Eurodiputados españoles alertan de los riesgos del tratado con EEUU

8
Imagen de las protestas contra la negocación del TTIP durante la campaña de las pasadas elecciones europeas. / Efe
Imagen de las protestas contra la negocación del TTIP durante un mitin de la campaña de las pasadas elecciones europeas celebrado por los socialistas en Alemania. / Efe

“La Unión Europea y Estados Unidos han decidido llevar su relación económica a un nivel superior al aceptar iniciar las negociaciones para un acuerdo de comercio e inversión.” Así anunciaban Barack Obama, Herman Van Rompuy y José Manuel Durão Barroso el comienzo de unas negociaciones que, aunque comenzaron en 2011, no se harían oficiales hasta febrero de 2013. Es el inicio de lo que conocemos como TTIP “Transatlantic Trade and Investment Partnership (Acuerdo Trasatlántico sobre Comercio e Inversión).”

El TTIP es un acuerdo de libre comercio que la Unión Europea negocia desde hace meses con Estados Unidos a espaldas de la ciudadanía. El peso de las negociaciones recae sobre el Consejo Europeo que reúnen a los primeros ministros de los 28 estados miembros, y la Comisión Europea, en la que reside el poder ejecutivo de la Unión.

Publicidad

Entre julio de 2013 y octubre de 2014, las diferentes delegaciones de ambos actores se han reunido en siete ocasiones. Ninguno de los acuerdos que se han alcanzado en estos meses, definitivos o no, ha trascendido de manera oficial a la opinión pública. Los únicos documentos jurídicos o técnicos que se conocen fueron filtrados por algunos de los participantes en las negociaciones. La filtración más relevante fue la reconocida por el Partido Verde Alemán y que Der Spiegel publicó el pasado mes de marzo.

Transparencia cero

El clima de opacidad en el que han transcurrido las negociaciones del TTIP ha sido denunciado desde el propio Parlamento Europeo así como desde numerosas organizaciones. La propia Defensora del Pueblo Europeo abrió una investigación el pasado mes de julio para investigar las condiciones en las que se llevan a cabo las negociaciones.

La Unión Europea ha justificado la falta de transparencia por tres razones: en primer lugar, estima que un cierto nivel de confidencialidad es necesario en cualquier negociación; en segundo, argumenta que un clima de confianza entre ambas partes es indispensable para alcanzar buenos acuerdos; por último, defiende que dado que los textos no son definitivos hasta que el conjunto del tratado sea acordado, por separado no tienen validez y por tanto, tampoco relevancia.

Sin embargo, según Lola Sánchez (eurodiputada de Podemos), esto viola el Tratado de Funcionamiento de la Unión en el que se especifica que “sobre los tratados internacionales se informará con total transparencia y adecuadamente al Parlamento Europeo en todas y cada una de las fases de negociación. Es decir, se están saltando su propia legalidad.”

Los únicos documentos publicados por la Comisión hacen referencia a las posturas oficiales que en teoría la Unión mantiene durante las negociaciones. Sin embargo, dado que no se conocen los detalles de los diálogos, es imposible valorar su validez.

Los asesores de la Comisión

Ante la denuncia de opacidad, la Comisión ha creado varios órganos de consulta. Estas instituciones buscan reunir a los diferentes “stakeholders.” Este término, acuñado por Ed Freeman, hace referencia a los distintos actores cuyos intereses están en juego durante la negociación.

Por un lado, la Comisión ha creado un grupo de asesores que reúne a un conjunto de expertos de diferentes ámbitos. Estos expertos valoran los avances en la negociación en curso y realizan propuestas si bien no se específica en qué medida son consideradas. Entre los miembros del grupo de asesores hay representantes de la industria, los negocios y los lobbies europeos.

Por otro lado, la Comisión ha organizado numerosos encuentros con organizaciones, sindicados, ONGs, asociaciones empresariales y otras instituciones para conocer los intereses y preocupaciones de éstos en cuanto a la negociación del TTIP. En opinión de la eurodiputada Paloma López, estos encuentros “no son más que un ejercicio de propaganda” cuyo único objetivo es calmar los ánimos de la sociedad civil mientras las negociaciones con lobbies y multinacionales se llevan a cabo a puerta cerrada. La europarlamentaria denuncia además que la Comisión se ha reunido mayoritariamente con grupos corporativos y grandes empresas que son “quienes más se benefician de un posible acuerdo de libre comercio.”

El rol del Parlamento Europeo

En un documento aprobado en mayo de 2013, el Parlamento instaba a la Comisión Europea a mantener un fluido diálogo sobre las negociaciones del tratado de libre comercio. Solicitaba además estar en todo momento informado de los pasos a seguir tanto antes como después de los encuentros. Comisión y Consejo coincidían en la importancia de la coordinación con el Parlamento Europeo para la negociación del TTIP.

Sin embargo, el Grupo Confederal de la Izquierda Unitaria Europea y Izquierda Verde Nórdica (GUE/NGL) denuncia que esto no solo no se ha cumplido sino que el papel del Parlamento en las negociaciones es casi nulo. Paloma López, de la Izquierda Plural, insiste en que solo la Comisión de Tratados ha tenido acceso a algunos de los documentos que además estaban marcados para evitar su filtración.

Eurodiputados de Podemos, Bildu y la Izquierda Plural denuncian que el acceso a la sala de lectura del Parlamento Europeo está restringido, los documentos a los que se tienen acceso son limitados y en cualquier caso no se puede compartir su contenido. La falta de documentación impide la participación del Parlamento en la negociación: “Se están saltando toda la representación democrática del Parlamento y su control.”

