COMUNICACIÓN / Liberar al Estado de Mariano Rajoy y sus secuaces

Rajoy tenía razón

4

Tengo que reconocerlo: Rajoy tenía razón. Los catalanes hacen cosas. Algunas no tienen buena pinta, pero otras son tan interesantes, tan envidiables y hermosas, como una república. Ya solo es cuestión de tiempo. La imagen de los antidisturbios impidiendo votar, aporreando ancianos, disparando pelotas de goma, es la guinda que culmina un proyecto independentista.

Publicidad

Artur Mas y Carles Puigdemont son unos impresentables, que quede claro. Unos impresentables que han encontrado en Mariano Rajoy su complemento ideal, la pieza torcida que les faltaba para completar su maquiavélico robot secesionista. La coincidencia en el tiempo y el espacio de estos tres políticos sin escrúpulos ha posibilitado un proceso de involución, un mundo con más fronteras es un mundo peor, del que solo se puede sacar una conclusión positiva: la república.

El rey, creo recordar que se llama Felipe, está en paradero desconocido. Era su 23-F, el día de su confirmación, y aún se le espera. Quizá “el preparado” no lo estaba tanto… ¿Maletas listas y pasaporte en la mano? No es necesario: los ciudadanos de este país están muy por encima de las complejas circunstancias, de la inoperante política, de la inservible monarquía. Le abrirán la puerta de salida y le construirán un puente de plata: Juan Carlos inició una retirada que Felipe debe llevar a cabo. Gracias y hasta nunca.

¿Y nuestra querida democracia? Una democracia que permite que gobierne un partido corrupto no es una democracia de la que sentirse orgulloso. Cataluña es la prueba de su torpeza, de su profunda incompetencia. Quizá sea éste un buen momento para someter a nuestra dañada democracia a un proceso de revisión, chapa y pintura, para rejuvenecerla y mejorarla, para hacerla más creíble, para liberarla de su gran lastre: todos esos políticos mediocres que han permitido este proceso, que se aferran al pasado, que niegan el progreso, que juegan con los sentimientos de la gente, que han consentido que la pobreza, la desigualdad y el fracaso escolar sean crónicos en España.

Cualquier avance en este país, y todo intento de unidad y convivencia civilizada, pasa por liberar al Estado de Mariano Rajoy y sus secuaces. Un partido corrupto, e incapaz de dialogar, no puede estar al frente de un país democrático. De un país que desea hacer cosas.

4 Comments
  1. mecacholo says

    Los dos «trenes» han obtenido lo que querían. Y no es bueno para el común de los mortales, me temo. Ojalá los chinos tengan razón con eso de que «crisis» es «oportunidad» y nosotros no la desaprovechemos…

  2. florentino del Amo Antolin says

    ¡ Hacer cosas !.. ¿ Por ejemplo, juzgarles por Tribunales Populares ?; los otros Tribunales los tienen copados desde el año 39. Admitir cierto número, ( de los otros ) para armar el democrático Tribunal. ¡ Que majos, y que campechanos !… Y democrátas !. Ahora, cuando das de fuego, rompes puentes; buscan un consenso ¿ para que ?. El hecho es viejo, e incalificable dentro del charco que es este país; el » txandrio » tiene un tufo ultra… ¿ Como puede este desgobierno formar parte de una solución, si ellos crearon el problema ?. El mediador habrá que buscarlo fuera. El secretario. Siempre será el Púeblo, Javier.

  3. pILAR says

    ¿Estás mal de la cabeza? Por si no teníamos bastante, pues que venga la República, así pasamos el invierno calentitos y entretenidos. Anda y vete a cagar.

    1. florentino del Amo Antolin says

      Hay que opinar, no faltar. La República, la arrebataron por las armas; con esas ideas ultras los mismos que han vaciado el fondo de pensiones, privatizaron la Sanidad, y concertaron la educación con aquellos que declararon Santa Cruzada una guerra in civica. Pilar…¿ y que más ?. No serás, democratadetodalavida ?.

Leave A Reply

Your email address will not be published.