Miles de personas salen a la calle para apoyar al juez Garzón

9

Casi nadie esperaba -desde luego no lo esperaba el que suscribe- que la convocatoria realizada por la Plataforma Solidarios con Garzón con el lema "Contra los crímenes del franquismo" -por lo menos esa fue la pancarta que portaba la cabecera de la manifestación- pudiera congregar a una auténtica riada de ciudadanos -en el sentido revolucionariofrancés de la palabra- en la Plaza de las Salesas, en plena jeta del Tribunal Supremo, donde la presencia del juez Baltasar Garzón está siendo requerida prácticamente a diario durante las últimas semanas: ora para que dé cuenta de por qué mandó grabar las conversaciones entre los corruptos de la trama Gurtell y su cuadra de abogados, otrora de por qué se declaró competente para investigar los crímenes del franquismo, esa auténtica vergüenza nacional que nos cuestiona como país medianamente civilizado y en paz con su pasado y que seguimos sin resolver.

Había mucha gente. No sabría decir cuanta. Pero mucha. Mis colegas de los periódicos que empiezan por El,  tampoco dicen cuantos. Varios miles, apuntan. Pues así será. Lo cierto es que además de la cantidad, la calidad del paisanaje que se acercó hasta la Plaza de las Salesas esas en una mañana soleada, pero fría de cojones, es lo que más me llamó la atención. Y no se entienda lo de calidad como piropo pelotero y gratuito, sino como mero repaso frío del tipo de personas que acudieron a la cita. Uno, que por estas o aquellas razones se ha chupado ya unas cuantas manifestaciones en el último año -desde allá por mayo del 2011 me pateo regularmente la calle Alcalá por lo menos una vez al mes- puede verificar que la composición de la tropa era distinta esta vez. No hubo tambores ni batucada. No vi crestas ni rastas. Era gente de más edad. Poca gente joven. No dieron saltos y apenas gritaron media docena de consignas: "Fuera fascistas del Tribunal Supremo", "Garzón, amigo, el pueblo está contigo", y poco más.  Durante el ritual del Martini posterior a la manifestación, una morenita bajita del corrillo de al lado decía: "He visto a unos cuantos que hace mucho que no veía. Me ha recordado a la manifestación contra la guerra de Irak. A eso me ha recordado".

Publicidad

Imange de la manifestación celebrada ayer en Madrid en apoyo al juez Baltasar Garzón y en contra de los crímenes del franquismo. / Jesus Ohando (Efe)

El caso es que la marcha sí tuvo un regusto distinto. Estuvieron muchos de los de la ceja: actores, escritores, poetas, periodistas, cantautores, secretarios generales de CCOO y UGT- nacionales y provinciales-, coordinadores federales de IU y destacados diputados asturianos de esta formación, comunistas, tropa rasa, señoras con estolas de piel que daban caña como las primeras a los jueces del Supremo por fachas y hasta figuras del socialismo local. "OTAN no. Bases fuera". Algo de eso es lo que pasó.

Durante la manifestación, como siempre, hubo declaraciones de los 'líderes' a los periodistas. Que si "el caso Garzón va camino de convertirse en el caso Dreyffus del siglo XXI... Esta infamia quedará para la historia" (Cándido Mendez). Que si "Garzón ha dado un ejemplo de valentía y está siendo sometido a un linchamiento" (Ignacio Fernández Toxo). Que si se trata de "un linchamiento encarnizado contra un juez justo y demócrata que ha defendido siempre la justicia. El prestigio de la justicia española está en este momento por los suelos" (Gaspar Llamazares). Que si "no se puede callar frente a lo que es un atropello contra un juez que ha tenido la valentía de intentar investigar a fondo una situación de corrupción en España" (Cayo Lara). Que si "estoy aquí para apoyar a Garzón y a la memoria histórica, para que se puedan abrir todas las fosas” (Pilar Bardem)... Las declaraciones no me parecieron ayer lo más significativo. Las caras de la gente con las manos a buen recuado en los bolsillos del abrigo, cuando no eran precisas para dar palmas, me lo parecieron más.

Del fin de fiesta me quedo con la canción que nos recitó Luis Pastor, que se preguntaba allí a lo lejos -en el escenario que se levantó al efecto- qué fue de los cantautores. Y allí, tras escuchar los versos de Luis Pastor, nos despedimos todos con el con tu puedo y con el con mi quiero vamos juntos compañero repicando en uno de los hemisferios de nuestro cerebro, el hemisferio ese en le que tenemos instalada la memoria, o lo que nos va quedando de ella.

9 Comments
  1. celine says

    Sigo creyendo que hay que respetar el desarrollo de la Justicia. Si en EEUU sentaron en el banquillo al presidente ¿por qué iba a ser distinto en España? Emociones y sentimientos debieran quedar aparte.

  2. amparo says

    Yo estava alli no pense que ver tanta gente cuando llege me sosprendi de todos los que eramos y que clase de movimiento de gente.¡extraño¡ no normal, estamos ya artos de ver tantas cosas raras que estan pasando.Fue todo muy emocionante sobre todo cuando te pilla muy cerca

  3. amparo says

    Eramos muchos y tosdos sabiendo que sentiamos ,en mi caso lo he vivido en primera persona .EMOCIONANTE

  4. Reparación para todos says

    Exhumaciones si!!
    Investigaciones por tortura a presos que ha pasado por manos de Garzon mientras miraba a otro lado o encubría TAMBIÉN!!

  5. Manel says

    A Garzón no se le enjuicia por investigar crímenes, sino porque al igual que en una república bananera y bajo un halo populista ha hecho lo que le ha venido en gana a base de ilegalidades.

  6. Cano says

    Veo por algunos comentarios que Cuarto Poder ha ampliado su espectro de lectores a seguidores de Manos Sucias, Falange Española de los COJONS y los sinvergüenzas de la Gürtell. ¡Enhorabuena!

  7. leones says

    no si alguno puede hacer de su capa un sayo, y los mas democratas apoyandole, que pais, o no

  8. Jonatan says

    Se llama libertad de expresión, Cano. Se consigue con la práctica; inténtalo, hombre, ya verás qué satisfacción da ser demócrata de verdad.

  9. josechu says

    Lo que tiene memoles es ver en esta manifestación a gente como Lola Herrera, la Bardem, el LLamazares, el Sacristan y un largo etec. que durante el franquismo que tanto critican se sirvieron de las prebendas de poder trabajar.Para la izqda no hace mucho el Sr. Garzón era el malo de la pelicula.¿Que tendrá que ver el caso Gurtel, con los posibles fallos del Sr. Garzón en sus actos jurídicos?, ¿que credibilidad puede tener la Sra Pilar Bardem que se aprovechó en su trabajo del franquismo?.Muchas gracias

Leave A Reply

Your email address will not be published.