El secretario de Comunicación de la Casa Blanca ha manifestado que los mensajes del presidente en Twitter son comunicados oficiales.

Donald Trump, demandado por bloquear a usuarios de Twitter

MANUEL MORENO | Publicado: - Actualizado: 08:03

Donald Trump
Donald Trump, en una imagen de archivo. / Efe

La forma que tiene Donald Trump de utilizar Twitter podría afirmarse que es “políticamente incorrecta” pero tremendamente efectiva. Al llegar a la Casa Blanca renunció a usar la cuenta oficial del presidente de Estados Unidos en la red de microblogging (@POTUS), que Barack Obama había manejado con maestría durante los 8 años anteriores, para seguir utilizando su cuenta personal (@RealDonaldTrump).

Trump utiliza esta cuenta personalmente, como quiere y sin aplicar ningún filtro a la información que comparte, mientras que @POTUS la gestiona su equipo. Desde que es presidente, en sus tuits ha llegado a arremeter contra políticos y actores, se ha reído de las decisiones tomadas por otros dirigentes e incluso ha inventado palabras que han llegado a ser trending topic y han revolucionado a los usuarios de la red social.

Todo parece valer para generar ruido y expectación. Trump también usa su perfil de Twitter para ofrecer noticias o incluso para anunciar importantes decisiones de Estado. Que utilice este medio para dar informaciones gubernamentales no parece ofender ni siquiera a su equipo de asesores. Sean Spicer, secretario de Comunicación de la Casa Blanca, ha manifestado en más de una ocasión que los mensajes del presidente en su cuenta de Twitter deben ser considerados como auténticos comunicados oficiales.

El hecho de que los tuits de Trump tengan ese carácter “oficial” es una de las razones que alega el Knight First Amendment Institute, una organización no gubernamental vinculada a la Universidad de Columbia, en una demanda que ha interpuesto contra el presidente ante la Corte Federal de Manhattan.

El Instituto representa a al menos siete usuarios de la red de microblogging que han sido bloqueados por Donald Trump desde que tomó posesión como presidente y señala en su demanda que la actitud del mandatario viola la Primera Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos.

Según lo que en ella se establece, al ser un canal oficial de comunicación, la cuenta de Twitter del Presidente debería ser considerada un foro público de conversación. Esto implicaría que el bloqueo de usuarios sea una medida anticonstitucional.

“Tanto Trump como su personal la emplean para hacer llegar mensajes a la población. Se ha convertido en una importante fuente de noticias e información sobre el Gobierno, así como en un foro de comunicación del presidente, sobre él y hacia él”, señala en un comunicado el Knight First Amendment Institute.

La institución ha demandado a Trump tras solicitar el pasado mes de junio en una carta abierta tanto al presidente como a otros miembros de su equipo, entre los que se incluyen sus consejeros de comunicación, su jefa de prensa y su director de redes sociales, que se eliminara el bloqueo a los usuarios representados.

Ahora, además del desbloqueo de los tuiteros vetados, el Knight First Amendment Institute también solicita al presidente Trump que pague las costas de sus abogados una vez que se le haya otorgado la razón y su comportamiento en Twitter sea declarado como anticonstitucional.

Los políticos españoles también bloquean usuarios en Twitter

La gran mayoría de los políticos españoles, ya sea por convicción propia o por designio de sus partidos, posee ya cuenta en Twitter. La búsqueda de la cercanía con los votantes y la capacidad de convencer a los indecisos son algunos de los motivos que les llevan –a ellos o a quienes gestionan sus cuentas en redes sociales– a tuitear, especialmente cuando se acerca una cita electoral. También hay nombres que son muy activos en la red de microblogging y que mantienen una conversación constante con los usuarios, aunque no se aproximen unas elecciones.

Como cualquier usuario de la red de microblogging, también utilizan la opción de bloquear a otros cuando no quieren tener contacto con algún individuo en la red social. Periodistas que realizan incómodas preguntas o ciudadanos anónimos que recurren al insulto y la descalificación son algunos de los perfiles tipo que un político suele bloquear.

Lo hacen dirigentes de todas las formaciones. Pablo Iglesias, Cristina Cifuentes, Esperanza Aguirre, Eduardo Madina o Toni Cantó, entre muchos otros, han sido acusados en más de una ocasión por usuarios a los que habían prohibido el acceso a los perfiles.

Aún sin tener las “responsabilidades” políticas de Donald Trump y sin utilizar sus cuentas como canales de comunicación de información principal la pregunta que se plantea es si un político debería bloquear a otros usuarios o no en las redes sociales. Cierto es que las utilizan buscando una mayor proximidad con los ciudadanos, pero eso no quiere decir que no puedan hacer uso de algunas funcionalidades de estas plataformas –como el bloqueo- en el caso de que lo consideren conveniente.

Artículos Relacionados

- Publicidad -
icono cuartopoder  Lo más reciente
 
- Publicidad -
- Publicidad -

- Publicidad -
Volver Arriba

Send this to a friend