El paro baja en 2013, la afiliación a la Seguridad Social, también

0


Una vez estrujado hasta los huesos el mercado laboral español,  una vez ejecutados los ERE masivos en todo tipo de sectores, una vez fulminadas miles y miles de pequeñas y medianas empresas y después de la ruina de muchos autónomos, una vez animados los jóvenes y los inmigrantes a buscarse las lentejas fuera del país, una vez logrado el paraíso en la tierra del despide como quieras y contrata como te da la gana -que vienen persiguiendo la patronal y la derecha española desde hace décadas-, una vez que hemos tocado suelo y que ya no hay casi nada que perder resulta que la inercia del brutal tortazo hace rebotar los maltrechos cuerpos hacia arriba fruto de la colisión y, el desempleo, baja en diciembre.

Así es, concretamente se reduce en 107.570 personas respecto al mes anterior, el mayor descenso en un mes de diciembre, y en 147.385 (-3%) en el conjunto del año.  En cualquier caso, estas cosas conviene recordarlas para atemperar las tertulianas euforias,  a día de antes de ayer el número de españoles en situación de desempleo superaba los 4,7 millones de personas.

También fue bueno diciembre en lo que respecta a las afliaciones a la Seguridad Social, que se incrementaron en 64.097 respecto a noviembre para situar la cifra total de afiliados en los 16.357.640. No fueron tan bien las cosas, en este caso, respecto al conjunto del año, ya que la Seguridad Social acaba con 85.041 afiliados menos que en 2012.

Publicidad

Contratos también se firmaron muchos, de hecho, cada vez se firman más, lo que no quiere decir que el que los firma trabaje más también. Un contrato fijo se firma una vez, uno a tiempo parcial de tres días se firma, si hay suerte, cada tres días.

Además, los datos de temporalidad de los últimos meses vienen dibujando prístinamente frente a nuestras narices el nuevo marco en el que, la mayoría de nosotros, y lamentablemente quizás también de nuestros hijos, vamos a tener que jugarnos la partida de nuestro futuro profesional: temporal, precario, sin derechos, mal remunerado. ¿Pero es un trabajo, no?, dicen algunos. Pues sí, lo es.

En este sentido, de los 14.792.614 contratos firmados en 2013, hasta 13.657.665, un 92,33% del total, fueron de carácter temporal. Los contratos indefinidos han experimentado una caída superior al 18% respecto a 2012.

Otro cuadro, uno que aparece casi al final del informe de 78 páginas que presenta el Ministerio de Empleo cada mes, nos recuerda también que los beneficiarios de prestaciones existentes a final de noviembre (aquí las cifras van un mes por detrás) fueron 2.801.262, lo que supone una disminución respecto al mismo mes del año anterior del 6,7%. La cobertura del sistema de protección por desempleo durante el mes de noviembre de 2013 ha sido del 61,43%, el mismo indicador en noviembre de 2012 fue de 64,29%, lo que supone un descenso en la cobertura del 4,4 %.  Esto es, que muchos siguen sin nada.

El verdadero alcance de la recuperación del empleo nos lo proporcionará con mayor exactitud la próxima Encuesta de Población Activa que prepara el INE, por lo que podemos estar seguros de que no se producirán filtraciones como el avance que consiguieron ayer los compañeros de la agencia Servimedia, a los que el Gobierno jura y perjura que no filtró la información. ¿Y de dónde la habrán sacado entonces? En fin, un borrón gordo del departamento de Fátima Báñez, que nos retrotrae a la época de los gobiernos de JosÉ María Aznar, con Eduardo Zaplana al frente del Ministerio de Trabajo, en los que este tipo de conchabeos con los datos oficiales eran habituales. Pensábamos que ya habíamos terminado con tales prácticas, que deberían abochornarnos ante nuestros 'socios' europeos, pero debíamos estar equivocados, también en eso.

Leave A Reply

Your email address will not be published.