ATUDELA | Publicado: - Actualizado: 7/1/2017 01:54

Gráfico del informe ‘Panorama de la Educación. Indicadores de la OCDE 2012’.

Recortar en el gasto para educación, lejos de ayudar a equilibrar las cuentas públicas, las castiga. El dinero que se destina a fomentar la formación más allá de la educación básica no solo se recupera,  a la larga permite a las arcas del Estado un ingreso por encima de lo invertido. Conclusión: las políticas de austeridad se equivocan apuntando a la educación pública como objetivo de los recortes. Según el último informe elaborado por la OCDE bajo el nombre Situación de la Educación 2012, por cada euro público destinado a apoyar la educación superior en España, el Estado recupera entre 1,62 y 1,9 euros. Y por cada euro destinado a formaciones de grado medio, se recuperan 1,6.

La cuantía es mucho más elevada en la media de países de la OCDE, donde el retorno en la educación superior es de cuatro veces lo invertido en el caso de los hombres y de 2,5 veces en el de las mujeres.

Frente a la defensa de las políticas de ajuste, el presidente del organismo, Ángel Gurría, llama la atención a los Gobiernos al comienzo del estudio sobre el hecho de que “los contribuyentes son cada vez más conscientes de los retornos económicos y sociales de los fondos públicos destinados a apoyar la educación superior”.

El estudio de la OCDE demuestra una amplitud de miras muy superior a la que se está empleando en las políticas de austeridad impuestas al sur de Europa, que no han dudado en pedir expresamente recortes en educación a los países rescatados o en vías de estarlo. Si lo que se buscan son reformas estructurales, si la intención es modificar los cimientos del Estado del Bienestar para hacerlo sostenible a largo plazo como dicen, el recorte en educación es un palo en la rueda de las cuentas públicas. Otra cosa es que la intención de los cambios, arropada en las supuestas prisas por arrojar una cifra de déficit que le guste al mercado, no sea favorecer las cuentas públicas sino crear un ejército de mano de obra poco formada y por tanto barata a orillas del Mediterráneo.

El cálculo

La OCDE ha elaborado un pormenorizado cálculo de los costes y beneficios de la educación secundaria y superior en el que no se limita a restar el dinero contante y sonante que se destina en un año concreto a la educación. En los costes, además de los directos, se incluye un cálculo de los ingresos que ya no va a obtener el erario público durante los años de formación adicionales de cada individuo ni por cotizaciones sociales ni por el impuesto sobre la renta (ajustado por la probabilidad de desempleo).

A la hora de calcular los beneficios de esa inversión, en los que se tiene en cuenta la vida laboral completa (como prueba de visión a largo plazo), se incluyen los mayores ingresos que obtienen las arcas públicas de quienes tienen un nivel salarial más elevado, tanto por los impuestos directos (IRPF) que se ingresan, como por las  mayores cotizaciones sociales, las menores transferencias y la mayor probabilidad de encontrar trabajo y conservarlo. Esto último supone un beneficio debido a la menor posibilidad de que una persona con formación superior se quede sin trabajo y suponga un coste en prestaciones por desempleo.

Utilizando los últimos datos auditados disponibles, que corresponden a 2008, la OCDE calcula que España destinaba unos 16.200 euros públicos a formar a una persona en grados secundarios. Los ingresos que volverán al fondo común a lo largo de la vida laboral de quienes han recibido esa formación están en 26.150 euros por encima de lo que aportan quienes abandonan los estudios tras la educación obligatoria (descontada la inflación estimada y el coste medio de financiación del país).

Es decir, España no solo recupera lo invertido sino que saca a largo plazo un beneficio neto por cada persona que forma en grados educativos intermedios de unos 9.800 euros.

Esa diferencia es aún mayor si la formación es de grado superior. En ese caso, el beneficio neto que sacan las arcas públicas por su inversión se duplica respecto a la formación secundaria en el caso de los hombres, alcanzando los 20.000 euros, y triplica en el de las mujeres, llegando a los 29.200 euros de ganancia limpia.

La OCDE señala que, “en la práctica, niveles superiores de educación provocan además toda una serie de efectos adicionales que no se tienen en cuenta en el estudio como que, debido a que los ingresos normalmente son mayores cuando lo es el nivel educativo, los individuos consumen en principio más bienes y servicios y, por lo tanto, pagan mayores impuestos indirectos”, como el IVA.

