La cobertura del desempleo se hunde en los últimos doce meses

Gráfico de la evolución del número de beneficiarios de prestaciones por desempleo en los tres últimos años (hasta octubre de 2014). / Ministerio de Empleo
Número de beneficiarios de prestaciones por desempleo desde 2012 (hasta octubre de 2014). / Ministerio de Empleo

El número de parados registrados en las oficinas de empleo el pasado mes de noviembre fue de 4.512.116 personas, lo que supone un descenso del 0,32% (-14.688) respecto al mes anterior. Según los datos facilitados este martes por el Ministerio de Empleo, el total de parados que contaban con cobertura de desempleo en el mes de ocbure (los datos de cobertura siempre se presentan con un mes de retraso) se situó en 2.446.687 personas. ¿En qué limbo social y económico se encuentran esos 2,1 millones de desempleados restantes? ¿Es que ya encontraron empleo -parce que no- o es que han perdido el derecho a la prestación y se han quedado fuera del primero de los escalones de la protección social?

Si se pone la lente en los datos registrados en los últimos doce meses vemos que mientras el desempleo se ha reducido un 6,17% entre noviembre de 2013 y noviembre de 2014, el índice de cobertura ha caído un 11,4% en ese mismo periodo (de octubre a octubre). Si ampliamos la panorámica temporal observamos, según los datos del ministerio de Fátima Báñez, que en 2012 el número de beneficiarios era de 2.915.546, cifra que cayó hasta los 2.761.379 en 2013 y que en el presente ejercicio se encuentra en las 2.446.687 personas, y bajando (ver gráfico superior).

Publicidad

Esta tendencia evidente de los últimos años fue lo que llevó a los sindicatos CCOO y UGT, según fuentes de ambas centrales consultadas por cuartopoder.es, a firmar el pasado mes de julio el Acuerdo para el crecimiento económico y el empleo -muy cuestionado entonces- para poner en marcha, entre otras cosas, un subsidio de protección para parados de larga duración con especiales dificultades. De hecho, en el documento firmado entre los agentes sociales y el Gobierno, el Ejecutivo de Mariano Rajoy se comprometía a presentar un proyecto sobre el asunto para el mes de octubre. El caso es que ya estamos a diciembre y el Gobierno no ha dicho ni pío y, que yo haya escuchado, tampoco la contraparte se lo ha exigido, por lo menos, en público.

Volviendo a los datos presentados esta mañana por el Ministerio de Empleo, hay que apuntar que el número de afiliados a la Seguridad Social se incrementó en 5.232 cotizantes respecto al mes anterior. Una cifra que, como la del paro, se queda pequeña, muy pequeña, solo con echar mano de la nota de prensa que publicaba este mismo lunes el Gobierno anunciando que ha vuelto a sacar 8.000 millones del Fondo de Reserva de la Seguridad Social para hacer frente a la nómina de las pensiones y a la paga de fin de año de los pensionistas.

Todo esto, lo pinten como lo pinten, no dice nada bueno ni de la salud ni de la estabilidad del sistema, que sigue amenazado por una economía anémica y unos salarios de misria y que, mes tras mes, extiende la metástasis de la desigualdad social entre los españoles, el auténtico cáncer de este país.