MANUEL MORENO | Publicado: - Actualizado: 29/3/2017 17:52

48 millones de cuentas de Twitter están automatizadas, según un estudio de varias universidades norteamericanas. / Foto: Pixabay

A Twitter le cuesta mucho sumar nuevos seguidores. La red de microblogging lleva años estancada mientras que sus teóricos competidores, como Instagram, crecen a razón de 100 millones de usuarios nuevos cada seis meses.

En el último año la plataforma ha logrado a duras penas sumar seis millones de usuarios, pero este crecimiento no sirve de nada si las cuentas que se crean son, mayoritariamente, bots. Es decir, no hay personas humanas detrás de ellas.

Se conoce como bot a las cuentas de usuarios activos (se consideran activos aquellos que han realizado alguna publicación, comentario o “me gusta” en los últimos 30 días) que están prácticamente automatizadas. Son aquellos perfiles que únicamente comparten noticias e informaciones de distintas fuentes conectándose con su feed RSS, por lo que no mantienen ninguna conversación ni interacción.

Cada vez son más comunes este tipo de cuentas en la red de microblogging. Algunos estudios publicados el año pasado hablaban de un 8% de bots en Twitter, pero un nuevo un informe realizado de forma conjunta por la Universidad de California del Sur y la Universidad de Indiana (ambas en Estados Unidos) alerta de que en los últimos meses este tipo de cuentas ha crecido alarmantemente.

De los 319 millones de usuarios que tiene Twitter en la actualidad, según comunicó la propia compañía en la presentación de resultados del cuarto trimestre de 2016, más de 48 millones de cuentas son bots. Esta cifra supone que el 15% de las cuentas activas de Twitter están automatizadas.

Muchas de ellas no son gestionadas por humanos y no cuentan ni siquiera con una fotografía de perfil, sino que muestran la clásica imagen de un huevo que aparece por defecto. Tampoco ofrecen más información en la bio.

Estas cuentas con perfiles vacíos que tan sólo se dedican a reproducir tuits de otros usuarios. En algunos casos tratan de posicionarse como “expertos” en un determinado sector, pero en otras ocasiones estas cuentas actúan de forma orquestada con el objeto de popularizar una determinada temática, tendencia o corriente política y aumentar su alcance o incluso llegar a convertirla en trending topic en la red de microblogging.

Aunque en determinados contextos los bots pueden resultar útiles –por ejemplo, en servicios de atención al cliente en redes sociales de grandes empresas para derivar la respuesta al departamento correspondiente- el hecho de que muchos usuarios recurran a este tipo de automatismos reduce considerablemente los niveles de conversación e interacciones en la plataforma. Esto no beneficia en absoluto a Twitter, compañía que continúa buscando un comprador y cuyos inversores cuestionan el que no sea capaz de lograr la rentabilidad que sí consiguen otras redes sociales como Facebook o LinkedIn.

Otras noticias tecnológicas de la semana

Además de conocerse el número de bots que pueblan Twitter, durante los últimos siete días también se han sucedido otras noticias tecnológicas de interés. Algunas de ellas tienen que ver con la seguridad de los teléfonos móviles que utilizamos cotidianamente, Por ejemplo, se han encontrado fallos en las versiones web tanto de WhatsApp como de Telegram, los dos sistemas de mensajería gratuita más utilizados en todo el mundo.

Con sólo enviar una fotografía con código malicioso oculto –algo que el cifrado de la versión móvil de estas apps sí detecta pero que puede pasar desapercibido vía web- un ciberdelincuente podría aprovechar que el teléfono se encuentra sincronizado con el ordenador para introducir malware y tener acceso a la lista de contactos del usuario y a los mensajes enviados o las conversaciones de grupo.

Afortunadamente la compañía de seguridad que descubrió el bug avisó a los dos sistemas de mensajería antes de dar luz a su descubrimiento y el agujero de seguridad ya ha sido solucionado, pero la situación pone de manifiesto que las comunicaciones a través de estas aplicaciones no son tan seguras como pensamos y que pueden verse comprometidas en cualquier momento, por lo que conviene tomar precauciones.

Esta vulnerabilidad en la versión web de WhatsApp y Telegram no es más que una de las 140.000 amenazas para teléfonos móviles que el Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE) asegura que se detectan en el mundo cada año. De hecho, sólo en 2016 se identificaron 147 tipos distintos de amenazas para móvil en España, la mayor parte estafas o sistemas para introducir malware en los dispositivos.

A pesar de esta realidad, sólo el 8% de los usuarios de telefonía móvil es consciente de los peligros que puede acarrear un agujero de seguridad en su dispositivo y, de ellos, únicamente la mitad tiene instalado un software antivirus en su teléfono.

Por su parte, Google ha lanzado esta semana una aplicación específica que permite monitorizar el uso que los más pequeños hacen de los dispositivos móviles de sus padres. De nombre ‘Family Link’, la app analiza de forma gratuita los patrones de navegación de los niños y garantiza que acceden únicamente a contenidos adecuados a su edad.

Además, la aplicación se puede programar para que el móvil del niño se apague de forma remota e incluso envía informes personalizados a los padres por correo electrónico. Se calcula que, en España, el 50% de los niños de 10 años ya posee un teléfono móvil, mientras que el porcentaje crece hasta el 80% en el caso de los adolescentes de 14 años.

Artículos Relacionados

- Publicidad -
icono cuartopoder  Lo más reciente
 
- Publicidad -
- Publicidad -

- Publicidad -
Volver Arriba

Send this to a friend