El organismo también recuerda que “los incentivos para invertir en educación, tanto para el ámbito público como para el privado, es probable que sean mayores cuando se analicen los años posteriores a 2008 y se consideren por tanto los ejercicios sucesivos de la crisis económica global”, dada la mejor capacidad de resistencia de los individuos con mayor nivel educativo.

Más inversión privada o menos salarios

Hay dos causas que llevan a que lo que se recupera de la inversión pública en educación en la media de la OCDE sea muy superior a España. Por un lado, la existencia de países en los que el porcentaje de gasto educativo por parte de familias y estudiantes es mucho más elevado con respecto al total que aquí. La menor inversión pública hace que sea más rentable cada euro destinado a educación; por otro lado está el hecho de que en España la diferencia de salario para aquellas personas con mayor formación respecto a las de nivel inferior es también menor a la media.

¿Qué ocurre si ahora se elimina gasto público dejando un mayor porcentaje del coste de la educación al bolsillo de familias y estudiantes? Es probable que lejos de crecer, el ingreso público derivado de la educación media y superior disminuya porque se reduzca el número de persones que continúe con sus estudios. “Los países deben tener cuidado para lograr un equilibrio apropiado entre el apoyo público a la educación y la parte de los costes que obligan a cubrir a los estudiantes y sus familias”, advierte Gurría. “Según los datos del gasto, estudiantes y familias están asumiendo cada vez un porcentaje mayor de los costes educativos en muchos de los países de la OCDE. (…) Esto puede conducir a situaciones en las que los individuos se enfrenten a enormes barreras para continuar con su educación”.

Es el riesgo que corre España tras la decisión del Gobierno de Mariano Rajoy de elevar las tasas universitarias hasta un 66% para el año escolar 2012-2013.

El nivel de salarios es el segundo factor. En general, la distancia entre quienes cuentan con estudios superiores y quienes no los tienen se ha incrementado con la crisis. En 2008, los ingresos de un hombre con estudios superiores en la OCDE estaban de media un 58% por encima de los de una persona con formación secundaria. Dos años después, la distancia es ya del 67%. En el caso de las mujeres, la diferencia se ha incrementado pero menos, pasando del 54% al 59%.

En España esa distancia es del 33% para los hombres y el 59% para las mujeres. La OCDE alerta de otra consecuencia de esta situación salarial. “Debido a que las nuevas generaciones tienen mayor movilidad, una estructura de retribuciones que no compense adecuadamente a los individuos más educados puede provocar una pérdida de esos individuos en favor de países que ofrezcan un potencial de ingresos mayor”.

Artículos Relacionados

  • Trinidad puerto Pascual-o7581643S

    Recortar en educación es uno de los mayores desastres que pueden venir a España para hundirla en el retraso secular que nos ha caracterizado. Si lo pide Europa es porque tendra esclavos baratos para que la sirvan, si lo hace Rajoi es burlarse aun más de los que le eligieron y despreciarlos no le interesa su desarrollo humano. de todas formas todos son capitalistas que agotando los recursos quieren ahora comercializar la educación que puede ser un expraordinario mercado para su dominio.¿Cómo liberarnos?. El movimiento social más lúcido ha sido el 15M que ha diagnosticado el problema de la crisis y fue promovido por los universitarios de España. lucharemos contra el poder enemigo de los mercados.

  • fpg

    En esta misma linea, en la actual conyuntura económica las exportaciones de nuestras empresas hacen que la balanza comercial sea favorable. Esto quiere decir que tenemos empresas competitivas, que seguro han invertido en I+D+i.
    Sin embargo, el gobierno del Sr. Rajoy y del ministro De Guindos, a la sazón ministro también de competitivad, del que depende la Investigación, parece que no se enteran.

    Todo lo que no sea austeridad y recortes no lo ven. Cada vez estoy mas convencido de que este PP nos va a dejar el pais como un solar.
    Saludos cordiales

- Publicidad -
icono cuartopoder  Lo más reciente
 
- Publicidad -
- Publicidad -

- Publicidad -
Volver Arriba

Send this to a friend