Meter en vereda a los bancos ayuda más a la recuperación que los recortes sociales

1
Mariano Rajoy, el pasado 3 de noviembre, camino de Córdoba a solo unas horas del arranque de la campaña. / pp.es

Poco a poco se está demostrando que los países que han reordenado de manera tajante su sistema financiero respiran mejor que los que intentan salir de la crisis a base de apretar a la ciudadanía. Muchos denuncian que esto es sólo una corriente socialdemócrata pero uno, que no cojea de ese lado precisamente, está de acuerdo. La recuperación no puede llegar sólo merced a nuevos sacrificios de una sociedad muy presionada por el paro y la recesión.

Ahora iremos con eso, aunque en cualquier caso, si no fuera así -si la recuperación pasara inexorablemente por la reducción de pensiones, el retraso de la edad de jubilación, la menor cobertura sanitaria, la peor enseñanza, la menor indemnización por despido, etcétera-, al menos que no se viera ni una salida de un ejecutivo bancario con dinero como para montar un hospital él solo a pesar de su mala gestión. Esto está ocurriendo a diario, porque así se lo han firmado ellos mismos, en connivencia con consejos de administración que ratifican lo que haga falta con tal de seguir todos en el sillón.

No hay que ser un catedrático económico para entender eso, ni tampoco un comunista peligroso. Seguramente, la ciudadanía se ha dejado seducir por un nivel de vida artificialmente alto, pero son aún más responsables las entidades financieras, sobre todo las que se han dedicado a operar con estructuras de opacas y malas prácticas, trasladando el riesgo al sistema y quedándose sólo con el beneficio, a la hora de asumir culpas de la crisis.

Todos debemos afrontar nuestra parte del desaguisado. Pero, mientras la sociedad a lo mejor tiene que ser consciente de que se acabaron una serie de cosas del pasado, los bancos tienen que ser capaces de aflorar las pérdidas reales, para que se conozca de verdad cuáles son sus agujeros y entonces y sólo entonces, abordar un plan de recapitalización... ¿Se atreverá Rajoy? Eso es complicado, evidentemente, porque debería suponer de inmediato la salida de las cúpulas directivas e incluso los relevos de los consejos de administración. Y eso, por encima de los cadáveres de quien sea. Los políticos no tienen la valentía de hacerlo casi nunca. ¿Si gana Rajoy, se atreverá?

Pero algunos países como Islandia o Irlanda lo han hecho así y resulta, oh sorpresa, que han vuelto a crecer y tienen su deuda mejor que otras economías destacadas como Italia. Así lo ponen de manifiesto en el think tank Sintetia, que aseguran que  “Irlanda es el único país rescatado que no ha caído en la trampa de la austeridad”. Esta economía tenía un problema con su sistema financiero, como todas, pero una vez recapitalizado ha seguido adelante. Tiene casi la misma rentabilidad en su deuda pública que Italia, sólo que su diferencial con Alemania está mucho mejor que hace un año, es decir, se ha estrechado, cosa que no pueden decir Francia, Italia o España.

En una dirección similar se muestra Juan Laborda, economista de tendencia socialdemócrata que se muestra muy partidario de reducir los balances de los bancos. Laborda pone de ejemplo a Suecia, que en los 90 sufrió una crisis similar a la actual, de la que salió haciendo lo contrario de lo que se está haciendo, con un banco malo en el que la mayor parte de las pérdidas van a los acreedores (es decir, los grandes bancos). En Suecia se llamó Securum. La autoridad bancaria garantizó los depósitos, y no le tembló el pulso si tuvieron que desaparecer entidades financieras. Las malas o débiles fueron cerradas o se fusionaron.  Y, por supuesto, se relevaron los management de los bancos intervenidos.

Si el nuevo Gobierno diera un golpe de efecto con el sistema financiero, los mercados se lo reconocerían en forma de estrechamiento de la prima de riesgo. Eso nos vendría de maravilla a los españoles, para que no se hablara tanto de recortes por todos lados. Aunque, ojo, conviene insistir en que con el gasto público se pueden optimizar muchas cosas. Pero no sólo hay que apretar a la sociedad para salir de esta. Antes, a los bancos. Por justicia y por eficacia.

1 Comment
  1. Jonatan says

    Sin noticias de Islandia. ¿Quizás porque su ejemplo tampoco gusta al stablishment?

Leave A Reply

Your email address will not be published.