Podemos se reúne con CGT, da largas a UGT y tiene un contacto discreto con CCOO

7
podemos_cgt
A la izquierda, los dirigentes de Podemos Luis Alegre, Jorge Lago y Miguel Vila; a la derecha, José Aranda y Desiderio de Martín, de CGT, durante el encuentro celebrado el pasado miércoles, día 17. / rojoynegro.info

Si las neonatas relaciones de Podemos con formaciones políticas como PP y PSOE están siendo convulsas y a cara de perro, de navaja en la boca, vamos; si presentan matices timoratos y desconfiados con otros partidos de la izquierda, como IU, las que ha comenzado a entablar el partido de los círculos con los sindicatos podrían calificarse de "cautas", "muy cautas".

El pasado mes de junio, tras la irrupción de Podemos en el mapa político español y europeo con el respaldo de 1,2 millones de votos (cinco eurodiputados), el secretario general de UGT, Cándido Méndez, remitió una carta a Pablo Iglesias para felicitarle por el resultado y para solicitar un encuentro con el objeto de debatir sobre tres asuntos que el sindicato considera de máximo interés: el plan de inversiones propuesto por la Conferencia Europea de Sindicatos, la inmigración, fundamentalmente la que concierne a los países del sur de Europa, y el problema de la deuda. La carta, a día de hoy, no ha recibido respuesta.

Con quien sí han mantenido un primer contacto los representantes de Podemos es con la CGT, concretamente celebraron un encuentro el pasado 17 de septiembre tras el que el sindicato colgó un comunicado en su página web: "Al respecto de la posición de los sindicatos del régimen, los portavoces de Podemos a título individual -pues indicaron que hasta que su organización no finalice el proceso de constitución no habrá una posición oficial al respecto- manifestaron su comprensión con el análisis de la CGT en relación a que la acción de estos sindicatos es parte del problema”.

¿Y eso qué significa? Según los interlocutores de cuartopoder.es, en Podemos significa exactamente eso, que no habrá un posicionamiento formal respecto a este asunto hasta que la formación esté constituida. Esto es, que el modelo de relaciones con los sindicatos está todavía por determinar.

¿Y cuáles son las alternativas? Por lo que se desprende de los debates en los círculos y en la Plaza de Podemos, las opciones podrían ser tres. La primera, impulsar la formación de un sindicato (alguna propuestas ya le han puesto nombre: Somos), que, de momento, parece contar con un apoyo marginal. La segunda, tomar a alguno de los sindicatos existentes como referente. ¿Podría ser la CGT por similitudes en la forma de afrontar la contestación social? La idea de un sindicato como correa de transmisión de un partido, que tantos años costó superar en España, no parece tampoco gozar de demasiados apoyos.

La tercera opción pasaría por presentar una propuesta de regeneración del movimiento sindical y establecer vínculos de colaboración, y de acción, con esos sindicatos renovados, "necesarios para dar la batalla política y social", precisaron las citadas fuentes. Esta vía necesita tiempo y diálogo, que ya se ha abierto de forma no oficial con CCOO, sindicato con el que dirigentes de Podemos han mantenido un primer contacto en el que se espera profundizar en los próximos meses.

La relación de Podemos con los sindicatos no ha sido fácil hasta la fecha, y no parece que vaya a ser un camino de rosas en el futuro inmediato. La coyuntura, desde luego, no ayuda, y la sensación de parálisis en la acción de unos sindicatos acosados judicial y mediáticamente, tampoco. Y dicho eso, y según reconocen los propios sindicatos, se cuentan por miles los militantes de CCOO, UGT o CGT que apoyan a Podemos. Así que quizás estén obligados, por lo menos, a hablar. Y luego ya veremos si podemos o no podemos...

7 Comments
  1. juanjo says

    Todo un lujazo para alguien que está empezando. Sin duda Podemos tendrá rrecorrido.
    ..

  2. gor k says

    Me alegra q podemos se reuna on los sindicatos y en especial con cgt. Ya q para mi pdemos y cgt es la misma forma de hacer las cosas. Pero cada uno en su lugar correspo diente. De las tres obciones q se mencionan yo me quedaria co la de colaborar puntualmente con cgt y nada de que uno dependa de otro. Eso es loq ha pasado con ccoo ugt y solo hay q ver como estamos.

  3. Pablo Félix GO says

    En el tema del sindicalismo la dificultad está más en los malos hábitos adquiridos, los intereses creados y la desmovilización de los trabajadores que en consecuencia ha crecido.
    En fin, ahora existe Podemos: no sé si es buena idea crear un sindicato o no, ya veremos, pero creo que sí que el punto inicial es crear corrientes articuladas de simpatizantes de Podemos en el seno de los sindicatos realmente existentes ahora.

  4. Currilla says

    Los sindicatos, UGT, CCOO, ESO, son la prolongación de los partidos, los mismos tic, colocar a los familiares, aunque no sepan leer, menos sacarle al trabajador problemas según la ley. Una vez estuvimos en el paro, se cerro el hotel donde había trabajado Mat durante diez años, del finiquito, no se pronunciaban, es más lo tomaron a pitorreo, hasta que Mat, les propuso, si que remos cobrar vayamos a un abogado, le damos un 10%, y dicho y hecho, los que iban a reír se quedaron con tres palmos de nariz, se acabaron pagar las cuotas, para que un niñato vestido de «pobre» se hiciera rico, paseándose, y así han llegado a no tener apego al alguno con lo social, les escribí cuando me estaban amenazando tras mi accidente, aún estoy esperando la contestación. Renovarse o morir, eso si sin darle manga ancha, exigiendo que defiendan los derechos, tanto si las empresas son grandes como pequeñas, trabajar trabajamos, y defensa ante el empresariado necesitamos. Podemos, parece, pero dado todo lo que nos está pasando no hay que darse a ellos, sin mínimo seguimiento, que nadie nos tome por pardillillos

  5. Proletario says

    PP y PSOE han tenido su oportunidad. Ahora le toca a quien promete y con claridad defender al pobre, al pueblo, al desprotegido frente a la banca y el capital. Pues en el mundo sindical igual, UGT y CCOO han tenido su oportunidad. Ahora le toca a otros protagonistas sindicatos que no reciben ni recibirán subvenciones. Y los trabajadores haber si espabilamos y nos afiliamos más si queremos sindicatos que no convivan con el poder político.

Leave A Reply

Your email address will not be published.