España vs Portugal: Los mercados dan el visto bueno a la actuación del Gobierno en los últimos meses

0
El primer ministro de Portugal, José Socrates, ayer. durante su mensaje a la nación en el que anunció la petición de rescate. / José Sena Goualo (Efe)

Este es un comentario que no satisface a nadie, porque los de la derecha pondrán el grito en el cielo y los de izquierdas tampoco están satisfechos con los tijeretazos sociales del Ejecutivo en los últimos tiempos. Pero hay que reconocer, con los datos en la mano, que los mercados han discriminado positivamente a España. La subasta de bonos a tres años es la mejor muestra... y una buena noticia para todos los españoles, sobre todo en un día en el que se ha anunciado una subida de tipos de interés por parte del Banco Central Europeo (BCE).

Hoy, puede decirse que el recorte de déficit, la rebaja de sueldos de los funcionarios, la tibia reforma laboral, el ajuste de las pensiones e incluso el incipiente proceso de reestructuración de las cajas ha revertido en credibilidad por parte de los mercados. Y eso es bueno, porque el Tesoro puede colocar sus bonos (es decir, financiar al Estado, que es quien paga las pensiones, la sanidad, las infraestructuras...) a unos tipos más baratos.

Ya dijimos hace unas semanas que la prima de riesgo debería estar por debajo de los 200 puntos básicos y así lo está aceptando la comunidad financiera. El Tesoro acaba de colocar bonos a tres años al 3,601%, un poco por debajo del tipo del mercado secundario, del 3,640 a cierre de la sesión del jueves. Todo ello, el mismo día en el que se sabe que nuestros vecinos portugueses precisan de 75.000 millones de euros de rescate. La dicotomía es trascendente.

Con esta situación y una prima de riesgo por debajo de los 200 puntos, el fantasma del rescate se esfuma para España. Cuando la deuda se dispara en el mercado secundario, fijando un tipo de interés que el estado no puede asumir en nuevas emisiones, es cuando se acerca la posibilidad del temido rescate. Si los inversores creyeran que la situación de nuestra economía fuera crítica, no comprarían nuestra deuda, a no ser que el Tesoro ofreciera retornos de bono basura, con tipos cercanos al 10% que España, con toda seguridad, no podría pagar. Es entonces cuando o hay un rescate o una suspension de pagos. Pero hoy en día la comunidad financiera no puede asumir la posibilidad de un default, que sembraría el caos de nuevo.

Eso no ocurre hoy y hay que reconocerle a nuestro maltrecho Gobierno que sus medidas (tomadas tarde y seguramente no del todo bien) han tenido un efecto favorable. Hace mucho tiempo que se le decía a Zapatero que con los mercados dando la espalda no había salida posible de la crisis y parece que lo comprendió unos cuantos meses atrás.

La mejoría en nuestra deuda en las últimas semanas (estrechamiento de la prima de riesgo del 30%) llega a pesar de la rebaja de calificación crediticia reciente de Moody´s, hecha en pleno anuncio de dimisión del Ejecutivo luso, lo que confirma a las claras que el mercado no nos incluye ya en el saco de los países conflictivos.

Este avance ha aportado ganancias a los inversores conservadores españoles, ya que los fondos de inversión en renta fija, Fondtesoros o fondos monetarios se han apreciado en la misma medida en las jornadas recientes. Algunos han subido entre un 2% y un 3%, saliendo con ello de números rojos en el acumulado anual. Buena noticia, de nuevo, para los ahorradores, que han sufrido en los últimos tiempos la inseguridad de los depósitos ante el riesgo de intervención sobre las entidades financieras, la caída de la deuda, de la Bolsa...

Con esto no quiere decirse que ya esté todo hecho. Zapatero tiene una oportunidad de oro de marcharse abordando alguna que otra reforma impopular, capitalizando él mismo el malestar social, pero dejando así las manos libres al siguiente Gobierno (sea del PP o del PSOE) para gobernar sin ataduras. Sería una salida del altura.

Leave A Reply

Your email address will not be published.