El ébola también contagia a los mercados

2

Lucía Martín *

Un empleado muestra el Kit del virus Ébola presentado días atrás por una compañía japonesa. / Efe
Un empleado muestra el Kit del virus Ébola presentado días atrás por una compañía japonesa. / Efe

Todos conocemos el dicho popular de “a río revuelto, ganancia de pescadores”. Desde que comenzó la crisis del ébola, (y nos referimos a desde que comenzó en los países de Occidente, en África lleva meses y años causando estragos), hay una buena ristra de empresas que se han apuntado grandes revalorizaciones.

Publicidad

“La mayor parte de las empresas que se han visto beneficiadas por esta crisis, léase por ejemplo las farmacéuticas, ya tienen la revalorización en su cotización. Es decir, si entrásemos ahora en esos valores, lo estaríamos haciendo tarde”, comenta Javier Urones, del broker XTB. La marca que, por supuesto, tiene potencial es la que consiga hallar la vacuna del ébola de las 9 farmacéuticas que lo están investigando: “Esa no es que vaya a hacer el año en Bolsa, es que hará el lustro”, dice el analista.

Entre las firmas que han visto subir su valor en las últimas semanas, incluso meses, están Chimerix, cuyo medicamento Brincidofovir ha sido utilizado en EEUU; lo mismo sucede con Tekmira (desde julio se ha disparado más de un 200% en Bolsa), que tiene otro medicamento en la última fase para tratamiento en humanos, o la compañía que está detrás del suero ZMapp.

Aunque es cierto que todas han subido, los valores son muy volátiles: tras el fallecimiento del enfermo que estaba siendo tratando con el fármaco de Chimerix en EEUU, el valor bajó estrepitosamente. “Querer hacer dinero rápido con los valores que se benefician por una crisis tiene ese riesgo, el valor puede subir mucho pero luego también bajar”, aclara Urones.

Otras compañías también están haciendo su agosto con esta crisis, algunas no directamente del sector sanitario pero que trabajan para él, como la americana Lakeland Industries, que fabrica los trajes de aislamiento, o Top Gloves, una compañía de Malasia que es el mayor productor de guantes de goma del mundo. Lo mismo sucedió en los años de la gripe aviar, en la que se revalorizaron las acciones de una compañía que fabricaba mascarillas.

En el lado opuesto, las aerolíneas: ante el miedo del contagio, el consumidor reduce su consume de viajes. Además, este año no ha sido especialmente bueno para las aerolíneas, que han acumulado accidentes aéreos, lo que ha influido en su cotización.

(*) Lucía Martín es periodista.
2 Comments
  1. Verbarte says

    La realidad social es un mosaico de experiencias personales, diminutas teselas laborales ensambladas con desprecio por los diablos del Ibex 35 que mitigan las llamas de sus infiernos con el sudor ajeno. Las exigencias patronales son puro sadismo social, una llamada a la esclavitud que los sacerdotes del Becerro de oro aplauden y festejan, sin un ápice de pudor, y que los azotados soportamos con resigando masoquismo. http://wp.me/p2v1L3-Ak

Leave A Reply

Your email address will not be published.