127.248 parados menos; pero solo 26.853 cotizantes más

Cuando el presidente de la patronal, Juan Rosell, insiste –en contra de los criterios de las instituciones comunitarias- en que aquí los datos sobre el empleo que valen, los buenos, los pata negra, son los de paro registrado en las oficinas de empleo cada mes y no los de la Encuesta de Población Activa (EPA), no lo dice de gratis. Lo dice por algo. Y no solo porque desde el punto de vista cuantitativo el mapa de la desolación a la que nos ha conducido la tozuda apuesta de CEOE y del Gobierno del PP por la desregulación del mercado laboral, el abaratamiento del despido y el desmantelamiento de la negociación colectiva queda pelín menos siniestro en los datos que distribuye el Ministerio de Empleo (4.763.680 desempleados en el mes de junio según los datos facilitados esta misma mañana) que en los que aporta cada tres meses el INE (la última EPA situaba el número de parados en 6.202.700).

Nuevamente, la ridícula y manida expresión esa de las frías cifras estadísticas se nos viene abajo para demostrarnos que los datos no son ni fríos ni calientes, son solo datos, interpretables, eso sí, pero datos. ¿Y qué nos dicen los datos de paro registrado y afiliación a la Seguridad Social que ha hecho público el departamento de Fátima Báñez sobre el mes de junio? Pues nos dicen que el paro ha bajado en 127.248 personas y que ese es el mejor dato de la serie histórica. Nos dicen también que junio es un mes de creación de empleo, por la cosa del turismo, y que es precisamente en el sector servicios donde la reducción del número de desempleados se ha notado más. De hecho, 90.149 bajas de parados en las oficinas de empleo se registraron en ese sector. Nos dicen también que el empleo que se crea en los Servicios es un empleo precario, temporal. Así, de los 1.277.255 contratos registrados en junio, tan solo 87.349 fueron indefinidos, esto es, el 6,84%  del total, exactamente lo mismo que ha ocurrido en los últimos meses.

Publicidad

¿Y qué más? Pues que las buenas cifras de paro registrado no se trasladan, lamentablemente, a las de afiliación a la Seguridad Social, que únicamente crece un 0,16% respecto al mes anterior (26.853 afiliados más) para llegar al número total de 16.393.866 afiliados. ¿Y por qué pasa esto? ¿Por qué si el paro baja en 127.248 personas el número de afiliados a la Seguridad Social solo crece en 26.853? Porque una buena parte de esos que dejan de estar registrados en las oficinas de empleo lo hacen porque desisten de buscarlo allí, porque han agotado la prestación, porque emigran, porque se jubilan, porque se mueren… Los parados también se mueren.

¡Ah! Los datos también nos dicen otra cosa. La tasa de cobertura de desempleo del sistema, esto es, el número de desempleados que reciben prestación, sigue cayendo y se sitúa en el 61,49%, casi seis puntos menos que hace un año. Eso también lo dicen las mal llamadas –y nunca más que en este caso- frías cifras estadísticas.