederer y Ben Hecht en vez de hacer una versión fiel de la obra cambiaron más de la mitad de los diálogos.  

La creación del personaje femenino fue una brillante improvisación de Hawks. Cuando estaba realizando los ensayos, su secretaria leyó las líneas del reportero. Al escucharla, a Hawks le pareció que los diálogos sonaban muchísimo mejor en un personaje femenino. Por eso encargó reescribir el guion para que el reportero fuera una mujer y además la ex-esposa del jefe, lo que le daba a la trama tensión sexual. Por cierto: Hawks inicialmente quería a Carole Lombard como protagonista pero lo acabó aceptando Russell, que venía de rodar Mujeres para Metro. También rechazaron el papel Ginger Gogers, Claudette Colbert, Margaret Sullavan, Jean Arthur, Irene Dunne y Katharine Hepburn

La costilla de Adán (1949)

Katharine Hepburn sí aceptó trabajar a las órdenes de su amigo George Cukor (el mejor director de actrices en el viejo Holywood) en La costilla de Adán, comedia de guerra de sexos y basada en una historia real. En ella también trabajó nuevamente junto a su amante Spencer Tracy. En este gran clásico Amanda (Hepburn) defiende a la mujer de un marido adúltero y Adam (Tracy) al marido. Los dos están casados y comparten techo y ella (feminista) se lleva el trabajo a casa, algo que él (conservador) no puede soportar.  

Para la historia ese momento del masaje en el que Tracy le da a Hepburn un cachete en el culo algo pasado de fuerza y aquel en el que Tracy finge suicidarse con una pistola que resulta ser de chocolate. Tracy, por cierto, pidió cobrar más dinero que Hepburn y el productor le dijo que “las mujeres primero”. A lo que Tracy contestó iracundo: “¡Esto no es un jodido bote salvavidas!”.   

La costilla de Adán
'La costilla de Adán'. /Warner

La sal de la tierra (1954)

Una de las películas más feministas que se han rodado jamás. Su rodaje, con bestiales presiones del gobierno y el FBI, es una película en sí. En La sal de la tierra los hombres, obreros mexicano, tienen que cuidar de los hijos y hacer las tareas del hogar mientras sus mujeres organizan los piquetes contra el patrono. Y muchos maridos no lo saben llevar. Solo con este diálogo se pueden hacen una idea de lo fabuloso y rompedor de su guión: 

-Ella: ¿No has aprendido nada de esta huelga? ¿Por qué te asusta tenerme a tu lado? ¿Sólo tienes dignidad quitándome la mía?

-Él: ¿Hablas de dignidad después de comportarte así?

-Ella: Sí, hablo de dignidad. Los jefes anglos te desprecian y por eso los odias. “Quédate donde estás, sucio mexicano”, eso dicen. ¿Por qué me mandas que me quede donde estoy? ¿Te sientes mejor teniendo a alguien por debajo?

¿A quién pisotearé yo para sentirme mejor? ¿Y de qué me serviría? Yo no quiero a nadie debajo de mí, ya estoy bastante abajo. Quiero subir y que todo suba conmigo. Si no lo entiendes eres tonto. ¡No puedes ganar esta huelga sin mí! ¡No puedes ganar nada sin mí! 

(Él levanta la mano, parece que la va a pegar)

-Ella: Las viejas costumbres. No vuelvas a hacerlo nunca. Nunca. Me voy a la cama. Duerme donde quieras excepto conmigo.

'La sal de la tierra'
'La sal de la tierra'. /Sherlok Home Video

Una mujer bajo la influencia (1974)

Otra absoluta joya del cine independiente. John Cassavetes dirige a su mujer Gena Rowlands, un ama de casa casada con un obrero (Peter Falk) y que sufre problemas mentales que la están llevando a perder el control de su vida.  

La película, con uno de los mejores personajes femeninos de la historia del cine, no encontró distribuidor. Decidido y terco como él era, Cassavetes fue de cine en cine para convencer a los exhibidores de que la proyectaran, pero nadie le hizo ni caso hasta que, por fin, le echó una mano su amigo Martin Scorsese, que era admirador de su cine y acababa de estrenar otra película con un gran personaje femenino que le hizo ganar el Oscar a Ellen Burstyn: Alicia ya no vive aquí. Hoy Una mujer bajo la influencia es un clásico indiscutible.  

