¡En Pie! y 25S usarán la «resistencia activa» y la «legítima defensa» para derrocar al Gobierno

Cartel_convocatoria_25A
Cartel de la convocatoria difundido por ¡En Pie!.

Si los pronósticos de los convocantes se cumplen, mañana, a las cinco de la tarde, una marcha ciudadana rodeará el Congreso de los Diputados y permenecerá allí hasta que el Gobierno dimita, y se disuelvan las Cortes y la Jefatura del Estado. “Objetivo: La caída del régimen (dimisión del gobierno, disolución de las Cortes y de la Jefatura del Estado), y la apertura de un proceso de transición hacia un nuevo modelo de organización política, económica y social, verdaderamente justo y solidario”. O sea, un intento de golpe de Estado. Aunque la calificación no gusta a los convocantes: “¿Qué puede considerarse golpe de Estado?”, se preguntan en su web. “Tomar el poder por medio de la violencia o coacción ilegítima. No lo es la acción del 25-A”. La historia no está plagada de golpes incruentos, pero alguno ha habido.

La fecha elegida no es baladí: 25 de abril: trigésimo noveno aniversario de la Revolución de los Claveles, golpe incruento que acabó con la dictadura salazarista portuguesa. Convocante ahora en España de tamaña revolución es la Plataforma ¡En Pie!, un grupo hermético y anónimo que se mueve en las redes sociales y cuyos miembros jamás han dado la cara.

Publicidad

¡En Pie! contará mañana con la adhesión de la Coordinadora 25-S –convoca con otro lema, "Escrache al Congreso"– y varios grupos menores de indignados. El resto de colectivos ciudadanos nacidos del 15-M se han desmarcado de la iniciativa. Incluso Legal Sol, equipo jurídico que asesora siempre a detenidos y multados, ha señalado que en esta ocasión no estarán disponibles. Paridos en el espíritu asambleario, estos grupos consideran inaceptable una convocatoria no consensuada y desconfían del lenguaje agresivo, casi incitador a la violencia, de los anónimos de ¡En Pie! De hecho, en la planificación del asedio se habla de la posibilidad de ejercer la “resistencia activa no violenta”, según la plataforma convocante, o la "legítima defensa", en la terminología de la Coordinadora 25-S, ante las fuerzas del orden. Es decir, se prevén y se están planificando enfrentamientos. La violencia policial, de haberla, esta vez tendrá respuesta. Aseguran...

Las columnas ciudadanas se reunirán a las cinco de la tarde en Puerta de Alcalá, Plaza Carlos V y Puerta del Sol. Y de ahí avanzarán hacia el Congreso, ocupando un perímetro dividido en zonas por los convocantes. En las “zonas rojas o calientes, las potencialmente más conflictivas, ya sea por su proximidad al cordón policial o porque en caso de represión policial, son zonas más adecuadas para las personas que decidan apostar por la resistencia activa”, escriben. Las “zonas naranjas o tibias, son zonas intermedias en las que hay que estar alerta, aunque en principio no se prevé violencia policial en ellas”, Finalmente, están las “zonas amarillas o frescas: son las zonas que previsiblemente serán más tranquilas, en las que se debe situar la gente que opta por la Resistencia Pasiva o las personas que por edad o condición son más vulnerables”.

La magnitud del operativo policial es una incógnita. Fuentes de la Dirección de la Policía han señalado a cuartopoder.es que no se ha hecho público. “No se suele hacer, salvo en acontecimientos deportivos. Pero será bastante semejante a la de manifestaciones anteriores”. O sea, entre 1.300 y 1.500 agentes de las Unidades de Intervención Policial.

Otra de las novedades es que, en esta manifestación, ¡En Pie! recomienda a los participantes a asistir indocumentados: “El DNI y demás tarjetas de identificación se dejan en casa. En su lugar llevaremos escrito y/o en el teléfono móvil como Aa (avisar a), el teléfono y nombre de una persona de confianza para que sea avisada si sufrimos cualquier percance”. E, incluso, proponen “llevar máscara antigás (si es posible), o un pañuelo y vinagre, y en ambos casos solución de agua y Álmax (o cualquier otro antiácido líquido)”.

Más recomendaciones a los participantes a través de la web. Todas bastante curiosas:

¿Qué consecuencias puede tener cortar una carretera? ¿Hay diferencia en las consecuencias si se hace con barricadas o si se hace simplemente con personas que hacen de barrera?

– Alteración del orden público (como poco). Lo mejor sería hacerlo sin barricada. La barricada puede agravar la imputación, aunque solo sea por los delitos de daños.

¿Y ocupar un hotel, edificio público, o edificio relevante económica o políticamente, en funcionamiento?

– Podría existir un subtipo menor del delito de allanamiento de morada aunque sea local abierto al público en horas comerciales, si os piden que salgáis y no lo hacéis. Además de las consecuencias civiles (reclamación por eventuales pérdidas económicas…).

¿Y si finalmente entraran en el Congreso, sin armas?

– Sin armas supone sin objetos que pudiesen ser utilizados como armas. Sin armas no se aplica el tipo agravado, con lo cual estaríamos ante el tipo penal básico, pero enfrentándonos a una pena cercana a los tres años (va de uno a tres años, y si la condena fuese de más de dos años, habría que cumplirla aún sin antecedentes penales).

¿Y si entraran armados?

– En el caso de ir armados con objetos que se pudieren entender como peligrosos, las penas serían superiores, de más de tres años de prisión, por lo que tampoco se suspendería su cumplimiento en caso de carecer de antecedentes penales.

Aunque estaba prevista sesión plenaria del Congreso para este 25 de abril, el pasado día 16 se anunció que no se celebraría. Los convocantes celebraron tal decisión como una primera victoria, propiciada por el presunto miedo de la clase política: “Consideramos la cancelación del pleno un triunfo de la propia convocatoria, y una muestra de la cobardía y debilidad de un régimen ilegítimo cuyos representantes se esconden del pueblo, y de un gobierno cuyo presidente ya ni siquiera se presenta ante la prensa sino a través de una pantalla de televisión. Esta cancelación es la prueba de que por fin el miedo está cambiando de bando”, señalaron en un comunicado.

Mapa_Plataforma_En_Pie
Mapa del "asedio" al Congreso, con las zonas "rojas, naranjas y amarillas", elaborado por la Plataforma ¡En Pie!