El Gobierno presenta los ‘bancos malos’ obligatorios en su segunda reforma financiera

2
Luis de Guindos, Soraya Saénz de Santamarí y Ana Pastor, el viernes, durenta la conferencia de prensa posterior al Consejo de Ministros. / lamoncloa.gob.es

Ya está aquí la nueva reforma financiera, que eleva las provisiones a la banca, contempla las ayudas públicas y hace obligatoria la creación de un 'banco malo' a todas las entidades, con sus activos inmobiliarios valorados por expertos independientes. El Gobierno había jurado por activa y por pasiva que no crearía ‘bancos malos’, en los que depositar los activos tóxicos, sacándolos así de los balances de la banca. Era una treta de Mariano Rajoy y Luis de Guindos, ya que primero querían que las entidades se fusionaran e hicieran todo el ajuste posible para luego echarles una mano. Rajoy tenía claro que si lo hacía al revés, todo el mundo se echaría en manos de esa solución sin limpiar la casa. Además, al presidente no le gustaba el nombre, por lo peyorativo.

Fainé y Rato promovían en su día la idea del ‘banco de suelo’ y al final ha quedado como ‘sociedades de liquidación de activos’. Lo mismo da un eufemismo que otro. Ojo, seguro que quien tuviera dinero y tiempo, contemplaría con interés invertir en ese nuevo Banco Hipotecario. En el plazo de unos 10 años (por ejemplo), con toda seguridad daría buenos rendimientos, como lo dieron las inmobiliarias fallidas de primeros de los 90.

Publicidad

Guindos exige ahora muchas más provisiones a la banca, por lo que prácticamente sólo Santander y BBVA podrán mantener el beneficio. Los demás tendrán que hacer encaje de bolillos y más de una entidad presentará pérdidas trimestrales.

¿Qué más puede decirse? Pues que, a tenor de lo visto, podrían suprimir la figura del Banco de España. El papelón de MAFO en estas semanas ha sido lamentable y el colofón de Guindos sonó a puro cachondeo. Economía ha pasado olímpicamente del banco central y su gobernador. Mientras en Cibeles daban el visto bueno a Bankia para continuar en solitario, sin fusión obligada y le aprobaban su plan de saneamiento, 15 días después Guindos pedía a Rato que se fuera y nacionalizaba la entidad financiera, sin el menor apoyo de MAFO.

Ahora, se presenta una reforma financiera de calado, sin que el Gobernador, que se marcha el mes que viene, diga nada ni se le espere. ¿No queremos recortar estructura del estado? Visto lo visto, se podría prescindir totalmente del Banco de España.

El incremento de provisiones garantiza que el crédito seguirá estrangulado y que los bancos no subirán en Bolsa. Las entidades financieras se quejan de que los pequeños empresarios que piden financiación no lo hacen para capitalizar nuevos proyectos, sino para pagar deudas pasadas o atender sus necesidades de circulante. Con este círculo vicioso, parece imposible que se recupere la economía... sobre todo si se tiene en cuenta, además, que quienes han financiado al Tesoro de manera febril en los últimos meses han sido los bancos.

Si las entidades financieras precisaran de ayudas públicas, entraría el estado, a través de los ya famosos cocos. Se trata de bonos (convertibles contingentes) suscritos por el Tesoro que capitalizan a la entidad emisora y esta a su vez, abona un alto interés. En el caso de no cumplir con determinados ratios de capital, se convertirían en acciones de manera automática, por lo que el Estado pasaría a ser dueño de la entidad financiera en cuestión.

Mientras un elevado número de ciudadanos pasa miedo por sus ahorros en Bankia, ayer se presentó la segunda reforma financiera en poco más de dos meses. Que sea para bien, pero la sensación imperante es que aun no se ha dado con la tecla para salir de la crisis.

@ManuelLTorrents

2 Comments
  1. vicente fonolloba oliva says

    no se puede dejar en manos de los 2 grandes bancos la gestion de BANKIA
    pues estos son los orincipales es llevarnos al desastre
    jubilado Vicente

  2. felipe segovia says

    lo que hay que priorizar es que los embargado puedan pagar su deuda para ello se debe de re negociar la deuda y que sea abalada por el estado y a cada hipotecado que se le abale se le revise anualmente los ingresos para ajustar la devolución del principar

Leave A Reply

Your email address will not be published.