ENTREVISTA al escritor venezolano autor de 'Venezuela. Biografía de un suicidio'

Juan Carlos Chirinos: "Chávez encaja perfectamente en la televisión basura"

JUAN ÁNGEL JURISTO | Publicado:

Juan Carlos Chirinos
El escritor venezolano Juan Carlos Chirinos. / juancarloschirinos.blogspot.com.es/

Juan Carlos Chirinos (Valera, Venezuela, 1967) es un escritor venezolano que lleva afincado en España casi dos décadas, y aquí, en Salamanca, estudió Literatura, la disciplina que ya había aprendido en la Universidad de Caracas. Novelista, cuentista, ha incurrido en el ensayo, sobre todo en la modalidad biográfica, que le fascina. Finalista del Premio Rómulo Gallegos por El niño malo cuenta hasta cien y se retira, a él se deben libros de cierta impronta como Nochebosque, Gemelas, Los sordos trilingües y La manzana de Nietszche. Respecto al género biográfico, ha escrito las vidas de Alejandro Magno, Albert Einstein o Francisco de Miranda, por quien siente una predilección especial.

Mantuvimos esta entrevista con Chirinos a raíz de la publicación estos días de Venezuela. Biografía de un suicidio (La Huerta Grande). Es un libro que trata de Venezuela, de su inconcluso acomodo y que, no podía ser de otro modo, alude en gran medida a su historia más reciente. Es libro de perspectiva íntima personal, escrito en un español de bella factura y que, de seguro, servirá de certera introducción al lector español a la problemática de un país del que desconocemos casi todo.

— En la presentación de su libro, Nelson Rivera califica al mismo de provocación en tanto en cuanto es libro intimista cuando el país resulta ahora asunto casi de interés mundial. ¿Ha querido usted realizar una intrahistoria, en definición de Unamuno, para describir un clima emocional e intelectual que realce ciertas realidades que se suelen dar de lado en casos de urgencia, como sucede ahora?

«La mejor manera de elaborar un ensayo sobre Venezuela es hacerlo desde mi propia percepción, un análisis personal, no del todo subjetivo, del país que he sentido, leído y vivido»

— Sospecho que en estos tiempos de redes sociales quizá Unamuno se vería obligado a revisar su concepto de intrahistoria como eso que va oculto, ajeno a los grandes acontecimientos: la masa ha perdido el pudor en Twitter, Facebook, Instagram y demás plataformas de difusión del ego y ahora es posible rastrear en tiempo real la vida de eso que antes llamaban «el hombre de la calle». Los grandes acontecimientos, hoy, también ocurren en las pantallas de los dispositivos. No estaba pensando en este concepto unamuniano mientras escribía el libro; pensaba, como lo pienso ahora, que la mejor manera de elaborar un ensayo sobre mi país es hacerlo desde mi propia percepción; al principio digo que he escrito sobre la Venezuela que he pensado, discutido, leído y vivido; y de ahí solo puede salir un análisis personal, pero no del todo subjetivo, del tema. No creo que se trate de intrahistoria porque en ningún momento me he propuesto, ni tengo los conocimientos para ello, hacer una historia, interna o externa, de Venezuela, ni siquiera una historia alternativa de Venezuela. Apenas ha sido un intento de pensar el país desde el espacio que puede abarcar un narrador.

— Usted siempre reivindicó la figura de Francisco de Miranda, colocándolo como artífice de la independencia casi por encima del mismo Bolívar. ¿Podría explicarnos esa importancia dado que el común de los españoles sabe poco, aunque parezca increíble, de los protagonistas y las circunstancias de la independencia? Además, tengo entendido que se va a publicar en España una biografía de Miranda que ha escrito dentro de pocas semanas…

«Bolívar bebió de las tesis mirandinas; y si las circunstancias hubieran sido las adecuadas, ambos habrían llevado a cabo la empresa de la independencia»

— En realidad, en el asunto de quién fue el artífice de la independencia no coloco a Miranda por encima de Bolívar, porque eso no es cierto; sí es cierto que Miranda intentó primero la empresa independentista y es lógico que sus ideas fueran las primeras en desarrollarse. Pero no hay que olvidar que entre Miranda y Bolívar hay poco más de treinta años de diferencia, así que cuando el Libertador nació, en julio de 1783, el Precursor, de 33 años, andaba recorriendo Europa relacionándose con los personajes más importantes del continente, de Catalina II de Rusia a Joseph Haydn. Sin duda, Bolívar bebió de las tesis mirandinas; y si las circunstancias hubieran sido las adecuadas, ambos habrían llevado a cabo la empresa de la independencia. Pero eso, por tantas razones que no caben aquí, no fue posible. La biografía que comentas sobre Francisco de Miranda la publiqué en 2006 en Venezuela y este año sale por fin aquí en España. Espero que sea una contribución más al conocimiento de este fascinante personaje.

