A ‘sonetazo’ limpio contra la reforma laboral

5
Fernández Toxo y Cándido Méndez durante la concentración en Neptuno contra la reforma laboral. / S. Barrenechea (Efe)

Cuando hace unos meses escuché que el movimiento 15M se estaba planteando convocar una huelga general al margen de los sindicatos, inmediatamente se me vino a la cabeza un "no sé yo" como de escepticismo. Y no porque faltaran razones, entusiasmo o capacidad de movilización, que de todo eso había, y en abundancia, pero montar una huelga general es un asunto digamos que complicado que requiere de ciertas estructuras, de ciertos mecanismos automáticos que las centrales sindicales manejan y los 'indignados', de momento, no.

Publicidad

El pasado lunes, cuando leí el comunicado conjunto de CCOO y UGT anunciando un acto ludicoreivindicativo en la Plaza de Neptuno coincidiendo con el final de la tramitación parlamentaria de la reforma laboral se me vino a la cabeza exactamente la misma expresión: "No sé yo". Y al igual que en la anterior ocasión, no por falta de motivos, voluntad o  capacidad, sino porque para montar una espontánea explosión de indignación en una ciudad, aunque sea chiquitita -no la ciudad, sino la explosión-  es necesario dominar ciertos mecanismos,  cierto lenguaje que, de momento, los sindicatos no dominan.

Publicidad

Ayer, la delegada del Gobierno les dejó a las centrales sindicales un cacho de acera en la confluencia de Neptuno con la Carrera de San Jerónimo para que instalaran un tenderete y para que se concentraran, sin interrumpir el tráfico, desde las diez hasta las doce de la noche. Y los voluntariosos sindicalistas, acompañados por un puñado de periodistas y un grupo de escritores, poetas y actores, se presentaron a la cita en tiempo y forma para echar unos versos y unos gritos contra el desmantelamiento del sistema de relaciones laborales de este país que ayer mismo se acabó de perpetrar en el Congreso de los Diputados.

Y allí, encajonados por las lecheras de la Policía en una noche de primavera, se escucharon buenos sonetos y buenas consignas: Los estudiantes no matan elefantes y cosas así; bien traídas, desde luego. Por el escueto escenario que se montó para la ocasión fueron pasando, además de Méndez y Toxo, los representantes de distintos movimiento sociales que apoyaron la convocatoria: asociaciones de consumidores  (CECU), de defensa de la sanidad pública (FADSP), de lesbianas, gays, transexuales y bisexuales (COGAM), asociaciones vecinales (FRAVM), de padres (FAPA Giner de los Ríos), o el Foro Social de Madrid. Con que cada uno hubiera llevado al acto a un puñado de los suyos la cosa habría tenido otro color, pero los únicos que contaron con una destacada presencia, además de CCOO y UGT, fueron los del SUP, que también se sumaron a la convocatoria  y que seguramente tenían una nutrida representación de afiliados a solo unos metros de allí, eso sí, todos vestidos de azul y con una porra a la altura de la cintura, por rimar yo también algo.

Entre colectivo y colectivo se intercalaron los novelistas, los poetas, los artistas, que nos leyeron bellos versos de Vicente Aleixandre (Almudena Grandes), Cesar Vallejo (Lourdes Ortiz, Marta Sanz, Félix Grande), Miguel Hernández (Eduardo Mendicutti), Federico García Lorca (Luis García Montero, Juan Diego Botto) o Gabriel Celaya (Olga Rodríguez). El acto lo cerró el periodista Ignacio Escolar, que nos transmutó a todos en personajes del Callejón del Gato con solo leer un puñado de artículos de la Constitución: derecho a la vivienda y a la educación gratuita, derecho a la manifestación y al reparto proporcional de las cargas tributarias, derecho a la huelga y a recibir asistencia sanitaria pública...

Cuando ya no queda nada se suele decir que, al menos, queda la palabra y, seguramente, así será. En esos casos, si no son solo palabras, si además son palabras hermosas, palabras de poetas que no saben de agachadas, mejor que mejor, pero tengo la impresión de que, desde hace ya algún tiempo, bastante tiempo, no son los poetas los que ganan las revoluciones, sino los que las pierden. Habrá que cambiar también eso; incluso, aunque  Hollande no se haya pronunciado todavía al respecto.

5 Comments
  1. Luca Caballero says

    Buena crónica, buena pluma, buena tinta, buen disparo

  2. Maíllo says

    Buena crónica, buena pluma, buena tinta, buenas albóndigas

  3. M. Luz says

    Siempre queda la palabra, que no te quede ninguna duda..

  4. inteligibilidad says

    Está muy bien que en Cuartopoder se le dé voz a los sindicatos mayoritarios. Aunque, a mi parecer, se les va la fuerza por la boca (se sumaron al carro de la huelga general que otros habían convocado y prometieron una guerra al Gobierno que no termino de ver…). Toda actividad de protesta es buena y me consta que cc. oo. y ugt se mueven e informan a sus afiliados e intentan informar al resto de la sociedad, pero creo que se debería aquí dar también voz a otras organizaciones sindicales y luchadoras. Por ejemplo, hoy, 29 de mayo, la cgt, cnt y solidaridad obrera llaman a una huelga de consumo en lo que es el inicio de unas jornadas de movilización que durarán hasta el día 15 de junio http://cnt.es/noticias/cgt-cnt-so-convocan-jornadas-de-movilizaci%C3%B3n-del-29-de-mayo-al-15-de-junio

  5. Juventino says

    Amigo. Fiz uma busca e encontrei este, para tirar dudavis quanto a instalae7e3o do Win 7. A principio tenho duas dudavis. Tenho que ter conexe3o com a internet para fazer a instalae7e3o? Se sim, como fae7o no caso de usar claro 3G que usa um programa que e9 necessario logar windows, abrir programa e mandar conectar? Posso usar a verse3o Ultimate 64 bits com 1 giga de ram apenas? POr hora muito obrigado!Silvio SgarbiEnquantoisso responde: Brodher Vocea ne3o precisa de estar na internet para instalar. Toda instalae7e3o e9 of line. A verse3o 64 bits e9 melhor quando se tem mais de 2giga pois ela consegue ler mais quantidade de memf3ria que a 32 bits. Outro fato e9 vocea ter certeza que sua placa mae e processador se3o compatedveis. Eu gosto da 64 bits, mas tenho 4 giga de memf3ria.Obrigado por seu comente1rio

Leave A Reply

Your email address will not be published.