Recorrido por los orgullos LGTBI que no se celebran en Madrid (ni en Casa de Campo)

  • Decenas de orgullos 'oficiales' y orgullos críticos se celebran en todo el Estado durante junio y julio.
  • Hay orgullos particulares como el de Melilla, el único del África del Norte continental, que colinda con países donde hay pena de muerte a las personas LGTBI

Aunque tuvo repercusión la polémica propuesta de Javier Ortega Smith (Vox) de trasladar el Orgullo LGTBI del centro a Casa de Campo en Madrid, también existen multitud de marchas para reivindicar los derechos del colectivo en el centro de pueblos y ciudades de todo el Estado. Quizás sean convocatorias más desconocidas que la de la capital, pero igualmente importantes para luchar por la diversidad sexual y de género en territorios alejados de las grandes ciudades.

Ahora que se acerca la fecha señalada, la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans y Bisexuales (FELGTB) ha recogido casi una treintena de manifestaciones a lo largo y ancho del país, además de la marcha estatal que tendrá lugar en Madrid el próximo 6 de julio. Por otro lado, se celebran varios “orgullos críticos” que exigen los mismos derechos para el colectivo en pueblos y entornos rurales, mientras critican la deriva “mercantilista” de los orgullos 'oficiales', que habrían perdido su esencia reivindicativa.

Este año es el 50 aniversario de los disturbios de Stonewall Inn, el pub neoyorquino donde la represión de las autoridades dio origen a las primeras movilizaciones de protesta de personas LGTBI. Muchas de las protestas que se celebran en varios territorios recordarán la fecha y, las de la FELGTB, harán hincapié en la memoria histórica del colectivo con el lema “Mayores sin armario: ¡Historia, Lucha y Memoria!”.

Publicidad

Las convocatorias de la FELGTB son el 14 de junio en Fuenlabrada (Madrid); 15 de junio en Salamanca; 22 de junio en Castelló, Murcia, Jerez de la Frontera (Cádiz), Alcalá de Henares (Madrid) y Melilla; 28 de junio en A Coruña, Donosti, Zaragoza, Mérida, Málaga, Valladolid y Palma de Mallorca; 29 de junio en Vigo, Gijón, Santander, Logroño, Barcelona, Segovia, Cáceres, Alcázar de San Juan (Ciudad Real), Valencia, Sevilla, Cartagena (Murcia), Santa Cruz de Tenerife y Las Palmas de Gran Canarias y el 20 de julio en Alicante.

Cada uno de estos “orgullos” es particular por su geografía y entorno social. El de Melilla se caracteriza por ser “el único que se celebra en el África norte continental”. Los países vecinos castigan la homosexualidad con penas de cárcel, como es el caso de Marruecos, o con pena de muerte como ocurre en Argelia o Mauritania. “Nuestra ciudad se ha convertido en el refugio LGTBI de quienes solicitan protección por motivos de orientación sexual y de género”, explica  a Cuartopoder.es Rafa Robles, de la Asociación Melillense de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (AMLEGA).

Manifestación del Orgullo del Norte de África en Melilla, el año pasado.
Manifestación del Orgullo del Norte de África en Melilla, el año pasado./AMLEGA (Twitter)

Una manifestación-pasacalles y una gala nocturna son las actividades principales del orgullo que se celebra este 22 de junio en Melilla. “Es un gran logro para una ciudad pequeña como esta, donde cuesta mucho visibilizarse como colectivo porque el entorno fronterizo con Marruecos la condiciona completamente”, explica Robles. Varias personas LGTBI marroquíes se han acercado al orgullo en ediciones anteriores y AMLEGA tiene como principal actividad ayudar con la solicitud de asilo a las personas del colectivo que llegan a los Centros de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI).

En otros lugares pequeños de España, donde todo el mundo se conoce, también es difícil que las personas LGTBI salgan del armario. Sin embargo, en Segovia llevan celebrando el orgullo desde 2008 y presumen de que hasta 14 ayuntamientos coloquen la bandera. Marcos, de Segoentiende LGTBH, entidad organizadora, advierte contra “el retroceso” que supone el avance de posiciones de la ultraderecha para estos derechos que cuesta tanto conquistar. Por otro lado, en Cartagena, también es el 11º aniversario de la movilización “EnorgulleCT”, que se ha calado profundamente en la ciudadanía, según defiende la organización. Este año además de la manifestación celebrarán una regata de vela latina en la que todos los barcos competirán con la bandera de la diversidad.

