Noventa trabajadores fueron asesinados en 2010 por ejercer actividades sindicales

0
Uno de los carteles que utiliza la CSI en Colombia para denunciar los asesinatos de sindicalistas. / CSI

Al menos noventa trabajadores fueron asesinados por ejercer actividades sindicales legítimas durante el pasado año. Esa es la primera de las conclusiones del último Informe de Violaciones Sindicales que hizo público ayer la Confederación Sindical Internacional (CSI), una organización que representa a más de 175 millones de trabajadoras y trabajadores en 151 países y territorios y de la que forman parte 305 sindicatos nacionales. En total, se han registrado 11 muertes menos que las denunciados en el informe de 2009. Además de los 90 asesinatos, la CSI ha podido acreditar 75 amenazas de muerte, 2.500 detenciones y 5.000 despidos de sindicalistas y recuerda que muchos otros casos nunca llegaron a ser comunicados, fundamentalmente, debido al “clima antisindical” de temor e intimidación en que muchos trabajadores y trabajadoras se ven obligados a desarrollar su actividad.

Este año, una vez más, América ha sido la región más mortífera, dado el siempre elevado número de asesinatos registrados en Colombia (49) y Guatemala (10), además de otros 20 intentos de asesinato en Colombia y  diez en Guatemala. Se han producido asimismo asesinatos en Bangladesh, Brasil, El Salvador, Honduras, Pakistán, Swazilandia y Uganda. “En Irán”,  subraya el informe de la CSI, “un docente sindicalista fue ahorcado tras un simulacro de juicio en el que se ignoraron las normas más elementales de la justica, a pesar de las presiones internacionales”.

Publicidad

La CSI denuncia también que en Belarús, Birmania, Camboya, Dijbouti, Federación Rusa, Honduras, Irán, Nepal, Nicaragua, Nigiera, México, Filipinas, Swazilandia o Zimbabwe las organizaciones sindicales continúan actuando en un clima de violencia y amenaza constantes. “La prohibición total del sindicalismo”, añade la CSI, “continuó aplicándose en países como Birmania, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos… El sistema de único sindicato oficial controlado o apoyado por el Estado sigue vigente en China, Laos, Siria, Corea del Norte o Vietnam, entre otros”.

El análisis de situación que hace la CSI es de una evidencia que llega a irritar. “La publicación del informe se produce en un momento en que están teniendo lugar cambios transcendentales en todo el mundo árabe tras las movilizaciones de la población en defensa de sus derechos democráticos. La denegación de derechos fundamentales en el trabajo en estos países y el fracaso de los gobiernos a la hora de garantizar empleos decentes para millones de presonas, especialmente los jóvenes, quedan documentados en este informe”.

Tampoco se le pueden poner muchos ‘peros’ al párrafo que, más allá de la ‘primavera árabe’, alude a la situación global. “La continua erosión de los derechos de sindicación y negociación colectiva en todo el mundo constituye un elemento destacado del informe. La crisis del empleo, consecuencia de la crisis económica mundial, prosigue en todas las regiones del planeta, dado que los responsables políticos no han introducido los cambios necesarios para  crear y mantener el empleo. Los gobiernos han asumido sencillamente la retórica corporativa del libre mercado a expensas no solo de las familias trabajadoras, sino también de la estabilidad y el futuro de sus propias economías nacionales.  Se ha permitido que los grandes bancos , las granes finanzas y las grandes empresas dominen la política gubernamental, mientras el desempleo, la pobreza y la inseguridad siguen aumentando. La propia desigualdad, que fue un factor determinante a la hora de sumir el mundo en la crisis económica, continúa aumentando, y las violaciones de las formas fundamentales del trabajo, internacionalmente aceptadas, constituyen la causa fundamental de estas desigualdades”.

En el informe de 2010 adquiere un papel especialmente relevante la situación en Europa. “Muchos gobiernos europeos introdujeron medidas de austeridad en 2010 para hacer frente al elevado déficit público resultante de la crisis financiera, lo que ha afectado a millones de trabajadores y trabajadoras. Reducciones salariales, reformas de pensiones y recortes presupuestarios provocaron protestas masivas en toda la región, registrándose huelgas generales en España, Grecia, Portugal y Francia”. Además, y por primera vez en los últimos años, la CSI tiene un apartado especial dedicado a España en el que denuncia que la “decisión unilateral del Gobierno de reducir los salarios de los funcionarios públicos provocó un descontento laboral generalizado”. La organización sindical internacional dedica también unas líneas a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, cuyo gobierno, denuncia, “volvió a intentar impedir las huelgas mediante la imposición de servicios mínimos abusivos”.

Leave A Reply

Your email address will not be published.