Izquierda Unida y los palestinos

1
El representante de la Autoridad Palestina en España. Musa Amer Odeh, agradece los aplausos de los delegados tras su intervención en la Asamblea de IU. / José Camó (Flickr de Izquierda Unida)

Más les vale a los palestinos que Israel permanezca en su sitio, a pesar de Netanyahu, Lieberman y los colonos. Y más le vale a la buena gente de Izquierda Unida que defienda los derechos humanos con un poco de conocimiento de la realidad. Para que no se pegue un tiro en el pie. Y, sobre todo, para no avalar con sus memeces a los asesinos que dictan la ley del terror en las desgraciadas comunidades musulmanas situadas al oeste del Jordán que los izquierdistas españoles quieren liberar del dominio imperialista. Tienen mucha suerte los militantes de Izquierda Unida de vivir en España y de que sus hijos, sus hermanos y sus mujeres –o ellos mismos– puedan dar rienda suelta, si es el caso, a sus inclinaciones sexuales favoritas sin que nadie les diga nada aunque sean aberrantes según los códigos religiosos. Porque en su querida Palestina esa libertad sexual les costaría la vida. En Palestina a los maricones les tiran a dar, no en el pie sino en la cabeza. No me refiero sólo a la “criminalmente bloqueada” Gaza, también aludo al corazón de la “laica” Cisjordania, a la populosa, cosmopolita y siempre disputada Jerusalén Oriental.

El domingo escuché en cuartopoder los alegatos del “embajador” de Palestina en la X Asamblea Federal de Izquierda Unida. Y también oí los aplausos de la buena gente de  Cayo Lara al final de la intervención palestina, en la línea consabida de apoyo fervoroso a la liberación de los pueblos oprimidos, con los palestinos a la cabeza. El culpable, ya se sabe, es el Imperio del Mal: los jodidos norteamericanos y su pareja de baile, los malditos sionistas. Protesto y digo: una polla como una olla. Dejemos la alta política, la geoestrategia y las ideologías de vanguardia. Hablemos de las personas corrientes, judíos, musulmanes o metodistas.

Vive y deja vivir. ¿Te dejan vivir a tu aire en Palestina? Pues no. Insisto, queridos amigos poscomunistas de Izquierda Unida: en Palestina tened mucho cuidado con el pito. ¿Y en Tel-Aviv, te dejan sacar la polla fuera de la bragueta? Sí, aunque tengas que esperar a la medianoche. Pero en Palestina no la puedes sacar nunca. Ni se te ocurra, querido afiliado de Izquierda Unida. Y si eres afiliada, no te digo nada. El código del honor femenino dictado por los machos palestinos te haría la vida imposible si decidieras ser algo más que una mosca sumisa.

Me contaba hace poco un rabino de Jerusalén, miembro conspicuo de la secta liberal masortí, y padre adoptivo de un muchacho de 26 años, sus desvelos para que su retoño tenga una buena vida. Su hijo es palestino, nació en Jerusalén Oriental, es gay y sus padres biológicos le quieren matar por su “orientación” sexual. El muchacho palestino acudió al rabino israelí en busca de protección, se refugió en Israel pero los asesinos –sus padres, sus primos, unos chavales de su misma edad- le buscaban para poner fin a su deshonra.

Su padre adoptivo, el rabino, le envió a Estocolmo, donde el exiliado palestino estudia un postgrado de ciencias políticas. En  Israel sólo se encuentran seguros los gays judíos. ¿Seguros? En Israel nadie vive seguro. Ni siquiera los enemigos de Israel, que son los amigos de ese Quijote de los derechos humanos que es Cayo Lara. ¿A quién quieres liberar, Cayo? ¿Dónde están los demonios de tu infancia perdida? ¿Dónde vas a hacer la revolución? ¿En Gaza? Allí no queda nadie por liberar. En Gaza, y un poco menos en Cisjordania, nunca han conocido las falsas libertades burguesas de la democracia formal.

Las libertades burguesas se escriben con tinta. Las libertades palestinas siempre se escriben con sangre, la de los judíos, la de los mártires con explosivos en la cintura, la de los que colaboran con los enemigos y la de las mujeres descarriadas. ¿Sangre o tinta china? To be or not to be, Cayo.

1 Comment
  1. Mecacholo says

    Da la impresión de que el autor está haciendo demagogia barata, al hacernos creer que IU apoya la persecución homófoba en Palestina.

    IU rechaza la política de exterminio del gobierno sionista, lo cual no implica en absoluto que apoye la persecución homófoba de algunos palestinos. ¿Que es criticable tal persecución? Algunos militantes de IU somos homosexuales o apoyamos abiertamente al movimiento LGBT, así que nadie nos va a venir a convencer de eso. Pero que algunas gentes de Palestina obren equivocadamente en este tema no justifica que se les extermine. Porque desde IU tenemos la valentía y la coherencia de defender los derechos humanos, incluso de las personas con las que no estamos de acuerdo en muchos temas: un ser humano tiene derechos, y los defenderemos, independientemente de que estén de acuerdo con nosotros o no. Defender a los palestinos de los abusos de Israel no es lo mismo que apoyar la represión homófoba que algunos de esos palestinos abusados ejercen a su vez sobre los homosexuales o las mujeres. Creo que cualquier persona es capaz de entenderlo. Quizás el autor sugiera que la manera más eficaz de luchar contra la represión sexual que ejercen algunos palestinos sea apoyar su exterminio a manos de Israel. Si es así, el autor se califica solo.

Leave A Reply

Your email address will not be published.