El Gobierno de Navarra desaloja el gaztetxe Maravillas con cargas

Los jóvenes del gaztetxe Maravillas de Pamplona barruntaban lo casi inevitable: el desalojo del edificio de Rozalejo en el Casco Viejo de la cuidad. El desalojo se ha producido con numerosas cargas a presentes y han impedido el acceso de la prensa identificada a una zona cercana para seguir el desalojo. 

Varios jóvenes en el Palacio de Rozalejo al inicio del desalojo. / Gaztetxe Maravillas

Centenares de personas han acudido a las calles aledañas de la Plaza de Navarrería en Pamplona para evitar el desalojo del gaztetxe Maravillas. La acción de la Policía Foral ha comenzado a las 5 de la mañana y actualmente sigue la zona acordonada y aún quedan jóvenes dentro del edificio.

Publicidad

En el edificio del Palacio de Rozalejo se han atrincherado decenas de jóvenes, en el interior, en los balcones y en una hamaca improvisada que estaba colgada en la fachada. Algunos de ellos se encontraban amarrados con cadenas o seguros de bicicleta a las barandillas del edificio.

El desalojo se ha producido con la coordinación de la Policía Foral y la Nacional, quienes han formado un cordón doble para evitar el acceso de personas a la zona. Desde primera hora, nada más enviar un aviso, decenas de personas han acudido a las calles cercanas a la Plaza de Navarrería para intentar parar el desalojo y apoyar a los jóvenes que se encontraban dentro del edificio.

Se han producido algunos heridos por el disparo de pelotas de goma y algunas cargas contra los presentes. Hasta el lugar han acudido varias ambulancias que se han llevado al menos a dos jóvenes que se encontraban en las inmediaciones del edificio después de haber sido heridos en una de las cargas de los dos cuerpos policiales presentes en el lugar.

Uno de los heridos en las cargas. / Ana Isabel C.

Se han vivido momentos muy tensos y durante más de seis horas vecinos de la zona y otras personas que se han acercado desde barrios próximos se han mantenido frente al doble cordón policial entonando canciones en apoyo a las decenas de jóvenes que se han encerrado en el Palacio de Rozalejo, así como contra la policía y contra Geroa Bai, partido que preside la Comunidad Foral de Navarra, con Uxue Barkos a la cabeza.

La Policía Foral, en el tejado del Palacio de Rozalejo, sede del gaztetxe Maravillas. / A.I.C

Vecinos y trabajadores de la zona no han podido acceder a sus casas y a sus lugares de trabajo por las zonas habituales, ya que la policía presente los ha derivado a otras zonas por las que acceder. En las inmediaciones del gaztetxe se encuentra también un albergue de peregrinos del Camino de Santiago y se han vivido escenas de confusión con algunos de los peregrinos que, al salir, han observado cómo se encontraban rodeados por ambos lados de cuerpos policiales.

Manifestaciones en las calles

Tras el desalojo del edificio, cientos de personas se han manifestado en las calles aledañas. Algunos han acudido a la sede del PNV, en la calle Zapatería, donde han arrojado huevos a la fachada. Otros han permanecido en las inmediaciones de la Plaza de Navarrería, en la zona de Mercaderes, gritando consignas a favor del gaztetxe.

A lo largo de la mañana ha visitado a los jóvenes Josefina Lamberto, hermana de Maravillas Lamberto, víctima de la Guerra Civil, violada y asesinada en Larraga y a quien el nombre del gaztetxe rinde homenaje.