Los colectivos trans critican que su ley tenga que pasar por una mesa necesaria para Igualdad

  • La Federación Plataforma trans entiende que su propuesta ya fue consensuada y pasó el filtro jurídico de UP cuando estaban en la oposición
  • "El documento presentado por Unidas Podemos había sido consensuado por bastantes organizaciones, pero desde luego no por todas", defiende Jesús Generelo

0

Los colectivos de personas trans y sus familias han rechazado este jueves que la Dirección General de Diversidad y Derechos LGTB, que encabeza Boti García, haya creado una "mesa" de trabajo para "partir de cero en el desarrollo de una ley trans". La Federación Plataforma trans entiende que su propuesta ya fue consensuada y pasó el filtro jurídico de Unidas Podemos, quien la registró como proposición de ley cuando estaba en la oposición, y aseguran que no apoyarán otro texto. Por el contrario, desde esta dirección del Ministerio de Igualdad indican que "es la primera vez que todo el movimiento trans se une en una mesa de trabajo", algo "histórico".

Los colectivos de la Confluencia trans acusan tanto a la directora General de Diversidad y Derechos LGTB, Boti García, como a su asesor, Jesús Generelo, de querer "imponer" que la ley trans sea ahora "consensuada por colectivos de FELGTB", siendo ambos expresidentes de dicha organización. Desde la Federación Plataforma Trans denuncian sufrir un trato desigual: les parece "un menoscabo" de su "legítima representatividad" como personas trans organizadas y denuncian que la ley para el colectivo LGTB no haya tenido que pasar por el mismo proceso de mesas de trabajo.

En desacuerdo con estas críticas está el propio Generelo, con el que ha podido conversar cuartopoder. Este jueves la Dirección LGTB del Ministerio de Igualdad se ha reunido por primera vez en una mesa para elaborar la 'ley trans' con 25 colectivos y ocho expertos en legislación. "Es la primera vez que todo el movimiento trans se une en una mesa de trabajo, y es la primera vez que esta mesa está promovida por un Gobierno", señala. "Es algo histórico", remarca.

Los colectivos trans muestran, en un comunicado, su "desilusión y asombro" por Unidas Podemos ya no trate la cuestión "con esa prioridad, ni urgencia" que antes sí tenía para tramitar la 'ley trans', además de "no reconocer el gran trabajo participativo y de consenso de familias y colectivos trans". "Somos un sujeto social y político, que no puede ser obviado por organizaciones hegemónicas dentro del poder político, que no son representativas de la pluralidad asociativa y con una escasa representación de personas trans", reivindican esas mismas organizaciones que se manifestaron ya el 4 de julio para exigir el trámite urgente de la ley

Generelo apunta que aquí no hay un desacuerdo de fondo sobre la 'ley trans', sino de desarrollo organizativo. "Es verdad que el documento presentado por Unidas Podemos había sido consensuado por bastantes organizaciones, pero desde luego no por todas". La intención de la Dirección LGTB es que la mesa para el diseño de la ley sea lo más amplia posible y entiende que deben participar quienes se encuentran en colectivos exclusivamente trans y quienes no. "El Ministerio no puede decidir cómo se organizan las personas trans, hay quienes consideran que es mejor trabajar en movimientos mixtos", añade el expresidente de la FELGTB y asesor de Boti García.

Para la presidenta de la Federación Plataforma Trans, Mar Cambrollé, con la excusa de reunir en la nueva mesa de diálogo trans al mayor número de colectivos posibles, se les da un trato discriminatorio respecto a la ley LGTB que prepara también el Ministerio de Igualdad. "La ley LGTB propuesta por la FELGTB, de la que Generelo es expresidente, sin embargo, viaja en clase VIP: no necesita participación, no dice cuanta gente ha participado en ella... Eso es un trato discriminatorio", asegura Cambrollé. "En la ley trans dieron el consentimiento el 100% de las entidades y el 90% de las entidades específicas trans. ¿Cuántas han visto siquiera la ley LGTB?", recalca.

Por su parte, Generelo explica que la nueva legislación no seguirá el cauce de proposición de ley como la que registraron los morados en febrero de 2018, sino que será un proyecto de ley, por lo que el proceso es diferente y "deberá pasar muchos filtros" hasta llegar al Consejo de Ministros.

Las barreras y obstáculos que una legislación trans pueda encontrarse dentro del Gobierno de coalición preocupa a los colectivos trans. Desde que se registró la proposición de ley en 2018, la iniciativa ha recibido ataques de varios frentes. Un sector del PSOE y del feminismo se opone a la existencia de la identidad de género de las personas trans y creen que el texto desdibuja a las mujeres. El argumentario lanzado hace semanas por un sector del partido, firmado por Carmen Calvo entre otras figuras del partido, establecía que el “derecho a la libre determinación de la identidad sexual o derecho a la autodeterminación sexual carece de racionalidad jurídica”.

Por su parte, Generelo asegura que la intención de la Dirección LGTB del Ministerio de Igualdad es "acelerar" el proceso para conseguir la 'ley trans', pero al mismo tiempo conseguir un texto muy consensuado, siempre con los objetivos de "la equiparación de los derechos de las personas trans y una legislación totalmente garantista". En definitiva, "poder presentar un texto con un grandísimo respaldo social". Será un desafío contentar a los colectivos trans que llevan años esperando y presionarán para conseguir lo antes posible una ley estatal contra su discriminación.

 

Leave A Reply

Your email address will not be published.