— ¿Podría ser tomada la figura de Miranda como la revolución justa que Venezuela tiene pendiente? Lo digo porque en un momento determinado usted dice que este libro debería haberse subtitulado “biografía de los suicidios”…

— No lo creo; aunque la vida y la obra de Miranda posee un halo de non finito que en muchos aspectos se parece a lo que es Venezuela hoy, hay un elemento resolutivo y disciplinado en los actos mirandinos que podría no corresponder con cierta actitud venezolana que él mismo calificó como bochinche: desorden, improvisación, irresponsabilidad.

— Cuando se refiere a Chávez dice en un momento determinado que triunfó porque comprendió la enorme importancia de los medios de comunicación. ¿Fue, entonces, cuando nació esa faceta de showman televisivo donde Maduro, francamente, no le llega al talón?

«Los venezolanos le entregamos el poder a Hugo Chávez, un psicópata resentido; simpático y manipulador, un maestro en sacar lo peor de cada quien y convertirlo en ideología»

— Chávez encaja perfectamente en la televisión basura. Quizá le habría ido mejor emigrando a España para trabajar en los programas del corazón donde todo el mundo se grita y nadie se escucha porque todos están hablando necedades. O de tertuliano político: sería temible. Pero se le ocurrió aplicar esas habilidades mediáticas, tan acordes a la televisión actual, a la tarea de someter a su país a miles de horas de perorata hipnotizante, embrutecedora y cuartelera con la que también se ocultaron toda clase de corrupciones propias del que no sabe ni quiere saber cómo se hacen las cosas bien. Quiero que quede claro esto: para mí, Hugo Chávez ha sido el gran error finisecular de Venezuela; los venezolanos le entregamos el poder a un psicópata resentido cuyo único mérito era ser simpático y supremamente manipulador; un maestro en sacar lo peor de cada quien y convertirlo en ideología. Pero debajo de esa simpatía siempre latía un temible vaho de odio hacia los demás, hacia todo el que no complaciera su necesidad de protagonismo y poder. Es quizá el personaje más oscuro que ha dado Venezuela, y sin duda el que más daño ha hecho desde 1830: tanto, que dejó de heredero a Nicolás Maduro, un azote, un ignorante también pleno de resentimiento y maldad, títere de la dictadura castrista de Cuba y del que no sabemos si nos vamos a librar. Yo siento un enorme desprecio por este tipo de gobernantes, porque son unos «devoradores de pueblos», como los llama Homero. Mi libro está escrito para arrojar un poco de luz hacia ese destino que nos trazamos de manera suicida. «O inventamos o erramos», escribió Simón Rodríguez, el maestro de Bolívar. Los venezolanos, ni inventamos, ni erramos: caímos en nuestra propia trampa.

Venezuela. Biografía de un suicidio' de Juan Carlos Chirinos
Portada de ‘Venezuela. Biografía de un suicidio’. / La Huerta Grande

— Uno de los capítulos más interesantes del libro es el repaso que da a todos los populismos surgidos en el siglo XX en Venezuela que echan mano de Bolívar…

— Esa ha sido una constante en Venezuela, y en muchos países del entorno americano: los populistas que les prometen a los pueblos que seguirán siendo los adolescentes irresponsables que han sido y nunca habrán de asumir la responsabilidad de sus vidas.

— Usted dice en el libro, “en realidad mi país reside en mi lengua”. ¿Cómo siente Venezuela después de 20 años de no visitar el país?

— Al contrario, en estos veinte años he regresado continuamente a mi país; de otra forma, habría escrito un libro más melancólico, más alejado, más ignorante. Vivo en Madrid, pero regreso siempre a Valera y a Caracas, no con la regularidad que querría, pero regreso. Y desde luego, internet es una manera de estar constantemente informado de lo que ocurre allá. ¿Cómo lo siento ahora? Como una habitación de la casa vital que me he construido, y cuyo segundo recinto es España.

— Hay frases en el libro contundentes: “La gente quiere libertad. Maduro, su seguridad y la de su cártel”. Por otro lado desmorona usted el tópico repetido de que en Venezuela hay una guerra civil cuando en realidad hay una guerra contra civiles… Eso quitaría toda esperanza de lucha o, por lo menos, de esperanza en un solución rápida…

— Puede ser; pero los venezolanos somos alzados, rebeldes, insumisos; por eso repetimos con Churchill: Jamás nos rendiremos. Jamás.

— Para acabar, ¿ve usted una figura relevante en la oposición que pueda hacerle frente a Maduro? Lo digo porque muchos hablan de que en los opositores existe un problema de frente realmente común y unido.

