Tohil, exlíder del Sindicato de Estudiantes: “Los montajes policiales son una práctica habitual”

  • Es la reflexión que hace el exsecretario general del Sindicato de Estudiantes Tohil Delgado, para quien han pedido tres años de cárcel por “atentado a la autoridad”
  • Él asegura que se vio envuelto en "una redada racista" que la Policía llevaba a cabo. Ocho años después de los hechos, el juicio se desarrolla entre el lunes y el martes de esta semana

“Cuando escuchamos por televisión a gente que habla de montajes policiales o judiciales, muchas veces uno se queda con la duda. Yo, habiéndolo vivido en mis carnes, puedo certificar que los montajes policiales en este país son una práctica habitual”. Es la reflexión que hace el exsecretario general del Sindicato de Estudiantes Tohil Delgado, para quien han pedido tres años de cárcel por “atentado a la autoridad”. Él asegura que se vio envuelto en “una redada racista” que la Policía llevaba a cabo. El juicio que se desarrolla entre el lunes y el martes de esta semana.

Los hechos tuvieron lugar hace ocho años. Tohil se encontraba en la calle en el barrio de Carabanchel (Madrid) cuando escuchó los gritos de una joven inmigrante que pedía auxilio y se acercó a prestarle ayuda. Según su versión, observó que era un policía nacional quien, con su porra, golpeaba “insistentemente” a una chica que en aquel momento le pareció menor de edad, aunque luego supo que tenía 21 años. Allí sacó al móvil para tratar de ahuyentar al policía, pero inmediatamente fue agarrado por otro agente de policía al que no vio. Ahí comenzaron a golpearle y a dedicarle insultos como “panchito de mierda”, asegura.

Publicidad

Todo había comenzado cuando la Policía se había acercado a pedir los papeles de un vehículo mal aparcado a una familia ecuatoriana. Según el escrito de la acusación, hubo una persecución para tratar de identificar al exlíder estudiantil y los ecuatorianos agredieron a un agente. El policía ha negado en el juicio este lunes que agrediera al conductor del vehículo, tal y como aseguran él y sus familiares.

Según Tohil, la historia solo acababa de empezar. Después llegaron los refuerzos. Cuando les llevaron a comisaría, prosiguieron los golpes, las amenazas y los insultos racistas. Estuvieron retenidos en los calabozos durante 39 horas y durante ocho horas no recibieron ni agua ni comida, denuncia el Sindicato de Estudiantes. El exlíder estudiantil asegura que los policías le confundieron con un ecuatoriano más por sus rasgos, ya que su padre es latinoamericano, y que cambiaron totalmente su actitud cuando supieron que era nacido español y líder estudiantil.

Publicidad

Algunos compañeros del Sindicato se habían enterado de su detención y se encontraban en la puerta de la comisaría, mientras que reconocidas figuras políticas como el entonces coordinador general de IU, Cayo Lara, habían llamado a la comisaría para preguntar por él. “Los policías comenzaron la huida hacia delante, engordando el atestado policial con una inventada batalla campal. También dijeron que yo era una persona incontrolable, con mi 1,70 de altura y mis 60 kilos”, narra Tohil.

La primera parte del juicio ha tenido lugar este lunes y la segunda parte se dará este martes. La vista se ha producido después de que la Sala decidiese posponer la vista el pasado 6 de junio, debido a que seis de los ocho testigos policiales que debían acudir al juicio no lo hicieron justificando su ausencia por motivos laborales y personales.

Retiran la acusación particular contra Tohil

Según ha asegurado el líder del Sindicato de Estudiantes a cuartopoder.es, el policía que le denunció ha retirado la acusación contra él así que, a priori, ya no tendría que enfrentarse a los tres años de condena. Esto dependería de la Fiscalía, que hasta el momento solo le ha imputado una falta de lesiones, igual que al agente involucrado, y no pide ninguna pena ni multa para él.

En opinión de Tohil, los policías que han declarado este martes han caído en “múltiples contradicciones” como el número de policías que intervinieron en la operación o el tiempo que transcurrió hasta que llegaron los refuerzos. Por eso, confía en que estas declaraciones sirvan para destruir lo que él considera “un montaje policial”.

Aún así asegura que no podrá olvidar los tres años de cárcel que le han pedido y, sobre todo, haber vivido ocho años “con esa espada de Damocles sobre los hombros”. Explica que es “una pesadilla” que no desea a nadie y no descarta tomar acciones legales si la jueza considera que ha habido “falso testimonio” en su contra. Pese al calvario vivido, asegura que si volviera a escuchar a una mujer pidiendo auxilio porque está siendo agredida volvería a hacer los mismo tan solo “porque es un acto reflejo que la mayor parte de la sociedad llevaría a cabo”.

Apoyo a Tohil

El Sindicato de Estudiantes ha lanzada una campaña pública para pedir la absolución de Tohil por tratar de impedir “una agresión xenófoba y machista”, así como a los demás acusados, para los que la Fiscalía ha rebajado la pena a tres meses por haber sufrido las dilaciones del juicio. Han recibido apoyo de líderes de Podemos como Pablo Iglesias, Ione Belarra; de ERC como Joan Tardà y de Izquierda Unida y el PCE. También de parte de la Coordinadora Estatal en Defensa del Sistema Público de Pensiones, de la Federación de Enseñanza de CCOO, de sindicatos como UGT, CGT y organizaciones como la PAH o la Comuna Presxs del Franquismo.

A la rueda de prensa que organizaron en una concentración frente a los juzgados para apoyarle este lunes, acudió el expresidente de la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres (CEAPA) José Luis Pazos, el secretario general del PCE, Enrique Santiago; la diputada de Podemos en la Asamblea de Madrid Isabel Serra y el secretario de Derechos Humanos de IU, Fran Pérez, entre otros. La sentencia la podremos conocer en un plazo de entre cinco y treinta días.