CCOO y UGT convocan para el 29-M la huelga general más difícil de la democracia

7
El secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, y el de UGT, Cándido Méndez, durante la rueda de prensa en la que han anunciado la convocatoria de una huelga general para el próximo 29 de marzo. / Juanjo Martin (Efe)

¿Y por qué la más difícil?

  1. El tsunami conservador nunca había sido tan abrumador ni tan audaz ni nunca antes había planificado, con tal grado de precisión, los pasos necesarios para desmantelar el actual sistema de relaciones labores, el estado del bienestar y los derechos de los trabajadores.
  2.  Las políticas de ajuste duro y de equilibrio presupuestario están sancionadas, bendecidas y consagradas por la Unión Europea, que se ha convertido en el mayor valedor del retroceso de los derechos sociales y que no pestañea a la hora de cargar sobre los hombros de los asalariados las consecuencias de una crisis que prendió la especulación financiera, rescatada de su miseria con el dinero de todos y que no ha aportado nada a cambio. El despido improcedente pagado con 45 días por año trabajado es historia, pero los paraísos fiscales y la desregulación fiscal que permite la evasión de miles de millones de euros que serían suficientes para zanjar nuestra deuda siguen siendo, inexplicablemente, intocables. Los chicos de Dios no pagan impuestos, los ricos tampoco, las grandes empresas para qué te voy a contar. Aquí solo pagan impuestos los pringaos, y cada día que pasa unos miles de ellos se van quedando en el paro.
  3. Las campañas sectarias y tramposas de los medios conservadores y ultraconservadores, conscientes de que los sindicatos son, a día de hoy, el único contrapeso posible a los intereses de los lobbys financieros y especulativos. A los sindicatos les llueven las hostias desde todos los ángulos del ring. Desde la derecha zafia, que mete en las redes sociales el Rolex de Cándido Méndez -que no es ni Rolex ni nada-, y que, sin embargo, no dice ni pío de las basuras que se le enciman en la chepa a uno de los padres intelectuales de toda esta mierda de la libertad para putear a clientes y empleados que representa, como nadie, don de Gerardo de Díaz de Ferrán, el ideólogo empresarial de doña Esperanza Aguirre.
  4. La callada presencia de los amigos de sí mismos y de nadie más, los intocables, los puros de espíritu, los no contaminados, los indignados que nos hicieron soñar y que desde que son los de la gaviota quienes manejan las delegaciones del Gobierno están desaparecidos. Íbamos a convocar una huelga general sin sindicatos y no fuimos capaces. Pero da lo mismo. En casa, con el twitter, se puede seguir diciendo que estos cabrones no nos representan y que están vendidos a no sé qué y a no sé quién.
  5. ¿Y con la reforma laboral en acción, quién se atreve a hacer huelga? Amigo, ahora te pueden echar a la puta calle por cualquier cosa. ¿Por hacer huelga? Por eso también

Creo que lo de que la cosa está difícil queda más o menos explicado, pero, y después del reconocimiento de la dificultad ¿qué hacemos? Hacemos una huelga general y explicamos algunas cosas:

  • La huelga general no es el fin del asunto. Es el principio. Tiene que ser un éxito, por supuesto, pero nada acaba con ella. Hay que enseñar los colores y hay que hacerlo como siempre ganando la huelga en las grandes empresas, en los servicios públicos, en las escuelas, en las universidades, en los mercados, en el Metro, en Mercamadrid, en todos los sitios donde sea posible confrontar con el piquete patronal que, esta vez, puede despedirte por eso.
  • El 29-M no es el final, sino el punto de partida. Si el gobierno del PP no reacciona en esta ocasión, habrá que poner en marcha nuevas protestas con motivo de la aprobación de los Presupuestos, de los recortes sociales que se van a ir produciendo en las distintas comunidades autónomas.
  • En esta ocasión, es posible que haya mucha gente con miedo a la hora de participar en la huelga porque sienta amenazado su puesto de trabajo. Por eso, en el 29-M, tan importante como la respuesta en los centros de trabajo será la participación en las manifestaciones que se montarán en todas las capitales españolas para protestar contra la reforma laboral. Las protestas multitudinarias, la presencia en la calle, será el auténtico termómetro del grado de éxito o fracaso de la hulega. Las cosas empiezan a medirse con la manifestaciones del domingo.
7 Comments
  1. Zaratustra says

    Los piquetes son más necesarios que nunca para combatir el miedo a los empresarios, capataces y directivos intermedios, que son peores que los amos. ¡A por ellos!

  2. inteligibilidad says

    Menuda inquina a los del 15M… O desconcimiento puro o mucha mala fe. Las asambleas han hecho (y siguen haciendo) mucho desde los barrios, desde lo más profundo del tejido social, asociándose con otros movimientos de calle. No tengo nada contra cc. oo. y ugt pero, lo de no mencionar a los sindicatos vascos, gallegos, cnt y cgt, ¿es a propósito? Porque aquí nadie dice que la convocatoria de cc. oo. y de ugt viene a la cola de las convocatorias regionales y anarcosindicalistas (sí, sí, fueron ellos los que llamaron a huelga el 29 de marzo). Unidad contra el desmantelamiento del Estado de bienestar y TODOS A LA HUELGA

  3. José says

    El mal llamado sunami conservador, sólo es ruido de la PPería mediática. Los Jefes de la PPecracia están cagados -con perdón- de miedo a las manifestaciones. Estas será inevitables hasta el el marrullero manos tijeras democratice la PPecracia. régimen fascista de gobierno, que ocultó durante la campaña electoral. O se democratiza o le echamos. O Pobo unido xamais será vencido. La soberanía nacional reside en el Pueblo.

  4. Luca Caballero says

    El mundo tal cual es. Excelente retrato de Pascual que husmea la pasma con la precisión del buen cirujano. Huelga difícil, sin duda, pero no soy capaz de encontrar, desde 1977, una lista de agresiones tan grave y tan amplia como la que ahora sufrimos, y a la que los sindicatos, justamente, tratan de responder.

  5. Hotgun says

    Pues miren ustedes, llevo mas de quince años haciendo de piquete del metal, y sinceramente, espero que esta vez los dirigentes sindicales se mojen, porque lo que es antes nos han dejado con el culo al aire. Y no lo digo tanto como tono critico ni para trollear, sino como suplica y apelación a hacer cada uno nuestro curro en esta huelga general. Salud y a por ellos!!!

  6. Hortensia says

    Pues sí, menuda inquina a los del 15 M. ¡Y a mí que me caen mejor que los sindicatos! Porque mire usted, no sé qué porcentaje dejará de hacer la huelga por miedo a que lo despidan, pero seguro que es muchísimo menor que el de los que no la van a hacer porque no han visto a los sindicatos moverse cuando llegamos a los dos millones de parados, ni a los tres ni a los cuatro ni cuando se veían en el horizonte los cinco. ¿Y ahora tenemos que salir a manifestarnos con ellos en primera fila y el PSOE en segunda? Va a ser que no. Y porque para muchos, los sindicatos forman parte del mismo entramado de banqueros, políticos, medios de comunicación, etc, que usted describe tan bien. Es todo parte del mismo teatro corrupto y privilegiado. Si no, ¿por qué les interesa mucho más el millón escaso de trabajadores a los que afecta la reforma laboral que los cinco de parados? Personalmente, creo que hay que articular otras formas de protesta y de cuida de la gente, y que eso tiene que empezar por debatir por barrios e ir articulando desde ahí soluciones.

  7. Chano says

    Las albóndigas, ¡joder!

Leave A Reply

Your email address will not be published.