12M: las ciudades rebeldes “no se venden” a fondos buitre ni a especuladores

Miles de personas se han movilizado este 12 de mayo en varias ciudades españolas como Barcelona, Málaga, Valencia o Madrid para avisar a especuladores y políticos distraídos de que “las ciudades no están en venta”. Los vecinos tienen que pagar alquileres al alza con sueldos estancados o mermados, los comercios ven cómo sus clientes de toda la vida se van de los barrios y son sustituidos por turistas o las familias sufren desahucios por no poder pagar y se van a la calle sin un parqué de la vivienda pública que les ofrezca una alternativa digna. Incluso, ha habido actos en Nápoles.

“Madrid es solidaridad, derechos sociales, democracia, igualdad, feminismo… Todo eso no se puede mercantilizar”, apunta Víctor, portavoz de la plataforma Madrid no se vende. Para reivindicar un nuevo modelo de ciudad, que ponga por encima las necesidades de las personas a las de los grandes capitales. Ha sido una jornada completa de lucha: a las 14 h. una paella popular en el Espacio Vecinal Autogestionado de Arganzuela. A las, 18h, una bicicletada desde el EVA para llegar a las 19h a la plaza de Canalejas, donde se ha desarrollado una manifestación que ha llegado hasta la puerta del Ayuntamiento.

Publicidad

Publicidad

Madrid tiene mucho en común con el resto de las “ciudades rebeldes”. La llegada de los fondos buitre, la turistización, la gentrificación de los barrios o los desahucios forman parte ya del paisaje de las grandes ciudades. La convocatoria tampoco se olvida de las periferias, que reciben a los vecinos que no pueden pagar una hipoteca o un alquiler en el centro. Y es que la vivienda sigue siendo uno de los principales problemas. “Más del 40% de los ingresos en general y más del 60% de los salarios precarios se destina a la vivienda”, ha recordado en su manifiesto Madrid no se vende. Los jóvenes, ahogados por la precariedad, no pueden comprar una casa como hicieron sus padres. La escalada de precios agudiza aún más la necesidad. Otro dato: “Los alquileres han subido en el último año entre el 37% Tetuán o el 30% en el centro hasta el generalizado más del 20% de otros barrios”.

Estos problemas se han vuelto tan comunes, que han dejado de ser noticia, como sucede con los desahucios. Aunque la convocatoria ha abarcado varias ciudades, en cada zona, el neoliberalismo toma el nombre propio de las grandes operaciones. En Madrid ha adoptado la denominación de Desarrollo del Sureste, Wanda-Metropolitano u Operación Chamartín. Ha sido una manifestación contra los especuladores, pero también contra aquellos que les dan las facilidades legislativas, ya sea rechazando iniciativas populares, como la Ley de Vivienda de la PAH, o aplicando otras como la Ley Mordaza o el desahucio exprés.

En su manifiesto, han detallado un buen número de “promesas incumplidas”: “Protección del patrimonio público, garantía de vivienda, freno a los pelotazos urbanísticos, equilibrio Centro-Periferias, participación democrática, remunicipalización, gestión social…” El resultado de este cúmulo de circunstancias son ciudades poco respetuosas con los vecinos. “Queremos que el aire que respiramos sea limpio, cuidar los barrios que habitamos, las viviendas en las que vivimos. En definitiva, el derecho a la ciudad”, explica Víctor. Proponen que el feminismo sea un valor principal, el ecologismo entre de lleno en los planes urbanísticos (y no se quede en declaraciones políticas) y donde la población migrante se sienta incluida y no perseguida, como denunciaban los manteros en Lavapiés.

Como es la fiesta de San Isidro, los chulapos madrileños han tirado de pañuelo reivindicativo que, además, conjunta bien con los claveles rojos de la tradicional fiesta madrileña. Barcelona, Valencia, Palma o Sevilla también han sido convocadas. Es un mensaje global: “Las ciudades rebeldes no se venden. Nos jugamos el modelo que queremos para nuestras ciudades en Europa”, zanja el portavoz.

Oleada de protestas en todo el Estado

Además de Madrid, Barcelona, Las Palmas, Sevilla, Málaga, Valencia, Mallorca y A Coruña se han sumado a la convocatoria de las ciudades #Nosevenden con manifestaciones, programas de actividades o concentraciones, según los casos.