El Partido X sale del anonimato “preparado para presentarse a las europeas de 2014 y a las municipales de 2015”

El Partido X, enigmática formación política germinada del 15-M e inscrita en el Registro de Partidos el 17 de diciembre de 2012, saldrá del anonimato la semana que viene. Hasta la fecha, sus promotores apenas se han limitado a difundir unos cuantos vídeos anunciando sus pretensiones y a colectar seguidores a través de las redes sociales. En twitter estos totales desconocidos superan los 20.000 seguidores. “Viene un mes de vértigo en acciones y nos presentamos en sociedad, poniendo caras y voces, y contando el trabajo realizado desde enero. Se ha formado una red con muchas personas de todo tipo de perfiles, que dicen Basta y están trabajando duramente preparando la opción electoral. En los primeros días de octubre realizaremos una presentación pública”, han señalado en un comunicado difundido ayer.

Anuncio

Publicidad

La lógica, dicen ellos mismos, es la ideología de este Partido X, Partido del Futuro. Se cimenta en el espectro de una posible Democracia 4.0, que se sustentaría en la constante participación popular en las decisiones de gobierno a través de las nuevas tecnologías. Un embrión de wikigobierno que ya tiene precedentes, por ejemplo, en el Gabinete Digital de Rio Grade do Sul (Brasil), creado en mayo de 2011 (como el 15-M) y que ya ha influido, gracias a las aportaciones populares, en la reconducción de diversas iniciativas gubernamentales. Su borrador de programa ya está en la red.

Juan Moreno Yagūe lleva implicado en el Partido X desde su gestación, y ha asesorado a los impulsores de este proyecto político en diversos asuntos legales. Autobautizado como hackbogado y uno de los letrados que contribuyeron a sentar a Rodrigo Rato en el banquillo por el caso Bankia desde #15MPaRato, Moreno Yagūe considera factible la candidatura del Partido X en las próximas elecciones europeas (2014) y municipales (2015): “Yo creo que ya estarían preparados, aunque en materia de planificación electoral no sé cómo están las cosas. Pero si todo sigue según el plan trazado, sí, podrán estar presentes en las europeas y en las municipales. Y puede ser el punto de fuga próximo. Porque este no es un proyecto diseñado para obtener alguna representación. Es un proyecto para ganar elecciones. Lo que se está preparando es el golpe electoral perfecto”.

ticketea

Según este abogado, el trabajo realizado hasta ahora es “impresionante. Existen ya nodos del Partido X en muchas ciudades españolas y se han organizado numerosos grupos de trabajo [político, económico, laboral, legal, científico, educativo…]”. También confirma que se está estudiando la posibilidad de incluirse en esa candidatura única europea que está polinizando en los movimientos indignados de buena parte de Europa desde hace un par de años. “Un buen resultado en las europeas daría un enorme impulso publicitario al partido”, pronostica Yagūe.

En cuanto a las posibles interferencias con otros proyectos parecidos, como Alternativas desde Abajo, el hackbogado apunta a matices diferenciadores: “Yo creo que este proyecto no consiste tanto en reunir a todas las fuerzas de izquierda como sincronizarlas con un único objetivo: ganar las elecciones”.

Precisamente, en Alternativas desde Abajo -no constituido como partido- se espera con cierta lasitud algo indolente la salida a la luz de los nombres y proyectos que desvelará la semana que viene el Partido X. “Todo lo que sabemos hasta ahora es demasiado etéreo. En Alternativas no hemos debatido sobre este tema. Ni lo hemos tocado. Se dieron a conocer de aquella forma y desde entonces no dieron más señales de vida. Vamos a esperar a conocerlos más, a que se presenten”, explican fuentes de AdeA.

Confluyentes, el think-tank del 15-M que estudia las posibilidades reales de un partido articulado desde movimientos sociales y profesionales, también aguarda con templado escepticismo el streap-tease ideológico y onomástico anunciado por el Partido X para los próximos días 3 y 4 de septiembre, días en los que iniciarán contactos con “prensa seleccionada” para empezar a difundir el proyecto, según han comunicado a este periódico. “Como proyecto, el Partido X está en las coordenadas correctas para atraer a cierto sector”, analiza Jaime Tomás, fundador de Confluyentes. “Pero es un sector limitado, circunscrito casi al movimiento indignado, a los jóvenes, a los muy inconformistas…”, continúa. Y añade que no es ese un gran caladero de votos con el que un proyecto de partido indignado pueda dinamitar, desde la legalidad democrática, el sistema. Según los dos análisis realizados hasta ahora por los estudiosos y profesionales de las ciencias política y estadística de Confluyentes, cotejando datos demoscópicos, ese gran caladero de votos se encontraría entre los exvotantes del PSOE que nunca recalarán en siglas más extremas como IU, y entre los ex votantes del PP más centristas. “Ese votante es más tradicional. Tu madre nunca votaría a un partido bautizado con una equis”, simplifica Tomás.

A esto añade las dificultades que el Partido X va a tener para darse a conocer entre el votante. “Tendrían que dar un pelotazo mediático importante. Por ejemplo, a través de un personaje de enorme relevancia pública”, señala muy consciente de que estrategias de ese tipo no van a ser adoptadas por el Partido X.

En cierto modo, Jaime Tomás termina la entrevista disculpándose por el escaso entusiasmo de sus análisis con respecto a las posibilidades reales de este proyecto: “No queremos contribuir a que haya un desaguisado de siglas”.

Publicidad