La deuda, al 7%, el diferencial, a 500 puntos, mientras Merkel y el BCE nos tratan como a mendigos

5
La canciller alemana, el pasado lunes, durante su participación en el Congreso Federal de su partido, celebrado en Leipzig (Alemania). / Bernd Von Jutrczenka (Efe)

El Tesoro se vio obligado a colocar ayer los bonos a 10 años a un tipo altísimo, superior al 7% y aun así no alcanzó los importes deseados. La prima de riesgo se disparó por encima de 500 puntos básicos. Estas cifras no se alcanzaban desde 1997 y son consideradas como de país en situación de ser intervenido. Hasta aquí las frías e incontestables cifras.

Pero también hay otra triste realidad, que es la de que el Banco Central Europeo (BCE) interviene cuando le da la gana, de manera selectiva y al dictado de Ángela Merkel. Finalmente, el organismo emisor bajó a última hora del día la prima de riesgo de 500 a 460 puntos básicos y todavía hay que dar las gracias.

Merkel ha impuesto reformas de ajuste a todos los países europeos (incluida España), ha forzado cambios de Gobierno en Portugal, Grecia e Italia y, en definitiva, ha alimentado la idea de un Euro de dos velocidades, en el que Alemania ordene, mande e incluso intervenga en los presupuestos de los países que considere díscolos.

Si el gran BCE, que, como bien recordó ayer Zapatero, es el que tiene nuestra soberanía monetaria, no nos defiende, entre otras cosas porque Merkel así lo ordena de manera furibunda en público, no queda otra que ver cómo nuestra deuda se ha ido al 6,7% en el mercado secundario y resignarse a lo que pueda venir. Ojo, a otros como a Italia les ha pasado lo mismo, corregido y aumentado, mientras que Francia ya tiene sus barbas en remojo.

Rajoy, por lo visto, ya está avisando a la canciller de que en cuanto tome posesión aplicará medidas de ajuste duras, aunque ha pedido permiso para que le deje subir un poquito las pensiones. Suponemos el mohín de disgusto que habrá puesto la jefa sobre este último punto.

De nuevo, el odioso modelo de imponer castigo a la ciudadanía, que es quien tiene que pagar la fiesta. Es lo único que saben decir todos los gobernantes habidos y por haber. Parecen juguetes en manos de los lobbies financieros. Pero esta fiesta no se ha montado por los salarios demasiado altos ni porque las viejecitas vayan demasiado a la consulta del médico ya que no tienen nada que hacer durante el día. Ni tampoco porque haya demasiados funcionarios, que seguramente los hay. Pero ellos no han hecho quebrar a Lehman Brothers.

Esta crisis ha llegado por los artificios de la banca sofisticada que han generado un mercado sintético artificial, el desprecio total a los riesgos, sumado a una dosis exorbitada de corrupción.

Nadie habla de poner orden en el sistema financiero (bueno, Rajoy dijo en El Mundo que era lo segundo que pensaba hacer nada más llegar. ¿Tendrá valor?), aflorar la verdadera deuda del mismo, sanearla, cerrar las entidades malas, purgar a los acreedores buitres, parcelar las áreas de negocio, etcétera.

Alemania está presionando a todos los estados periféricos hasta la asfixia, mientras ella contempla cómo todo el dinero que sale de los bonos de esos países se refugia en el bund (bono alemán), a pesar de que la locomotora europea tiene lo suyo también. Nos da la ayuda con cuentagotas, como se da a un mendigo a la salida de la Iglesia o en el semáforo desde el coche.

No hay ni palabra del Fondo de Rescate, ni un planteamiento claro de intervención del BCE. Dejar a España que se mantenga en unos tipos de interés tan altos, con el panorama de vencimientos del año que viene (150.000 millones de euros) es demoledor. Suponiendo que el país aguantara, los costes financieros de la deuda se incrementarían en unos 15.000 millones de euros más, hasta un 4% del PIB.

Eso haría aun más imposible cualquier planteamiento de equilibrio presupuestario o gasto público. Por tanto, más paro y menos cobertura social.

Las altas instancias europeas (Alemania, básicamente; insisto) deben hacer un enunciado sostenible para salir de la crisis. Sólo con recortes no se saldrá.


loading...

5 Comments
  1. celine says

    Esa foto de Merkel es tan expresiva que libra de comentario alguno. La avaricia luterana unida a los prejuicios anti pigs acabará volviéndose contra Deutschland. Lo malo es que antes puede llevarnos a todos por delante.

  2. borja says

    NI PSOE NI PP POR ESTO,corruptos 730 y los librados,29 años de gobierno mitad salario de Francia,Alemania,Italia,Inglaterra etc,se regalan coches,trajes,VPOS,viajes y joyas,se perdonan sus deudas,colocan a hijos,primos,amigos,control medios y analistas de TODAS las tertulias debates,se niegan saldar piso por hipoteca, incumplen programa electoral,(manipulan ceoe,ccoo,ugt,iglesia,tv,periodicos,todos a sueldo)¿JUSTICIA?¿existe una justicia justa?NO..NI PSOE NI PP,PERO VOTA.GRACIAS.PASALO PORFAVOR.

  3. jose says

    Si maña con los votos de la extrema derecha y la abstención de la Izqda, tenemos la desgrsacia de que es instale en este país la PPecracia, aunque en la Moncloa resida el MarrulleroRajoy , las decisiones las tomará en Alemania la Merkel, a través de su muñeco ventrílocoAznar, el Melenas, de cabellos largos e ideas cortas. Estamos a tiempo de evitarlo.

Leave A Reply

Your email address will not be published.