Pero no solo la Izquierda Unitaria Europea se queja de la falta de transparencia, según Lola Sánchez, “escuchamos a compañeros del grupo popular, de los liberales, los conservadores, los verdes… Y todos decimos lo mismo: el secretismo es absoluto.”

La Comisión anunció el pasado 9 de octubre la publicidad de las negociaciones cuyo secreto había negado hasta entonces. Sin embargo, según Sánchez, Ignacio García Bercero, jefe de la negociación del TTIP, admitió que “los documentos serán secretos incluso hasta 30 años después de la ratificación del tratado”, lo que desmentiría este anuncio.

Josu Juaristi, diputado de Bildu en el Parlamento Europeo, apunta a Estados Unidos como principal responsable de la opacidad de las negociaciones. Como miembro de la delegación para las relaciones con Estados Unidos, el eurodiputado asistió hace unos días a una encuentro con el embajador de Estados Unidos para la Unión que pedía confianza en las instituciones europeas. Sin embargo, para Josu Juaristi, la única manera de ganarse la confianza tanto de los parlamentarios como de la opinión pública es “garantizar la absoluta transparencia en las negociaciones y la información continua sobre lo que se está haciendo.”

Desde el GUE/NGL muestran además su preocupación sobre las consecuencias que el TTIP puede tener para la legislación europea en materia de derechos laborales y protección alimentaria y medioambiental, entre otros aspectos. Uno de los puntos que más preocupa es el ISDS (Investor-state dispute settlement) que es un sistema de arbitraje para conflictos entre estados y corporaciones. Podemos denuncia que “el propio planteamiento de que haya controversias entre corporaciones y estados es un auténtico golpe de estado porque presupone que son lo mismo.” Además advierten de la presión que un tribunal como este puede ejercer sobre la toma de decisiones de los estados para evitar tener que pagar indemnizaciones a las corporaciones.

PP, PSOE y UPyD, en favor de la negociación

En el Congreso de los Diputados, el Grupo de la Izquierda Plural solicitaba hace unos días que se rechazasen las negociaciones en estos términos y que en caso de aprobarse el tratado, éste fuese sometido a referéndum. El Partido Popular, el Partido Socialista, UPyD, PNV y CiU votaron en contra. Gracias a la mayoría absoluta, el PP tumbó además la proposición de crear un grupo de trabajo en la Comisión de Asuntos Exteriores que analizase las negociaciones en curso. Paloma López destaca que en otros países como Francia o Alemania, el tratado está siendo analizado en el parlamento y se están tomando medidas para blindar los intereses nacionales.

El PP ha mostrado su apoyo incondicional a la negociación del tratado de libre comercio con Estados Unidos. En palabras del eurodiputado Pablo Zalba: “Este acuerdo no sólo beneficiará a ambas regiones, sino que además se espera repercuta en beneficio de todos gracias a la armonización regulatoria que establecerá”. Zalba subrayaba también el papel del parlamento como garante de la legitimidad democrática, algo que se desmiente desde el GUE/NGL.

Por su parte, el Partido Socialista ha mostrado una posición ambigua y aunque ha manifestado su preocupación por la opacidad de las negociaciones, se opuso junto con el PP al sometimiento del tratado a referéndum en caso de ser aprobado. Además, Trinidad Jiménez aclaró que el PSOE no puede oponerse a un tratado “cuyo contenido no se conoce todavía.” Una postura similar es la que ha adoptado UPyD, que considera el acuerdo muy beneficioso para España.

En las próximas semanas, tendrán lugar en Bruselas varios eventos que reunirán a numerosos representantes de la sociedad civil, el mundo empresarial e industrial para preparar la octava ronda de negociaciones entre Estados Unidos y la Unión Europea. Esta será la primera bajo la dirección de la nueva Comisión. El presidente electo, Jean Claude Juncker, se comprometió en su discurso del pasado 22 de octubre en Estrasburgo a analizar con detalle los acuerdos alcanzados hasta ahora y democratizar las negociaciones.

Habrá que esperar para ver si las palabras expresadas por el nuevo presidente de la Comisión Europea se materializan en hechos y el poder ejecutivo de la Unión se replantea las condiciones de negociación del TTIP.

(*) Beatriz Ríos es periodista.
8 Comments
  1. RESISTENCIA ANTIESPAÑOLA says

    ANIMAMOS A LOS PUE BLOS Y NACIONES OPRIMIDAS POR EL ESTADO ESPAÑOL A SEGUIR LUCHANDO POR LA DEMOCRACIA, LA LIBERTAD Y LA INDEPENDENCIA.

  2. Verbarte says

    EEUU se une al festín que los poderes españoles se están dando con el pueblo sacrificado. http://wp.me/p2v1L3-Av

  3. plomi says

    Tengo que felicitar a Beatríz Ríos por la claridad del articulo y el minucioso cuidado de la pluralidad y objetividad informativa, situación que curiosamente no es lo común en los tiempos que vivimos, donde el sesgo a favor de una formación concreta que es primada en prensa y tv respecto a IU hace noticia hasta el menor comentario tipo salvamè.

  4. plomi says

    Tengo que felicitar a Beatríz Ríos por la claridad del articulo y el minucioso cuidado de la pluralidad y objetividad informativa, situación que curiosamente no es lo común en los tiempos que vivimos, donde el sesgo a favor de una formación concreta que es primada en prensa y tv respecto a IU hace noticia hasta el menor comentario tipo salvamè.

  5. plomi says

    Tengo que felicitar a Beatríz Ríos por la claridad del articulo y el minucioso cuidado de la pluralidad y objetividad informativa, rsituación que curiosamente no es lo común en los tiempos que vivimos, donde el sesgo a favor de una formación concreta que es primada en prensa y tv respecto a IU hace noticia hasta el menor comentario tipo salvamè.

Leave A Reply

Your email address will not be published.