Obama es «medio negro», revela ‘El Mundo’

2
El_Mundo
Portada de 'El Mundo' de hoy viernes.

El asombro general que ha causado la decisión de Raúl Castro y Barack Obama de reanudar relaciones diplomáticas entre EEUU y Cuba después de tantos años ha dejado a los grandes medios un tanto atónitos y adjetivando mal. "Ahora, con un presidente medio negro en Washington y un presidente [Raúl Castro] mucho más pragmático y organizado que su hermano [Fidel] en la Plaza de la Revolución, se ha dado un golpe". Lo cuenta J. J. Armas Marcelo en El Mundo.

Denominar golpe a la reanudación de relaciones diplomáticas entre dos países suena un poco beligerante y tendencioso. Pero decir que Barak Obama solo es medio negro da muestra de la exquisita sensibilidad de nuestros escritores más contemporáneos y menos racistas. La culpa de que dos países enfrentados empiecen a dialogar es de un presidente medio negro. Eso les pasa a los blancos por andar votando sin llevar apretada la capucha del Ku Klux Klan. A mí me gustaría que J. J. Armas Marcelo me definiera el concepto "medio negro", pues es color que a mi sentido de la fraternidad humana se le escapa. ¿Ser medio negro es peor que ser negro? ¿O es, quizá, mejor?

Publicidad

Después de estudiar de nuevo la gama cromática, llego a la conclusión de que BaraCk Obama es un prodigio de tío. El color "medio negro" de piel no existía hasta que el presidente de EEUU abrió la puerta a un diálogo con Cuba. Los diálogos, como toda la gente civilizada y J. J. Armas Marcelo saben, solo son posibles entre interlocutores medio blancos. O sea, entre los que tienen la razón genética.

Por cierto y por cambiar de tema: hace muchas décadas que nuestros periódicos erradicaron de sus páginas cualquier atisbo de racismo.

Presidente medio negro y algo verde

Quizá el atolondrado lector lo atribuya a mi pereza, pero de momento no pienso pasar de página. La 24 de El Mundo de este jueves. El artículo en papel se titula Romper el hielo (en la web del periódico lo titulan Quitar el hielo quizá por error], y lo firma el escritor habanero Iván de la Nuez: "EEUU regresa al protagonismo de los asuntos cubanos. Más por implicación de un presidente verde que por la aplicación de su vieja política cubana de la fruta madura. En las calles cubanas hay más alegría que incertidumbre, entre otras cosas por lo que significan los norteamericanos en la historia nacional y en la psicología social. En música o en béisbol, para los cubanos triunfar es triunfar en EEUU. Ganar o perder, lo mismo".

En resumen. Que los pobres cubanitos, nacidos inferiores, solo sueñan con triunfar en EEUU tocando las maracas o pegándole con una pelota a un palo o viceversa. Desdichado vate Silvio Rodríguez, que nunca triunfó en los EEUU y es un olvido cultural que jamás ganará un premio Grammy ni un bate de oro. La última vez lo vi irse entre humo y metralla contento y desnudo. Iba matando canallas con su cañón de futuro, el muy gilipollas.

En esa sola página de El Mundo se resume perfectamente, o quod erat demonstrandum, que el inicio del diálogo entre dos países es una excentricidad de un medio negro con unos paletos que solo aspiran a banales anhelos extranjeros: "En música o en béisbol, para los cubanos triunfar es triunfar en EEUU". En todo caso, hay que destacar el mérito de Iván de la Nuez a la hora de colorear a Obama: en lugar de "presidente medio negro", le llama "presidente verde". Queda más respetuoso, en español. Aunque quizá en inglés suene mejor que green la definición made-self-black, que no es mala forma de traducir "medio negro", considero yo en mi insobornable ignorancia.

No sé si se ha apuntado anteriormente, pero es hecho irrebatible que hace muchas décadas nuestros periódicos erradicaron de sus páginas cualquier atisbo de racismo y tal.

Venezuela huérfana de Cuba

El País, con cierta desgana epistemológica, se pone geopolítico en su editorial y analiza el acercamiento entre EEUU y Cuba en clave venezolana. Como todo el mundo sabe, el Grupo Prisa jamás tuvo intereses multimillonarios en Venezuela, así que es de suponer su imparcialidad. Quizá no tanto el conocimiento de los mapas: "Existe, además, una importante derivada continental [del inicio del diálogo]: los cambios no tendrán solo repercusión en la isla caribeña. El Gobierno del venezolano Nicolás Maduro —cuyo principal apoyo internacional es, precisamente, Cuba— ya habrá evaluado las implicaciones para su propia —difícil—sustentabilidad. El contexto que podía suponer para Cuba el apoyo al chavismo acaba de cambiar drásticamente. Por otra parte, quienes en el Congreso de EEUU piden sanciones contra funcionarios venezolanos serán escuchados más atentamente en la Casa Blanca. El resultado puede desembocar en un mayor aislamiento internacional para Maduro y su Gobierno".

O sea, que el mayor apoyo internacional que tenía el Gobierno de Nicolás Maduro era Cuba. Y ahora, como Cuba va a hablar o dialogar con EEUU, Venezuela se queda sin su "principal apoyo internacional", nos dice El País. Cuba tiene 11 millones de habitantes, Venezuela 31. Cuba renta un PIB de 68.000 millones de dólares, Venezuela 438.000. Flaco "principal apoyo internacional" gozaba Nicolás Maduro.

Nadie sabe qué futuro tendrá la triste Venezuela sin el abrigo de la suculenta Cuba. La geopolítica anda que se sale.

Dimisión por motivos vacunos

Tampoco está mal lo de la justicia en España. La dimisión por "motivos personales" del fiscal general del Estado Eduardo Torres Dulce la explicó magníficamente el pensador y politólogo Andreu Buenafuente en su programa En el aire: "Dice que dimite por motivos personales. Claro, es una persona. Si fuera una vaca hubiera dimitido por motivos vacunos".

Os dejo aquí, pues me he de quitar el sombrero.

2 Comments
  1. IváN says

    Verde en ontraposición a maduro, por inexperto en la guerra fría. Nada que ver con la raza. Los prejuicios son del que escribe este artículo.

Leave A Reply

Your email address will not be published.