Viaje final para la sonda Cassini tras 20 años de misión en Saturno

La sonda Cassini fue lanzada en 1997 y llegó a la órbita de Saturno en 2004. Desde entonces ha pasado 13 años analizando el planeta gaseoso y los astros que gravitan en torno a él. / NASA

La sonda espacial Cassini ha iniciado esta semana su última misión en Saturno tras 20 años proporcionando información a los astrónomos de la NASA, lo que ha permitido ampliar considerablemente el conocimiento que se tenía hasta la fecha sobre el planeta gaseoso y los astros que orbitan alrededor de él.

Recientemente Cassini fue responsable del descubrimiento de un océano de agua helada en la corteza interior de Encélado –una de las principales lunas de Saturno- en el que se reúnen las condiciones necesarias para albergar microorganismos con vida. Pero además, este miércoles la sonda dio un paso más para completar la última de las tareas que tenía asignadas y realizó una impresionante maniobra para sumergirse entre el planeta y sus anillos.

Publicidad

La nave, según datos de la NASA, se colocó a 3.000 kilómetros de la capa superior de la atmósfera de Saturno, en una zona a la que nunca antes había llegado a introducirse otro cuerpo espacial. La nave, que perdió la comunicación con la Tierra en un primer momento, la recuperó a los pocos minutos y comenzó a enviar información, completando con éxito la maniobra.

NASA Jet Propulsion Laboratory (YouTube)

Durante los próximos meses, Cassini repetirá la operación en una veintena de ocasiones. Serán sus últimos movimientos antes de dejar de prestar servicio. La nave cuenta cada vez con menos combustible y los técnicos de la Agencia Espacial de Estados Unidos han fijado el próximo 15 de septiembre como la fecha de su “último viaje”.

El trayecto será accidentado, pues Cassini terminará chocando –pero de forma controlada- contra la atmósfera de Saturno, para evitar que tras quedarse sin combustible pudiera acabar en la superficie de Encélado o Titán, otra de las lunas del planeta gaseoso que Cassini permitió conocer en profundidad y que podría albergar vida.

Cassini se desintegrará en septiembre y pondrá fin a una prolífica travesía que comenzó en 1997, cuando la sonda fue lanzada por la NASA. Siete años más tarde, en 2004, llegó a la órbita de Saturno y, desde entonces, ha estado 13 años analizando tanto los gases que conforman el planeta como la superficie de los astros que gravitan en torno a él. Cassini pasará a la historia por haber acercado un poco más Saturno a la Tierra y haber ampliado considerablemente los conocimientos que se tienen sobre él.

Principales datos del "viaje final" de Cassini, que se estrellará contra Saturno el próximo 15 de septiembre. / Infografía: NASA

Otras noticias tecnológicas de la semana

Dejando de lado el ámbito científico, en el terreno tecnológico se han producido algunas noticias de relevancia durante los últimos siete días. Samsung puso a la venta en España el nuevo Galaxy S8, su último móvil de alta gama que está llamado a competir con el nuevo iPhone. Sin embargo, ya han aparecido los primeros problemas con el dispositivo, haciendo recordar a la compañía coreana el infierno que sufrió el pasado mes de septiembre cuando tuvo que retirar la producción del Galaxy Note 7, por un problema en su batería.

En este caso se trata de incidencias aisladas, pero algunos usuarios han reportado la rotura del cuerpo del teléfono de forma accidental y su escasa resistencia a los golpes. Otros, por el contrario, han sufrido el ya conocido como “problema de la tinta roja”, que provoca que los menús blancos del teléfono se vean en pantalla con un poco agradable tono rojizo. Samsung ha solicitado a los usuarios que devuelvan aquellos equipos que no consideren que ofrezcan las mejores condiciones.

También esta semana se han conocido algunos fallos de seguridad en la última actualización de Windows 10, la llamada “Creators Update”. Se han encontrado algunos errores de estabilidad en este software, lanzado el pasado 11 de abril, que son tan frecuentes que incluso Microsoft ha recomendado a los usuarios no actualizar manualmente el sistema operativo y esperar a que se realice ésta de forma automática tras la aplicación de ciertos parches de seguridad lanzados.

Por otra parte, esta semana algunas de las principales redes sociales han presentado sus balances de resultados. Destaca Twitter, que por fin ha conseguido frenar la caída de usuarios y, en el último trimestre, ha conseguido sumar nueve millones más. En total ya son 328 millones de personas las que usan activamente la plataforma que, eso sí, no consigue encontrar el camino de la monetización: en el último año, ha registrado un 8% menos de ingresos.

La cifra de usuarios reportada por Twitter queda lejos del logro anunciado por LinkedIn también esta semana. La red profesional ha superado los 500 millones de usuarios activos al mes en los 190 países en los que está presente.

Por su parte, Instagram también ha señalado que esta semana ha rebasado la cifra de 700 millones de usuarios activos al mes, sumando 100 millones de usuarios en sólo cinco meses. Se trata del mayor crecimiento jamás registrado por una plataforma social en tan poco tiempo.