Una mujer bajo la influenciencia
'Una mujer bajo la influenciencia'. /The Criterion Collection

Alien (1979)

En ella aparece una de las heroínas de acción más legendaria de todos los tiempos. Para buscar a la teniente Ripley en Fox encontraron a una joven llamada Sigourney Weaver que había hecho dos cositas en la tele y un papel ridículo en Annie Hall, de Woody Allen. Weaver llegó tarde al casting pero al ver a esa altísima mujer entrar por la puerta, Ridley Scott, el director, supo que ya tenía a la protagonista.

Otra gran actriz que había trabajado con Allen y que había estudiado como ella en Yale, Meryl Streep, iba a ser la protagonista de Alien. Pero su novio John Cazale acaba de morir y estaba destrozada. Finalmente fue Weaver la elegida para protagonizar un clásico que si hizo famoso, entre otras cosas, por la frase “En el espacio nadie puede oír tus gritos”, creada por la publicista Barbara Gips.

Alien
Alien /Twentieth Century Fox Home Entertainment

Tootsie (1982)

Sin duda una de las comedias más redondas de los ochenta con Jessica Lange (que ganó el único Oscar de los 10 por los que compitió la película) y un Dustin Hoffman en estado de gracia. Al meticuloso actor le costó aceptar el personaje de un actor insoportable (y bastante machista) que se trasforma en una mujer feucha de mediana edad para encontrar trabajo en televisión. Y en su transformación encuentra curro, además de dinero y fama, pero también vive en sus propias carnes lo que es el acoso sexual en el trabajo y el desprecio a las mujeres que no son atractivas, su absoluta invisibilidad en la sociedad.

En su estupendo guion trabajaron seis profesionales, incluido Barry Levinson (sin acreditar), con el que Hoffman rodaría, seis años más tarde, Rain Man, la película que le dio su segundo Oscar. Volvió a repetir con su amigo Levinson en otra gran comedia: La cortina de humo.

Tootsie
'Tootsie'. /Sony Pictures

Lost in Translation (2003)

Uno de los mejores secundarios de Tootsie, Bill Murray, es aquí protagonista junto a Scarlett Johansson, que tenía 17 años cuando hizo la película, segundo largometraje de una Sofia Coppola que demostró que había aprendido muchas cosas de su padre. También que se le daba mejor dirigir que actuar, como bien nos recuerda su desastrosa interpretación en El padrino III.

Lost in Translation es una película honesta y está inspirada en la crisis de pareja que sufrió Sofía Coppola con el realizador Spike Jonze. Y además hizo historia: Sofía Coppola se convirtió en la primera mujer en ser nominada al Oscar por dirigir, producir y escribir una película. Ganó finalmente el Oscar al Mejor guión, el mismo que había ganado su padre por primera vez 33 años atrás.

'Lost in translation
'Lost in translation'. / Universal Pictures

Juno (2007)

Diablo Cody ganó el Oscar al Mejor guión por esta película y se hizo muy famosa hace unos años. Fue la chica de moda como ahora lo es Greta Gerwig (directora de las olvidables Lady Bird y Mujercitas). Pero la diferencia entre Gerwig y Cody es que esta última tiene más talento y se mereció su Oscar por el guión Juno, un valiente texto sobre el aborto que mezcla el drama y la comedia de manera admirable y logra una de las películas más audaces del último cine independiente norteamericano.    

Y sí, nos dejamos en el tintero películas como Mujeres al borde de un ataque de nervios, Persépolis, La princesa Mononoke o Mi vida sin mí, pero las que quedan darían para una segunda parte o una serie. También hemos olvidado películas con lustre feminista pero bastante regulares o directamente fallidas como El color púrpura, Thelma y Louis, El piano, Orlando o Erin Brockovich. Sea como fuere, que cada uno elija su película para este 8 de marzo. Hay donde elegir, disfrútenlas.    

Juno
Juno. /Twentieth Century Fox Home Entertainment

Leave A Reply

Your email address will not be published.