Fernando Jáuregui homenajea a los abogados que cambiaron España

  • El libro recuerda a los integrantes de la abogacía en periodos históricos como la dictadura o la Transición

Fernando Jáuregui, por su prolijidad, produce libros como chorizos. Pero no en ristras, sino caseros, de calidad. Y picantes como los buenos de León que deben comerse a rodajas y, a ser posible, acompañados de por una buena hogaza y los mejores tintos.

Los abogados que cambiaron España son 80 años de historia de los letrados y juristas que contribuyeron a la democracia, desde 1939 a 2019, y es cierto lo que dice su publicidad de que “jamás se había publicado un libro como este”. Había, sí, aportaciones parciales más limitadas en el tiempo y en las ambiciones, pero aquí se recoge la historia de un colectivo que, a juicio del autor, es con seguridad "el que más ha influido para transformar a España en la democracia, sin duda perfectible, que hoy tenemos”. “Sin la presencia de los hombres del Derecho no habríamos avanzado nada –afirma-. Un mérito que no había sido, hasta ahora, plenamente reconocido”.

Jáuregui, un periodista que ha historiado a lo largo de más de 30 libros y de miles de crónicas, la oposición al franquismo y el desarrollo de la Transición, incluidas las últimas complejas etapas de la democracia, se lanza aquí a la aventura de contar lo que los hombres y las mujeres del Derecho han realizado por nuestro país desde el final de la Guerra Civil hasta nuestros días. ¿Quiénes fueron esos hombres y mujeres que abrieron espacios de libertad cuando la justicia parecía ausente?, se pregunta. Y aprovecha para narrar protagonismos y hechos desconocidos hasta ahora y situar a la abogacía, finalmente, ante un futuro cuando menos desconcertante.

Publicidad

Como escribe en el prólogo la presidenta del Consejo General de la Abogacía Española, Victoria Ortega, «la abogacía fue clave en el momento histórico en que España pasó de la dictadura a la democracia». A lo que Jáuregui añadió en la reciente presentación de la obra, llevada a cabo en Valladolid que “es la profesión más importante para la democracia en nuestro país durante los últimos dos siglos".

La obra, publicada en la editorial Almuzara, ha sido presentada en el Congreso Nacional de la Abogacía que se ha celebrado en Valladolid con asistencia de más de 2.500 profesionales del sector, donde el autor destacó el comportamiento, “a veces casi heroico", de los abogados que tuvieron que enfrentarse, primero, a la brutalidad de los tribunales militares tras a la Guerra Civil y, después, a la antijuridicidad del franquismo; esto es, a la conducta contraria al ordenamiento jurídico”.

Jáuregui se refirió a un ejemplo reciente de la difícil tarea de quienes homenajea reseñando que “los profesionales del derecho se enfrentan a situaciones políticamente inéditas, como el juicio en el Supremo a los políticos presos en régimen preventivo en plena la campaña electoral". Y esa fue una de las grandes polémicas del congreso de Valladolid: "A la luz de esta situación sin precedentes, ¿debe la Justicia atenerse a la aplicación estricta de la Ley o han de buscarse salidas razonables teniendo en cuenta circunstancias que jamás pudo imaginar el legislador en su día?".

El autor arranca el tomo con los años de la "barbarie" franquista contra los derechos humanos y la asistencia letrada a las víctimas de la guerra para, en seguida, seguir con la institución del Tribunal de Orden Público (TOP) y el movimiento de abogados por la democracia. Por esa etapa desfilan nombres como Manuel Núñez, José Federico de Carvajal (más tarde presidente del Senado), Gregorio Peces-Barba (padre de la Constitución y presidente de las Cortes), Enrique Tierno Galván (luego alcalde de Madrid), Joaquín Satrústegui, Joaquín Ruiz-Giménez o el ex ministro de la CEDA José María Gil-Robles.

Y con ellos cae el TOP, queda abolida la pena de muerte y se consigue la amnistía para los presos políticos, entre otras conquistas democráticas. El episodio más doloroso, sin duda, es el de los asesinatos de cinco jóvenes laboralistas a manos de pistoleros de extrema derecha en el despacho de la calle Atocha de Madrid, el bufete donde se formaron la alcaldesa de Madrid durante los últimos cuatro años, Manuela Carmena, Cristina Almeida, Paca Sauquillo, Jaime Sartorius y tantos otros abogados antifranquistas dispuestos a sacrificar incluso su vida por la democracia.

Por eso, como indica en el prólogo la propia Victoria Ortega Benito, podemos concluir que "sin abogados no hay justicia ni, posiblemente, democracia".