El pánico reina en Bankia, aunque Goirigolzarri intenta que todo parezca normal

1

El fantasma de la corrida bancaria sobrevuela la entidad, acuciado por algunas informaciones algo irresponsables que han espoleado esos miedos. Conviene recordar que los depósitos están garantizados y que el estado es el nuevo dueño de Bankia. Probablemente, Bankia es ahora la entidad más segura para tener un depósito y así lo recordó ayer en la CNMV.

Sin embargo, el día de ayer fue un nuevo vía crucis para la entidad. Llegó a caer un 28% en Bolsa, con lo que tuvo que ser suspendida. Finalmente, la cosa quedó en un 14% en negativo, con la cotización en 1,42 euros. La propia entidad intentó frenar, con cierta candidez, el descalabro incrementando la autocartera, algo que otra firmas como las constructoras ni se molestan en usar desde hace meses, ya que es algo así como intentar controlar un maremoto con un cubo.

Publicidad

El presidente, José Ignacio Goirigolzarri, dio la cara sin aspavientos, asegurando que la entidad funcionaba con normalidad y realmente, normalidad es la mejor medicina. Cualquier depositante debería saber que si hay un descalabro final en Bankia, será muy difícil que no ocurra un efecto contagio. Entonces, resultará casi imposible tener el dinero a salvo en alguna entidad.


Una cliente de Bankia abordó ayer al ministro Montoro cuando iba a dar una conferencia y le dijo: "Llevo trabajando desde los 14 años y, como me lo quiten, mato a quien sea".

En cualquier caso, Bankia pide a gritos que el Ejecutivo ponga en marcha su plan de reforma financiera. Todavía no hay entidades independientes que vayan a tasar los inmuebles y sigue habiendo algunas dudas de carácter técnico sobre los bancos malos. Dudas tan sutiles como si los activos ahí colocados se sacarán (o no) definitivamente del balance, cosa que no tienen claras las firmas financieras.

Mientras tanto, subyace el asunto de las participaciones preferentes y ahora, los sufridos accionistas que compraron acciones de su banco de toda la vida porque se lo recomendaron en la sucursal tienen la sensación de que les han tomado el pelo de la manera más miserable.

De nuevo, el mejor consejo que se les puede dar a estos inversores es paciencia. Si no necesitan el dinero, que aguanten. Las preferentes deberán canjearse por otros activos y si fueran depósitos, no sería una mala opción. Lo que, desde luego, no hará Bankia (ni ninguna otra entidad) es entregar dinero por el importe nominal a tocateja.

Sobre las acciones... pues queda aguantar unos años y el que pueda colocarlas en un paquetito mental y ponerles un lacito virtual para regalar a los hijos como herencia, será lo mejor que pueda hacer.

Mientras tanto, Goirigolzarri trabaja contra reloj, en un entorno, eso sí, en el que quizá Bankia pueda pasar a ser una anécdota, si la prima de riesgo continúa en el entorno de los 500 puntos básicos y la deuda ronda el 6,5%. De momento, ayer Moody´s le dio otro meneo a la baja a toda la banca.

Leave A Reply

Your email address will not be published.