Niños, niñas y niñes, protagonistas de la manifestación por la Despatologización Trans

  • Más de un centenar de personas salieron a las calles de Madrid para celebrar y reivindicar el Día Internacional de la Lucha por la Despatologización Trans.
  • El lema era “Insumisxs a la norma, lxs trans exisitimos” y el recorrido comenzó en la Plaza de Neptuno y terminó en la plaza Pedro Zerolo.

Sebastián, un joven de 26 años, camina con la bandera del orgullo transexual, de cinco franjas con colores celeste, rosa y blanco; atada a su cuello. Lleva el torso desnudo, dejando al descubierto las cicatrices en el pecho, fruto de la operación de cambio de sexo a la que fue sometido hace tan solo tres meses. Se siente orgulloso de su cuerpo y recorrido vital, pero sabe que “queda mucho por luchar”.

Él formaba parte del más del centenar de personas que en la tarde del sábado salieron a las calles de Madrid para celebrar y reivindicar el Día Internacional de la Lucha por la Despatologización Trans, una jornada que, desde 2009, se viene celebrando cada tercer sábado de octubre, dando lugar al movimiento “Octubre Trans”.

Publicidad

“Todavía en este país, a las personas que no nos conformamos con el género que nos han asignado al nacer, nos patologizan. Las instituciones, médicos, libros de texto, etc., piensan que somos personas enfermas. Pero creo que la identidad es un derecho natural y aquí estamos para reivindicarlo”, explicó Víctor, activista de la organización.

Publicidad

Pese a la lluvia y el frío incipiente del otoño, el ritmo de la Batucada que entiende y los gritos como “enfermedad es vuestra normalidad”, “aquí está la revolución trans” o “no es mi cuerpo, es tu mirada”, de los asistentes, sonaron con fuerza en un recorrido que abría paso bajo el lema, “Insumisxs a la norma, lxs trans exisitimos” y que comenzó en la Plaza de Neptuno, pasando por Cibeles y la Gran Vía hasta la Plaza Pedro Zerolo. Allí, en la emblemática zona de Chueca, se leyó un manifiesto en el que, entre otras cosas, enunciaron una serie de “exigencias vitales” para “el reconocimiento total” del colectivo. Algunas como “el reconocimiento legal del género, binario o no binario, sin requisitos médicos de ninguna índole para todas las personas trans, especialmente menores, migrantes con o sin documentos”, así como la “inclusión en la Ley de Violencia de Género a todas las personas trans y no binarias”.

Pero, sin duda, los protagonistas del día fueron los niños, niñas y niñes transexuales que, acompañadas de sus familias, llevaron la voz cantante de la protesta. Los peques, en un ambiente festivo y familiar, levantaban la pancarta “Infancia y juventud trans ¡existe y resiste!”, lema de la asociación de familias de menores transexuales Chrysallis, que denuncia la situación de discriminación que sufren las personas trans, especialmente, durante la infancia y adolescencia.

El hijo de Sonia tiene seis añitos y desde los cinco cambiaron su nombre. El pequeño se llama José Manuel. O al menos, es así cómo él se identifica socialmente, pese a que su documentación oficial no lo refleje. “En el bono del parque de atracciones es el único sitio donde no pusieron pegas para cambiar su nombre. He pedido el cambio en la tarjeta sanitaria y nos la han denegado, así que toca luchar por ello”, dice Sonia acompañada de su hijo, ambos emocionados por participar por primera vez en esta manifestación.

No hay leyes para cambiar oficialmente el nombre y el género y eso nos impide normalizarlo”, se queja Leticia, mamá de Ada.

Y es que, la vigente Ley de Modificación Registral de Nombre y Sexo en marzo de 2007, también conocida como “Ley de Identidad de Género”, impide poder cambiar el sexo en la documentación oficial, a menores y personas de nacionalidad no extranjera. Unos requisitos que la asociación Chrysallis, como el movimiento LGTBI en general, quieren cambiar. Tanto es así que el Partido Socialista presentó el año pasado ante el Congreso de los Diputados una propuesta para la reforma actual vigente, con el fin de despatologizar la transexualidad; y este mismo mes, Unidos Podemos prometió que antes de agosto de 2019, el Pleno del Congreso debatirá la proposición de Ley de Transexualidad que registró el pasado mes de febrero en la cámara.

La nieta de Antonia, una mujer de 74 años, tiene 16 años. La joven ya ha conseguido cambiar su nombre en el DNI, pero sabe y lamenta que su caso no es representativo porque las autoridades siguen una lógica “aleatoria”. Ataviada con una bufanda, que ha tejido a mano, con los colores de la bandera del orgullo trans, esta abuela se emociona al explicar (empleando lenguaje inclusivo) los motivos que le han llevado a viajar desde Navarra hasta Madrid para participar en esta manifestación: “Tenemos que conseguir todo lo que merecen estes niñes”.

Manifestación por el Día por la Despatologización Trans en Madrid. / Fabiola Barranco.
Manifestación por el Día por la Despatologización Trans en Madrid. / Fabiola Barranco.

Aunque las generaciones futuras siguen teniendo por delante un recorrido con obstáculos, las anteriores allanaron el camino que hoy recorren. Gente como Nereida, mujer transexual de 60 años, que huyó de Ecuador hace más de dos décadas por la discriminación que sufría. Al llegar a Madrid, se encontró con “la calle” (trabajo sexual) como única alternativa para ganarse la vida. Hoy, aplaude los cambios que en el paso del tiempo ve reflejados en la sociedad, aunque haya reclamas que, tristemente, no caducan. “Somos mujeres que existimos, no somos invisibles, necesitamos tener nuestros DNI con nuestros nombres, para que cuando vayamos al médico no nos miren como bichos raros, necesitamos tener un trabajo para no solamente dedicarnos a la prostitución. Necesitamos ser personas”, sentencia.

Eso sí, pide que “nunca se olvide a las que quedaron atrás, a las mujeres trans del franquismo, apaleadas, golpeadas, violadas, repudiadas… Ellas son las que sufrieron y abrieron el camino. Nosotras somos unas supervivientes y algún día se nos va a reconocer”.