El Gobierno consigue que los españoles vuelvan al campo

Datos del paro del mes de septiembre, en relación al mes anterior, por sectores de actividad. / empleo.gob.es
Datos del paro del mes de septiembre, en relación al mes anterior, por sectores de actividad. / empleo.gob.es

Si lo que pretendía el Gobierno con la reforma laboral era que el país diera un salto atrás en el tiempo hay que reconocer que ha aprobado con nota. Y es que la fotografía sepia que nos planta en plena jeta la estadística del paro en el mes de septiembre nos retrotrae a otros tiempos. Mejores han sido, eso sí, los datos de afiliación a la Seguridad Social (12.182 afiliados más).

Resulta significativo que los sectores que han mitigado un auténtico estacazo estadístico hayan estado encabezados por la agricultura, donde el desempleo se ha reducido en 14.856 personas (-6,94%), y la construcción, sector en el que se contabilizaron 11.614 parados menos. Esto son pues los pilares de la recuperación, el I+D+I del siglo XXI: el Ildefonso, el Demetrio y el Isidro, que se han bajado al pueblo para la vendimia, como antes.

Los jóvenes salen del país en busca del empleo que no encuentran aquí y, a pesar de eso, 410.279 de los que se han quedado están en el paro (23.936 más que hace un mes); los parados de larga duración vetados para el trabajo en las ciudades, como queda dicho, vuelven al campo o se reenganchan, en las condiciones que sean necesarias, en el tímido repunte de la actividad de la construcción; los salarios de unos y de otros, los salarios de casi todos, han retrocedido lustros en solo unos años; los hijos viven con los padres y los padres viven con los abuelos y todos con la pensión de estos que, por cierto, va a subir un 0,25% en 2015. Como para brindar con sidra El Gaitero. Rafael Azcona hizo con mimbres parecidos obras de arte en blanco y negro que te dejaban una mueca de sonrisa helada entre los dientes.

El caso es que las “sólidas raíces” de la recuperación de las que alardeó el presidente del Gobierno Mariano Rajoy hace solo unos días se han vuelto a mostrar falsas. No existe tal recuperación. Se crea poco empleo y se crea, como siempre, de forma estacional en el sector de los servicios -que tras la campaña veraniega ha registrado un repunte de 41.608 parados- y en condiciones laborales precarias: de los 1.634.444 contratos firmados en septiembre, solo 138.543, el 8,48%, fueron indefinidos y, de ellos, 65.341 fueron contratos a tiempo parcial.

España sigue siendo un país de cuatro millones y medio de parados; un país con 4.447.650 parados, según los datos publicados ayer por el Ministerio de Empleo. Quizás las cifras podrían mejorar si, al igual que ha sucedido con el PIB, el Gobierno incluyera en sus estadísticas actividades como la prostitución o el narcotráfico. ¡Qué pintorescas y bulliciosas se tornarían entonces las colas de las oficinas de empleo! Regresa el costumbrismo, Larra se revuelve en su romántico sepulcro, el obispo de Alcalá de Henares inflama las conciencias conservadoras con sus alegatos exterminadores y los españoles regresan al campo… ¡Mira allí! ¿No la ves? Es una milana…

Publicidad