La marea española reclama una huelga general

3
Cabecera de la manifestación contra las políticas de la Troika celebrada ayer en Madrid. / Sergio Barrenechea (Efe)

La manifestación contra la Troika, en Madrid, se convirtió también en una llamada a la oposición política y parlamentaria para que diga basta ya. "Huelga general", gritaron los manifestantes, en Madrid,  en una convocatoria internacional que no ha sido demasiado estrepitosa en ninguna de las 130 ciudades europeas que estaban llamadas a la protesta.

Madrugaba Zaragoza para protestar contra la Troika. Quizá porque, previsores los maños, no querían perderse el partido de las nueve en el que el equipo de la capital se jugaba el descenso. Madrugaban también incomprensibles decisiones gubernamentales en esta jornada de la movilización internacional bautizada como Pueblos Unidos contra la Troika. Y también en Zaragoza. La Delegación del Gobierno prohibía el paso de los manifestantes por la calle Alfonso. La razón, que en esa calle reside Dolores Serrat, consejera de Educación, y se decidió que había que protegerla, dado que ha sufrido algún que otro escrache. El propio Tribunal Superior de Justicia de Aragón había considerado que este veto atenta contra el libre derecho de manifestación.

Más de cien ciudades de 13 países se han echado a la calle para mostrar su descontento con las políticas de austeridad impuestas por el Fondo Monetario Internacional, la Comisión Europea y el Banco Central Europeo. En la marcha de Madrid se bromeaba con la posible presencia en la manifestación de los hombres de negro. Los emisarios de la Troika llevan ya una semana en España analizando la marcha de los bancos rescatados y nuestra salud económica. Ese rescate que los convocantes de la manifestación resumen en su manifiesto como “un trasvase de dinero público a las entidades financieras a costa de la pérdida de derechos básicos, el empobrecimiento generalizado de la población y el aumento de la desigualdad social en toda Europa”.

En Madrid, a la llegada de los manifestantes a la plaza de Neptuno, algunos seguían con atención las noticias llegadas desde Turquía, que apuntaban la posibilidad de que una persona hubiera muerto al recibir en la cabeza un chorro de agua disuasoria lanzado por la policía. El vídeo del suceso pasaba de móvil a móvil y Juan José, un parado de 47 años vinculado al 15-M desde el inicio, interpretaba la situación: “Mira, periodista. Algo bueno nos están dejando estos hijos de puta: quién hubiera pensado, hace cinco o seis años, que en España hubiera gente preocupándose por la muerte de un turco en Estambul”.

Las noticias sobre la concetraciòn lisboeta no animaban mucho en Madrid. No hay que olvidar que esta manifestación internacional ha sido convocada desde la capital lusa por el movimiento Que se lixe a Troika. Y tampoco parecía que la afluencia de gente fuera a igualar a la de la manifestación del 23-F pasado. Sin embargo, en el paseo desde Neptuno hacia las proximidades de la plaza Emilio Castelar, no solo se hicieron llamamientos contra la Troika. También se lanzó un claro mensaje a los sindicatos: las distintas mareas se confabularon (o quizá solo fue coincidencia) para salpicar la marcha de mensajes a favor de una inmediata huelga general en España.

Al acabar la manifestación en Madrid se señaló a través de un manifiesto a tres jefes de gobierno como paradigma de vasallaje hacia la Troika. El británico David Cameron, el griego Samaras y, cómo no, Mariano Rajoy en España. "Son gobiernos que protegen a la oligarquía financiera",  denunciaron los convocantes a través del manifiesto.

La manifestación no fue especialmente multitudinaria en Madrid. "Pero nuestra valoración es positiva", señala a cuartopoder.es Carlos García, de Marea Ciudadana. "La gente, con iniciativas como esta, se va dando cuenta de quién es el enemigo. En Madrid, la manifestación ha sido un poco floja. Pero era esperable. Nos estamos todos haciendo de grandes expertos en economía, con lo que está pasando, pero hay mucha gente que aún no entiende lo que significa la Troika. Quiénes son los culpables de esto. Esta manifestación trataba de sacar a la gente a la calle. En toda Europa. Y eso se ha hecho". Protestas similares se celebraron también en Barcelona, Galicia, Bilbao, Valencia, Santander o Zaragoza. En Portugal hubo protestas hasta en 18 ciudades.

3 Comments
  1. juan gaviota says

    Evidentemente los medios de incomunicación y atontamiento ,están en manos de la troika,y no creo que lancen ninguna soflama por los telediarios ,ni en el descanso del partido de futbol, para que el personal salga a la calle a defender sus derechos humanos.
    De todas formas todas las protestas y huelgas generales , esta gente se las pasa por el forro.
    Erdogan, lo explico muy bien, hagáis lo que hagáis ,la decisión ya esta tomada.
    Cuando antes entendamos que vivimos en dictaduras enmascaradas, antes podremos vislumbrar una solución ;Si es que existe.

  2. Y más says

    Desde luego, a la marea española más le vale pararse a pensar en busca de soluciones. Salir a la calle ya no sirve. Si los tiempos han cambiado para el sistema también lo han hecho para el antisistema. Hay que trabajar para obligar a los partidos y los gobiernos a solucionar los problemas. No crear más problemas que paralicen todo. La demagogia ha demostrado históricamente, amigo Malvar, que conduce al desastre, a demás de ser una cosa muy fea.

Leave A Reply

Your email address will not be published.