Grecia al límite: la consigna ya no es austeridad sino empobrecimiento

5
Imagen tomada el pasado 29 de julio de una tienda de Atenas que exhibía una camiseta con un eslogan alusivo a la crisis que sufre el país heleno. / Simela Pantzartzi (Efe)

La troika ha vuelto a Atenas. El Fondo Monetario Internacional, el Banco Central Europeo y la Comisión Europea se sientan otra vez a negociar qué les cortan. Es posible que las calles Sofocleus y Evripidou hayan vuelto a recordar estos días lo que es el cepillo de un barrendero y probable que la policía patrulle ahora día y noche para asegurarse de que los alrededores de Omonia pierden por un momento su aspecto de gueto y abandono. No vayan a ver los hombres de negro la traducción en las calles de lo que firman en los despachos. Pero las cifras no mienten y lo que dicen es que esto ya no es una política de austeridad sino de empobrecimiento y de que incluso ahora, cuando cada griego al que se le pregunta asegura que el país no puede más, se intenta una nueva vuelta que abone esa inmensa clase baja, ese estrato cosificado en factor trabajo a precios de ganga que están creando en el sur de Europa. 

En qué cabeza cabe si no que se pida que se amplíe la semana laboral a seis días, como aseguraba ayer el diario griego Imerisia que ha hecho la troika, en un país como Grecia en el que la tasa de desempleo ha pasado en un año del 16,8% al 23,1% y donde el paro juvenil alcanza ya al 52,9% de los menores de 25 años, según los datos de julio actualizados por Eurostat el pasado viernes. Si hacen falta más horas de trabajo, que se contrate más mano de obra. Si no hacen falta, entonces con la semana laboral de seis días lo que se pretende es reorganizar la fuerza laboral y seguir aumentando esa bolsa de paro inmensa. ¿Cómo es posible que se defienda la teoría del incremento de la productividad a base de desempleo cuando el imparable hundimiento de la economía ha demostrado que no hay país desarrollado que levante cabeza si se le cae de forma sostenida la demanda interna, aporte principal del PIB?

Y, sin embargo, además de la injerencia que supone ya sin ningún pudor en ámbitos de la soberanía nacional, cada medida nueva en el plano laboral que exigen no va sino a incrementar el desempleo. Según el citado diario heleno, la troika ha recomendado al Gobierno de Antonis Samaras una profunda flexibilización del mercado laboral que incluye reducir el coste de entrada y salida del mismo para las empresas así como una mayor laxitud con las exigencias de los horarios de trabajo del tipo reducir el número de horas de descanso que tienen que transcurrir entre dos jornadas. También piden que se reduzca el plazo con el que un empresario debe comunicar un despido y la cantidad a indemnizar.

Es un camino similar al que se está haciendo recorrer a España, donde las sucesivas reformas laborales no han hecho sino facilitar el despido, abaratarlo de forma que las empresas puedan sustituir sin despeinarse plantillas mejor retribuidas por otras más baratas o exigencias tan incomprensibles como es la de retrasar la edad de jubilación en países con tasas de paro juvenil que tocan a más de la mitad de los menores de 25 años, retrasando con ello el cambio generacional.

A finales de julio, en una entrevista con cuartopoder.es, el director general de la Confederación de Sindicatos de Empleados Públicos Griegos (Adedy), Elías Eliopoulos, ya advertía de que, después de que empleados públicos y privados hayan perdido una media del 50% de su sueldo y con el paro existente “no se puede llegar más lejos” con las medidas de la troika porque “el griego no aguanta más”.

Es posible que en la sede del partido fascista Amanecer Dorado brindasen ayer a la salud de estas informaciones que empiezan a aparecer sobre las nuevas exigencias al país, porque cada nuevo griego desesperado puede ser un potencial simpatizante del partido, y ya van por el 7% de los votos.

