Una farmacia crea un “banco” de mascarillas para los migrantes que se quedan sin ella en Madrid

  • En SOS Racismo Madrid explican que el reparto de mascarillas deja fuera a quienes solo tienen el código DAR y las personas “no empadronadas”

0

Desde el lunes las farmacias de la Comunidad de Madrid reparten una mascarilla por persona. Pero para poder acceder a estas mascarillas hay que presentar la tarjeta sanitaria, algo que no pueden hacer las personas migrantes que carecen de ella. Por este motivo, la farmacia de la plaza del barrio madrileño de Lavapiés ha puesto en marcha un "banco de mascarillas", al estilo de los bancos de alimentos: quien no la necesita o quiere donarla puede depositarla allí para que se la lleve otra persona.

La idea de la iniciativa de esta farmacia surgió el lunes, cuando se percataron de que las personas migrantes 'sin papeles' no tenían posibilidades de acceder a las mascarillas FFP2 que suministra la Comunidad de Madrid. “En el barrio tenemos mucha gente sin tarjeta sanitaria que se está quedando excluida del reparto”, explica a cuartopoder María Esteban, la farmacéutica titular del establecimiento, en un momento de parón en medio del ajetreo que tiene estos días.

La acogida de la iniciativa ha sido positiva y es una muestra más de “la solidaridad de la gente” que estamos viviendo estos días, según explica Esteban. Las mascarillas donadas, la mayoría por gente joven que quizás las necesite menos, se cuentan por decenas. Algunas ya han podido ser entregadas a personas migrantes que en este momento carecen de posibilidades de obtenerlas, indica la farmacéutica.


Las personas migrantes sin permiso de residencia de la Comunidad de Madrid disponen desde 2015 del código o tarjeta DAR (extranjero no asegurado) para tener acceso a la atención sanitaria y poder recibir recetas. Sin embargo, la identificación no basta en esta ocasión. “De momento, parece que las farmacias no tienen instrucciones sobre cómo proceder con la tarjeta DAR”, indica también Médicos del Mundo. Este medio ha intentado contrastar esta información con la Consejería de Sanidad de la región, pero no ha obtenido respuesta.

En SOS Racismo Madrid explican que el reparto de mascarillas está excluyendo tanto a las personas que solo tienen el código DAR, como a aquellas personas “no empadronadas” porque carecen de los requisitos para hacerlo como, por ejemplo, el contrato de alquiler de una vivienda. “Hay que recordar que estas personas no acceden a nada que no sea el servicio de Urgencias”, subraya Clara Herrero. El colectivo conoce algunos casos de inmigrantes que no han podido acceder a la mascarilla, pero también recuerda que “otros ni siquiera se acercarán a las farmacias porque funciona muy bien el boca a boca, o porque ya se dan por excluidos de este tipo de servicios”.

Esta es una de las criticas que está despertando el reparto de mascarillas en la Comunidad de Madrid. Otras han venido, por ejemplo, por parte de la  Asociación de Empresas de Equipos de Protección Individual (ASEPAL), que han detectado una veintena de fallos o errores en el cumplimiento con la normativa aplicable de estas mascarillas gratuitas. La mayoría se refieren a errores de etiquetado, así como en la ausencia de instrucciones de uso durante las 48 horas que son válidas. Además, el Sindicato de Enfermería (Satse) ha criticado este lunes que la Comunidad de Madrid esté entregado a toda la población mascarillas de tipo FFP2, destinadas a profesionales sanitarios, en lugar de las quirúrgicas, cuando estos no disponen de “stock suficiente”.

Leave A Reply

Your email address will not be published.