El PP comienza a gobernar haciendo inevitables guiños a los mercados

0
El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristobal Montoro. / Chema Moya (Efe)

El Ejecutivo de Mariano Rajoy ha comenzado a gobernar pensando claramente en los mercados financieros. Algo que enfadará a mucha gente por distintos motivos, pero que fue uno de los grandes errores del zapaterismo: el ex presidente ignoraba que había una cosa llamada financiación, que es imprescindible para que todo fluya y que se nos cerró del todo, algo que nunca pensó que pudiera ser posible. Es cierto que en los últimos tiempos estos mercados se han convertido en un monstruo sin cabeza (o con una cabeza cuyo cerebro lo guían unos cuantos), pero también que si nos dan la espalda,los nubarrones negros se cernirán sobre nuestra economía y lo pagará la sociedad, no los banqueros.

Ahora mismo, encabeza el movimiento económico un ministro como Cristóbal Montoro, auténticamente obsesionado con la prima de riesgo y que quiere evitar a toda costa que los mercados rechacen nuestros bonos en este 2012. También, por supuesto, intentará que se mire con mejores ojos a nuestros bancos y se estimule en lo posible la demanda internacional de activos españoles, que en la actualidad es más o menos cero.

Lo primero no va mal encaminado, después de la reducción drástica de la prima de riesgo y las medidas de austeridad que ha comenzado a lanzar el Gobierno a diestro y siniestro.

Lo segundo no ha comenzado todavía, pero está a punto. Rajoy quiere poner orden en el Banco de España, terminar de aflorar las pérdidas reales de la banca para fusionar las que sean precisas y, en definitiva, volver a dejar un sistema saneado. Cuestión muy complicada, por supuesto, y sobre la que es posible que no tengan todas las ideas pergeñadas todavía.

Con la tercera no hay datos todavía, pero deberá haberlas necesariamente, por el bien de la economía y del propio Estado, pues ahí están esas privatizaciones de Aena, Adif, Loterías, Paradores, y demás restos de la SEPI, para ingresar dinero en efectivo contante y sonante.

En Cuartopoder.es hemos denunciado siempre que la crisis actual la han generado un modelo de banca de inversión que ha inflado los mercados de activos tóxicos y una cultura de la gestión enfocada al enriquecimiento rápido, a costa de disparar la deuda. Pero también es cierto que no se puede vivir de espaldas a la realidad. España tiene que ganar credibilidad en los foros internacionales y eso lo aprendió Zapatero. Tarde, pero lo aprendió, enviando a  toda prisa a Campa a las principales plazas financieras

Rajoy está intentando hilar fino, poniendo velas a Dios y al diablo a la vez. Promete drásticos recortes, pero a su vez mantiene las pensiones, renueva las prestaciones para los desempleados sin cobertura e implementa un endurecimiento fiscal para las rentas medias y altas (sobre todo las primeras) con lo que no satisface plenamente a nadie.

La derecha liberal, que quería bajadas de impuestos a espuertas, le tacha de paniaguado y la izquierda le acusa de recortes inhumanos, subidas de impuestos para las clases medias y medidas populistas copiadas de su programa. Socialdemocracia de derechas, le espetan. Y es cierto que, haga lo que haga Rajoy, se va a llevar palos por todas partes.

Sobre la reordenación bancaria española, esperemos que el PP quiera poner orden desde la buena práctica y no desde la politización. Miedo da ver Andalucía, región sobre la que no se ha escuchado prácticamente nada, pero en la que si los populares se hacen con el poder tendrá mucho que opinar sobre Unicaja y Banca Cívica.  Luis de Guindos ha prometido reformas inminentes.

Gobernar para los mercados no es gobernar para Goldman Sachs, o no debería serlo. Por cierto, tanto los bancos de inversión como las agencias de rating continúan golpeando a la economía española. De la misma manera que seguro que a una parte importante de españoles no le importa pagar más para sacar adelante este país, pero a cambio pedirá que no haya más casos vergonzantes de corrupción ni indemnizaciones escandalosas.

Veremos si todo esto sirve para que mejore el acceso a la financiación de la economía y así mejora el crédito. Sólo así se creará empleo y se saldrá de la crisis. De momento, Merkel aplaude.

 

Leave A Reply

Your email address will not be published.