Bomberos de todo el Estado protestan en Madrid por sus condiciones laborales

  • Bomberos de toda España han sido convocados por el sindicato CC.OO. para reivindicar "una ley marco estatal que regule sus condiciones laborales y profesionales".
  • Partirá desde la plaza del Carmen a las 11 h. y terminará en la plaza de las Cortes.

Es una lucha que arrastran desde 2014 y que este viernes han decidido llevar a la capital desde varios puntos del Estado. Bomberos de toda España han sido convocados por el sindicato Comisiones Obreras para reivindicar “una ley marco estatal que regule sus condiciones laborales y profesionales” y que se reparen las muchas carencias con las que trabajan en este sector.

Los bomberos tienen una labor tan básica para una sociedad como salvar vidas, pero se quejan de que lo hacen en condiciones precarias. Por eso, el sindicato ha convocado una protesta en la capital que partirá desde la plaza del Carmen a las 11 h. y terminará en la plaza de las Cortes, muy cerca del Congreso de los Diputados. La meta no es casual. Profesionales procedentes de todas las comunidades autónomas le recordarán al nuevo Gobierno y a su socio parlamentario Unidos Podemos que apoyaron, mientras estaban en la oposición, la propuesta que planteaba crear un grupo de trabajo para mejorar las condiciones de los bomberos. CC.OO pide un “gran consenso” donde los grupos políticos dialoguen también con sindicatos, asociaciones, comunidades autónomas, municipios, etc.

José María Monzón, portavoz de la coordinadora Estatal de Bomberos de CCOO, dibuja un panorama preocupante. Lo primero que exigen es un marco estatal de regulación para el personal: “Pedimos un marco común para el acceso. Cada administración saca plazas distintas con parámetros distintos y eso provoca aberraciones”. El portavoz ejemplifica esta desigualdad territorial: “Hay sitios donde en las pruebas te exigen un nivel olímpico como en Madrid -ironiza- y otras zonas donde las físicas ni siquiera son baremadas y solo se valoran como apto o no apto”.

También quieren que se mejore el acceso a las mujeres al cuerpo de bomberos, ya que creen que los criterios que se ponen en las pruebas no se ajustan a las actividades que luego prestan estos profesionales, pero sí suponen un muro para sus compañeras: “Ellas dejan de presentarse por esos criterios y luego resulta que las pruebas no son las más optimas para el servicio“, explica. Además, quieren que a este cuerpo se le homologuen la “cualificaciones profesionales que Europa marca a España”.

A este sindicato le preocupa también la existencia de “bomberos privatizados”, como en Galicia, donde empresas privadas gestionan algunos parques, o León, donde se ha estudiado crear un consorcio. Por eso, piden blindar la exigencia de que los cuerpos de bomberos sean siempre gestión pública y directa. “La diferencia es que una empresa pública tiene que seguir prestando el servicio pase lo que pase, mientras que con una privada puede alegar causas económicas”, explica Monzón. 

Sorprende también que en su tabla de reivindicaciones figure algo tan básico comouna correcta aplicación de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales” para “evitar morir o enfermar por nuestro trabajo”. Según relata Monzón, la apuesta por una mayor protección es una reivindicación que han tenido que pelear en los juzgados, ya que al principio “se cumplían solo en los parques de bomberos” y no en las acciones exteriores.

Publicidad

“Si nuestro compañero Eloy, que murió en 2016, hubiera tenido un procedimiento que emana de la evaluación de riesgos conforme la ley de prevención, que dejase claro cuándo podía o no bajar del vehículo, seguramente, no habría pasado lo que pasó. Los trabajadores no tienen la responsabilidad”, explica Monzón sobre uno de los casos más trágicos de los últimos años, donde un bombero murió en Oviedo en una labor de extinción. Su familia solo ha recibido una indemnización de 18.000 euros al fallar el Tribunal Superior de Justicia de Asturias que fue una “irresponsabilidad” al desobedecer una orden que sus compañeros dicen que nunca existió.