El miedo al 25-A obliga a cambiar el calendario parlamentario

Ricardo_Sixto_25A
El diputado de IU Ricardo Sixto habla con los periodistas, ayer, en el Congreso, sobre la suspensión del pleno del 25A. / Mariano Asenjo

El 25 de abril se queda huérfano de actores secundarios. El Comendador no visitará Fuenteovejuna. El día en que la Plataforma ¡En Pie!, apoyada por la Coordinadora 25S, iba a rodear el Congreso, no habrá pleno del Congreso, según denunció ayer Izquierda Unida. El PP ha distribuido la sesión plenaria entre el miércoles y el viernes, dejando el 25-A, aniversario de la Revolución de los Claveles, como día de vacaciones parlamentarias.

Una pregunta muy directa. El 25-A los diputados no van a trabajar porque la gente les espera fuera. ¿Usted, siendo de Izquierda Unida, no se siente un poco incómodo no acudiendo ese día al Parlamento?

Publicidad

– Hace mucho tiempo que los diputados de IU nos sentimos incómodos en el Parlamento.

Habla Ricardo Sixto, diputado de Izquierda Unida.

¿Por qué se cierra el Congreso el día 25?

– Al PP hay fotografías que no le gustan.

Los convocantes, la Plataforma ¡En Pie!, emitieron de madrugada un comunicado contestando al escrache inverso de los parlamentarios, que no acudirán a la Carrera de San Jerónimo el día en que se convoca la movilización Asedia el Congreso, que pretende rodear la cámara baja hasta que dimita el Gobierno, se disuelvan las Cortes y la Jefatura del Estado”.

En relación a la cancelación del pleno parlamentario previsto para el próximo 25 de Abril, coincidente con la acción indefinida "Asedia el Congreso", desde la plataforma ¡En Pie!, convocantes de la misma, informamos que:

- Consideramos la cancelación del pleno un triunfo de la propia convocatoria, y una muestra de la cobardía y debilidad de un régimen ilegítimo cuyos representantes se esconden del pueblo, y de un gobierno cuyo presidente ya ni siquiera se presenta ante la prensa sino a través de una pantalla de televisión. Esta cancelación es la prueba de que por fin el miedo está cambiando de bando.

- Nos parece una desfachatez que los Diputados pongan como excusa que no tienen ningún debate pendiente de decretos ley y de proyectos legislativos para el 25 de abril, teniendo en cuenta la grave situación que está atravesando el pueblo al que dicen representar, y la supuesta importancia que tiene su cometido.

- La acción sigue ¡En Pie! con más fuerza que nunca, sin cambios en la fecha, aunque con algunos cambios en la estrategia que comunicaremos en los próximos días. Tomamos esta decisión en base a la determinación de mantener nuestra propia agenda más allá de sus intentos de reconducir la situación hacia fechas más favorables para "ellos", así como al hecho de que aunque no haya sesión parlamentaria, sí va a haber actividad en el Congreso, con asuntos importantes como son la dación en pago y los nuevos presupuestos. También es importante mantener la fecha ante la previsión de que el viernes 26 se producirá el anuncio de un terrible paquete de medidas que hundirán todavía más al conjunto de personas, y debemos hacer todo lo que esté en nuestra mano para que esos recortes nunca lleguen a presentarse resistiendo desde el día 25 hasta que sea necesario.

Tuit_coordinadora_25S_Asedia_Congreso
'Tuit' de la Coordinadora 25S.

La Coordinadora 25S, en un tuit, ha difundido un mensaje semejante: "Primera victoria de la convocatoria #25A… hoy comunicado de nuestra acción, ante esta noticia veremos la táctica a seguir".

Según los convocantes, "es importante visibilizar esta primera victoria en la calle, demostrando en la práctica que las convocatorias contundentes como la del 25A, que plantean la necesidad de un cambio de régimen, son las que hacen cambiar el calendario al poder. Aunque por supuesto no podemos confiarnos, hemos conseguido un triunfo, pero no la victoria, y debemos tener en cuenta que el enemigo es fuerte y ruin, y no dudará en usar todo tipo de tácticas sucias para desmovilizar y dividir al pueblo".

El diputado de IU, Ricardo Sixto, refrenda esta idea: "¿Qué significa esto? Que continúa el divorcio entre el Gobierno, el Parlamento y la calle".