¿Es posible un mundo sin Goldman Sachs?

3

Si John Lennon viviera, tal vez estaría haciendo la continuación de su Imagine: Imaginemos un mundo sin lobbies de banca de negocios, sin productos sofisticados de alto riesgo, sin balances opacos que causan que la liquidez que dan los bancos centrales vaya a tapar sus agujeros o fomentar los bonus, en lugar de a facilitar el crédito. Imaginemos un mundo sin especulación sobre las materias primas que causa la hambruna en África. Imaginemos unos políticos capaces de poner orden en el sistema financiero y que no sean ex banqueros de inversión...

Seguramente sería una canción horrorosa, pero conviene fijarse un objetivo de esta naturaleza si pretendemos salir algún año de la crisis. Lo ha dicho el histriónico Rastani (ver vídeo), pero está muy bien tirado el asunto. Goldman Sachs es la mano que mece nuestras cunas. Aunque las fuerzas vivas se han apresurado a quitar hierro a estas declaraciones, un servidor se queda con este magnífico análisis independiente.

Da gusto leer cosas como estas, aunque produzcan escalofríos porque, cuatro años después del estallido subprime, y tres desde la caída de Lehman, Morgan, Merrill y compañía, puede verse cómo estas firmas continúan jugando con armamento de destrucción masiva. “Los riesgos sistémicos, lejos de desaparecer, se han incrementado tras la crisis”.

No hay manera de desfacer este entuerto. Los políticos continúan echándose las culpas los unos a los otros. Resulta penoso ver a Obama, Geithner y demás, acusando a Europa, cuando los causantes de este berenjenal han sido ellos. Y a este lado del Atlántico tampoco son mancos.

Leyendo el post de Nuño Rodrigo no hace falta extenderse mucho más. A veces uno piensa que es monotemático en este blog de Economía Insostenible. Con la de cosas que hay que escribir sobre España: La revolución en Repsol, el previsible cambio de Gobierno y su impacto en las grandes del Ibex, en las cajas... Pero el gran asunto del mundo es este.

Es preciso desmontar este imperio desquiciado, pero resulta imposible. La tela de araña está demasiado bien urdida. Goldman es la cabeza visible, aunque no son los únicos. ¿Es posible un mundo sin ellos? Recuerdo una intervención de Chencho Arias en un programa de televisión, en el que el presentador le preguntó de sopetón “¿Es posible la paz mundial?”, a lo que respondió, con la misma rapidez y concisión “es posible, pero no probable”.

Probablemente, sólo queda encomendarse a la sociedad civil y a la propia torpeza de estos banqueros, que acabarán intoxicándose de nuevo de sus activos, cargándose su propio entramado. Nunca tienen bastante y acabarán fagocitándose a ellos. Les ocurrió en 2008 y les volverá a ocurrir. Lo malo es que es la ciudadanía quien lo paga.

Creo que las redes sociales debe ser una herramienta básica para que la sociedad se articule debidamente y ofrezca las soluciones que los políticos son incapaces de dar, por su corrupción y/o mediocridad.

3 Comments
  1. Protransparencia says

    Antes que Rastani, un inversor español dijo:

    Opá, yo voy a hacer un Investment Bank!!
    http://www.anguloinversor.com/2011/09/opa-yo-voy-hacer-un-investment-bank.html

    Cuando el río suena, agua lleva

  2. Jimmy says

    Lo mismo el socialismo en la versif3n marstxia no se pueda realizar jame1s por las limitaciones de los hombres y mujeres. Y cualquier intento de socialismo acabe en un sistema absolutamente opuesto a lo que Marx concibif3. Eric Arthur Blair (George Orwell), en el supercle1sico 1984 desarrolla esta idea de puta madre. Por otro lado, creo que hay muchos aspectos de la teoreda marstxia que no nos han contado bien (si es que nos han llegado a contar algo sobre ella). Por ejemplo, el tema de la igualdad. Marx deja claro que las personas no son iguales. Otra cosa es que deban disfrutar de los mismos derechos y participar en los mismos deberes para poder construir una sociedad que facilite el desarrollo en todos los sentidos de los indiduos. c9l deceda que a cada cual se le debe exigir segfan su capacidad, y a cada cual debe de1rsele segfan su necesidad . El problema es entender los te9rminos capacidad y necesidad de manera que se favorezca el desarrollo de una sociedad justa en lugar de una sociedad en la que las diferencias entre sus ciudadanos sean abismales.En fedn, sinceramente, este tipo de reflexiones me estan produciendo tanto desasosiego como pensar en la existencia de dios, del infinito y de todas esas cosas incomprensibles. Ased que dejo de escribir no vaya a ser que me salgan ronchas

Leave A Reply

Your email address will not be published.