«La absurda genuflexión de Chávez ha convertido a Venezuela en un protectorado de ese régimen neposocialista que desangra Cuba desde hace sesenta años»

— Si lo preguntas desde el punto de vista electoral, creo que cualquiera de los dirigentes principales de la oposición está en condiciones de derrotar a Maduro, siempre y cuando las elecciones sean, más o menos, limpias. El actual presidente apenas cuenta con no más del 20% de apoyo. Y estoy siendo generoso. En otros terrenos, como el militar, enfrentarse a Maduro es enfrentarse a las fuerzas armadas y a la guardia nacional bolivariana, ambas carcomidas por la más abyecta corrupción; a los servicios de espionaje y control del castrismo cubano, maligno como él solo, y que gracias a la absurda genuflexión de Chávez ha convertido a Venezuela en un protectorado de ese régimen neposocialista que desangra a la isla desde hace sesenta años; y no hay que olvidar, por supuesto, el pernicioso elemento que es el narcotráfico enquistado en las altas esferas del gobierno y que ha sido denunciado reiteradamente. Hacerle frente a eso es muy complejo, y ya no es tarea de una sola persona sino de todo un país, es la tarea de ese «bravo pueblo» que invoca el himno nacional y que, como te he dicho, no se rendirá jamás. Jamás. Rebeldía, insumisión y desobediencia: para algo han de servirnos ya que están en nuestra idiosincrasia, ¿no?

  • Pedro Sinmas

    También ustedes? Ese es el tratamiento que dais a Venezuela? No teníais a ningún otro que entrevistar? Pensé de vosotros que érais más serios, más de “izquierdas”. Eso es todo lo que se puede decir de la revolución boliviarana, que Chávez era un psicópata y Maduro ni éso? Pues vaya periodismo. Chao, amigos.

    • pinosanta

      Me imagino que será uno de los miles que se trajo Aznar. De Chaves se pueden decir miles de cosas, favorables y contrarias; ahora decir que era un psicópata es no conocer su significado. El elemento, atrevido lo es; la cita de Homero le vales hasta para alabar los méritos literarios de Ana Botella.

  • Juan Penabad

    Bien se
    ve que en Venezuela no nació
    ni vivió en un cerrito , sin
    escuela , ni sin ambulatorio y menos mal de los médicos cubanos, tampoco antes
    de Chavez nunca hubo crisis
    similares ni Caracazos .. que Chavez no
    logro sacar a Venezuela de su dependencia petrolífera es cierto pero tampoco lo logro nadie antes ..
    pero el nivel de alfabetización esta ahí como los miles de universitarios y demás ..el error de quedarse en la superficie
    de los hechos , durante 13 años Venezuela creció y algunos años con cifras espectaculares , y la oposición ni fue capaz de unirse hasta su muerte , con intentos
    golpistas y boicots ..o sea que si el
    chavismo fue una desgracia .. lo votarian venezolanos o no
    ?.y los qué no donde estaban? … ahí paso un articulo no precisamente chavista sobre
    la economía venezolana . http://www.rebelion.org/noticia.php?id=230021&titular=deuda-externa-y-bonanza-petrolera-en-venezuela

  • Juan Penabad

    En ese enlace que puse abajo sale ..”

    En el período de 2004 a 2014, caracterizado por una bonanza
    petrolera, la deuda se incrementó en 246,4%, pasando de 39.193 millones
    de dólares a 135.738 millones de dólares, según datos del Banco Mundial.
    Pero la diferencia de este periodo con respecto al descrito
    anteriormente es que el endeudamiento no es para apalancar un proceso de
    industrialización sino que por el contrario la acumulación de capital
    avanza liquidando al capital industrial aceleradamente en beneficio de
    los capitales más concentrados y los capitales comerciales (que es uno
    de los más favorecidos en la apropiación de la renta). En este período
    el capital industrial se ve marcadamente desplazado por el capital
    comercial ya que los bienes manufacturados nacionalmente son sustituidos
    directamente por la producción importada.

    Al mismo tiempo
    durante este lapso, la posición de la inversión internacional del sector
    privado pasó de 70.264 millones de dólares a 170.264 millones de
    dólares. Esto significa que el sector privado incapaz de competir en el
    mercado mundial, logro aumentar sus activos en el extranjero en 142,32%.
    Esto es, las empresas privadas posean en sus cuentas del extranjero
    diecisiete veces las reservas internacionales de Venezuela.

    ..

  • Juan Penabad

    Y que pasó en España con el sector secundario que en los años 70 era el 25% y ahora el 14% y el sector industrial que queda en manos está casi todo internacionalizado ..y el milagro del ladrillo fue en venezuela . ???

  • Andamio

    Menudo bocachanclas. Cualquiera escribe libros

  • florentino del Amo Antolin

    Señor Chirinos: No soy quien para meterme en asuntos internos de otro país. Pero si decirle, que aquí tampoco somos anti Chavez, ni anti Maduro; Usted, puede ser facilmente el topo que horada la dignidad de un pueblo Venezuela; alineandose con los Batistas Cubanos, con un 75% de anlfabetismo, siendo el prostibulo de los Americanos. Su Maiami es Madrid, ahora hace falta saber quienes son benefactores; por que su literatura panfletaria no es admitida en una democrácia consolidada… Veo que no es topo, solo; tambien rata, pues saltó de su patria, cual barco va en deriva comunista Bolivariana. Simón Bolivar, fué más venezolano que usted… Siendo Bizkaino!

- Publicidad -
icono cuartopoder  Lo más reciente
 
- Publicidad -
- Publicidad -

- Publicidad -
Volver Arriba

Send this to a friend