Cuartopoder

El periodismo se llama Soraya

La vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría el pasado viernes 13 de octubre, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. / La Moncloa (Flickr)

Olvide a Bob Woodward, Ryszard Kapuscinski o Manu Leguineche. Todo el mundo sabe que el periodismo actual tiene otro nombre. Soraya Sáenz de Santamaría. La vicepresidenta del Gobierno maneja a su antojo los medios de comunicación. Todos salvo algunos, pequeñas aldeas galas autosuficientes que se resisten a perder su independencia: Eldiario.es, Infolibre, CTXT, La Marea… y Cuartopoder.es. El resto, todas las grandes cadenas de televisión, los grandes periódicos y las grandes radios, son títeres en manos de la jefa de propaganda del partido político más corrupto de Europa, y de la historia de nuestra democracia.

Suena razonable: un partido ultraconservador, podrido hasta los cimientos, con la justicia pisándole los talones, se hace con el control de la comunicación para poder ofrecer una imagen blanqueada que les permita mantenerse en el poder. Han tenido suerte, puesto que este movimiento totalitario coincide con una crisis económica que ha devastado a las grandes empresas de comunicación. Se acabaron los cochazos de empresa, los sueldos millonarios y… los editoriales capaces de derribar presidentes. Las decisiones del actual Gobierno, metemos publicidad estatal en este diario y en éste no, pueden condenar o amnistiar a un medio. Soraya tiene a los periodistas cogidos por las pelotas.

El último movimiento absolutista de Sáenz de Santamaría tiene que ver con El País, periódico al han ido domesticando hasta dejarlo sin alma. Ya no queda nada del diario progresista que marcó una época. El País de Caño, brazo armado del PP, se deshace del talento crítico, apuesta por las firmas conservadoras, enloquece en sus críticas furibundas a Podemos y traspasa la línea roja de la sinvergonzonería y la decadencia: no olviden nunca que llamaron a Pedro Sánchez, en un editorial para la historia de la infamia periodística, “Insensato sin escrúpulos”.

“Soraya aborta el relevo de Cebrián para no perder el control de Prisa”, decían de diferente manera algunos titulares del fin de semana. Y nadie se sorprende con esta situación, nadie pone el grito en el cielo, nadie dice en voz alta que una democracia sin periodismo libre es una democracia de mínimos. Lo cual, bien pensado, no debería sorprendernos: el partido que gobierna ha ganado las elecciones dopado, financiando campañas con dinero negro.

El drama no es que sucedan estas cosas, hablo de la corrupción gubernamental y la ausencia de periodismo, sino que las hayamos asumido como algo normal. Que vivamos con ellas, que nos parezcan inevitables, que las hayamos convertido en un mal menor, en algo inapelable, obligatorio, cotidiano. “Somos una democracia consolidada”, dicen los tertulianos que se presentan en el plató con la camiseta de su partido. “El Planeta es un premio situado en el Olimpo de los galardones literarios”, afirma el presentador del informativo estrella de una televisión de Planeta que asegura tener el periodismo como religión. “Sin periodismo no hay democracia”, asegura todo ufano el director de un medio poco después de mandar al redactor a cubrir una rueda de prensa sin preguntas. Mientras, Soraya muestra su mejor sonrisa porcina y sentencia: “El Gobierno es sensible a la crisis del periodismo, porque la libertad de expresión y el derecho a la información vienen de la mano de la libertad de prensa. Como poder político nos corresponde defenderlas”.