Cuando se habla con los griegos del pasado lo primero que suelen hacer es criticar a los propios griegos. Sobre todo a la clase política pero también a los ciudadanos por haberla dejado hacer durante años mientras, a quien no se había visto beneficiado del clientelismo imperante, el crédito fácil le permitía la ilusión de tener una buena vida. Señalan al asfalto de Atenas y preguntan, a modo de ejemplo, cómo es posible que los pasos de peatones, un recuerdo como mucho de algo que debieron ser rayas blancas, lleven sin pintar desde los Juegos Olímpicos de 2004. ¿Dónde ha ido el dinero? Nada hay más crítico que un griego hablando de su país. Cuando se habla con los griegos de futuro se refieren a finales de 2012. Las variables más allá de esa fecha hacen totalmente incierto cualquier pronóstico. Solo hay algo que tienen claro, desde los políticos a los sindicatos, desde el dueño de un restaurante a la directora del centro municipal que asiste a familias que se han quedado sin nada: Grecia no puede más.

Recortar donde no hay

Ya en la anterior visita de la troika, que visitó Atenas para dar el toque oportuno al nuevo Gobierno antes de irse de vacaciones, se empezaban a escuchar recortes que poco podían aportar a la política de ajuste que exige a Grecia compromisos para mermar su déficit en otros 11.600 millones de euros el próximo año.

Parecían más bien medidas para sumir definitivamente a los ciudadanos en la desesperación. Dos ejemplos: Cómo entender que el 1 de julio no se renovase el contrato a 40 de los 60 trabajadores que reparten comida en un centro municipal de Atenas justo cuando en la primera mitad de este año se ha duplicado el número de familias griegas que acuden a este servicio como última vía para subsistir. O cómo se explica que de las cinco furgonetas que recorrían Atenas para prestar atención sanitaria primaria a quienes ya no reciben dicha asistencia en los centros hospitalarios por haber excedido el tiempo límite en el paro, se pensasen reducir a dos desde agosto. Por no hablar de que ahora se quiere ir también a por las pensiones inferiores a 1.000 euros al mes, a por el recurso de subsistencia de muchas familias que han visto cómo perdían el empleo los hijos y luego los padres y ahora viven con los abuelos.

5 Comments
  1. Josep González Ribera says

    A mí me asalta cada vez más una duda inquietante: ¿estos señores de la troika, o, tanto da, de las instituciones financieras internacionales, son personas en el sentido que le solemos dar al término persona? No estoy diciendo, claro está, no soy un conspiranoico, que sean lagartos o marcianos, sino que lo que me pregunto es si su constitución moral, sensible, afectiva, es la que solemos entender cuando usamos el término persona, o cuando hablamos del ser humano. ¿En su constitución moral no se parecen, más bien, a alimañas, alimañas crueles y feroces que sólo buscan hacer daño, es más, que obtienen placer haciendo daño? Nótese que digo alimañas, y no animales. Los animales más feroces, un lobo, un tigre, un león, matan para aliviar el hambre, parece claro que estas gentes tienen otros motivos para matar pueblos, para llevar personas al suicidio, o, directamente, si pensamos en el Tercer Mundo, para matarlas de hambre. Estamos gobernados, hemos de llegar a la conclusión, gobernados, dirigidos, mandados, manipulados, por elementos de los que ni siquiera podemos decir claramente que sean personas, y que tienen muy claro que han de hacer contra nosotros todo lo que sea menester para acrecentar su poder y su riqueza. Así que, o reclamamos nosotros nuestra condición de personas, la reclamamos bien alto, y del modo que sea preciso, o nosotros tampoco lo seremos, seremos simplemente muñecos de paja a los que cualquiera puede golpear, herir o manipular.

  2. Justo says

    Aclaremos conceptos: Ni la EU, ni Alemania u otro Estado europeo están exigiendo a Grecia que ahorre más; ahorrar puede quien tiene algo en su bolsillo, o en su cuenta bancaria, el Estado griego no tiene un clavel, porque, al parecer, pagar impuestos en Grecia es políticamente incorrecto.Lo que el Estado griego recauda no llega para alimentar al 10% de la legión de funcionarios, que nadie sabe que función desenpeñan.

Leave A Reply

Your email address will not be published.