Las actividades que se celebran para conmemorar el Día del Orgullo también brillan por su originalidad en muchos lugares. En Tenerife, además de la manifestación, han impulsado una feria itinerante que recorre toda la isla durante el mes de junio y que tiene como objetivo sumergir a los visitantes en los retos que enfrentan las personas LGTBI. “Las carpas de la feria son vivenciales. Tenemos una dedicada al ámbito laboral, otra que es un centro de salud para que la gente conozca qué realidades enfrentan personas como las trans al acudir al médico o una carpa social donde se transforman los insultos que se reciben”, indica Marta Febles, presidenta de la Asociación de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Transexuales, Transgéneros e Intersexuales de Canarias (ALGARABÍA).

Mapa de los orgullos convocados por la FELGTB,
Mapa de los orgullos convocados por la FELGTB,/ FELGTB

Los orgullos críticos, contra “la mercantilización”

No todas las convocatorias pertenecen a la FELGTB. Cada vez proliferan más aquellos orgullos de las periferias o los entornos rurales, que buscan recuperar la parte más reinvidicativa de la historia de las movilizaciones del colectivo y arremeten contra “la mercantilización” que sufren estas citas conmemorativas. “Criticamos que la propuesta del orgullo institucional se haya convertido en mercantilista, no solo de marcas, sino de partidos políticos”, explica Mar Cambrollé, presidenta de la Plataforma Trans y miembro del Orgullo Crítico del Sur, una de las citas más destacadas.

Este orgullo, cuya manifestación en Sevilla contraprograma al que organiza ese mismo 29 de junio la FELGTB en dicha ciudad, lucha contra el modelo “patriarcal, gaycentrista y gaypitalista”. La organización la componen organizaciones de izquierda, LGTB, trans, feministas y sindicales y su propuesta es apostar por “un modelo diferente al Orgullo comercial que se nos ha impuesto durante las últimas décadas”.

Orgullo Crítico de Sevilla en 2018, 40 aniversario de la primera movilización LGTBI en Andalucía.
Orgullo Crítico de Sevilla en 2018, 40 aniversario de la primera movilización LGTBI en Andalucía./ Orgullo Crítico del Sur (Twitter)

Otra de las propuestas con una larga herencia histórica es la de la Comissiò Unitaria 28 de Juny de Catalunya, que tiene dos convocatorias. Una es su clásica manifestación, que será en Barcelona el próximo 29 de junio. Otra es la protesta descentralizada que organizan desde hace 10 años en diversos puntos de Catalunya y que este año se celebra en Deltebre (Tarragona) el 15 de junio. “Queremos que las protagonistas sean las olvidadas las trans y las personas racializadas. También queremos destacar la violencia que estamos sufriendo como colectivo porque en lo que va de año se han interpuesto 73 denuncias”, explica Eugeni Rodríguez, presidente del Observatorio contra la Homofobia.

La oposición también surge en la periferia de la capital. En Vallecas celebran su propio “orgullo de barrio”, con una manifestación el próximo 27 de junio, actuaciones musicales el día 29 y un festival dragqueen el día 30. Según critican desde el Orgullo Crítico Vallekano, el orgullo 'oficial' de Madrid “ha diluido mucho el mensaje reivindicativo de los 70, 80 con la oficialización y acercamiento al PSOE de los convocantes”. También están en contra de que se haya permitido la entrada de las grandes empresas en la organización del evento, en lugar de favorecer al pequeño comercio de Chueca. “En general está dirigido al público varón, gay, joven, blanco y liberal, mientras se han invisibilizado las otras identidades como las lésbicas y las trans”, añade David Montilla, uno de los organizadores.

Otras propuestas que complementan el diverso mapa de “orgullos críticos” en el resto del Estado son los de Galicia, el Orgullo Crítico de Madrid, el Rural de la Rioja o las convocatorias del movimiento gay de Euskal Herria, entre otras propuestas. Este rico mapa demuestra, mal que le pese a Ortega Smith, que el movimiento LGTBI en España no solo copa el centro de Madrid, sino los centros de las capitales de provincias, y se extiende cada vez más a los barrios y hasta a los pequeños pueblos.