La Coordinadora 25S apoya el asedio indefinido al Congreso convocado por ¡En Pie! el próximo 25 de abril

Asedia_el_Congreso_25_A
Detalle de uno de los carteles de la convocatoria. / Facebook de Ocupa el Congreso

Las II Jornadas Constituyentes, impulsadas a mediados del mes pasado por la Coordinadora 25-S en Rivas Vaciamadrid, han decidido «apoyar y participar» en el Asedia el Congreso del próximo 25 de abril convocado por la Plataforma ¡En Pie!. Una decisión no exenta de polémica tanto en el seno del 25-S como en otros grupos y movimientos sociales. El día 25-A, ¡En Pie! pretenden plantarse ante el Congreso de los Diputados en «una acción principal de asedio constante hasta forzar la dimisión del Gobierno, la disolución de las Cortes y de la Jefatura del Estado, y el inicio de un proceso de transición hacia un nuevo modelo de organización política, económica y social verdaderamente justo y solidario, liderado por el pueblo».

Simultáneamente, también invitan en otros enclaves, tanto de la capital como del resto del país, a emprender «acciones secundarias de dispersión y denuncia, que afecten a centros de control del poder establecido, como ocupaciones, cortes de carretera…», señalan en el último comunicado colgado en su web. El 25-A no es un acto puntual. Pretenden prolongarlo indefinidamente hasta la consecución de sus objetivos.

Publicidad

Es la primera vez desde la creación de ambos movimientos, hace ya más de ocho meses, que el 25-S confluye y apoya alguna iniciativa de ¡En Pie!. De hecho, estos últimos fueron los impulsores primigenios de aquel 25-S. Pero su lema era «Ocupa el Congreso». No «Rodea». Enseguida, diversos grupos sociales y profesionales se apresuraron a descalificar el lema: el verbo «ocupar» era una invitación a invadir el presunto templo de la democracia española, y ya solo la convocatoria de una acción de este tipo puede ser constitutiva de delito. En el transcurso de las movilizaciones del 25-S, un fuerte dispositivo policial de más de 1.500 agentes impidió a los grupos de manifestantes siquiera acercarse a cualquiera de los accesos al Congreso. Aunque los intentos no faltaron.

Semanas antes de aquella gran manifestación, la Coordinadora 25-S intentó pactar con ¡En Pie!. Pero estos decidieron, tras varias reuniones, no integrarse con ningún otro colectivo. ¡En Pie! pretendía que el 25-S también fuera prolongado indefinidamente, como ahora anuncian que será el 25-A. La Coordinadora 25-S no estaba de acuerdo.

A lo largo de los últimos meses, los comunicados de la Plataforma ¡En Pie! han ido suavizando su lenguaje. En el primer anuncio de este 25A hablaban de «asediar, quemar, fumigar y ocupar». También de «rebelión popular». No en vano, uno de los ideólogos de cabecera de este movimiento es el anarquista norteamericano Peter Geerderlos, cuya máxima dice que «la no violencia protege al Estado».

Desde otros movimientos, como Democracia Real Ya, todavía hay escasa definición sobre si se apoyará o no la convocatoria de ¡En Pie! DRY Madrid lo abordará en asamblea a finales de semana. Aunque están a la espera de una decisión colectiva, Kike Castelló, su portavoz, asegura que varios de los miembros de esta plataforma presentes en las II Jornadas Constituyentes consideran bastante disparatados tanto los objetivos como la semántica de la convocatoria. Sin embargo, asegura que sí tiene noticias de que alguna otra representación provincial de DRY ya ha abordado el tema y hará público su apoyo de forma inminente.

También se han sumado a la convocatoria los grupos CCOO y UGT no nos representan, el recién creado «espacio de contradiscurso» gallego Ecoar de Vigo, y la Unión por la Tercera República.