La caída de los afiliados a la Seguridad Social es la mayor desde enero de 2013

Los secretarios de Estado de Empleo, Tomás Burgos, y de Seguridad Social, Engracia Hidalgo, durante la presentación de los datos de paro registrado y de afiliación a la Seguridad Social correspondientes a enero de 2015. /Zipì (Efe)
Los secretarios de Estado de Empleo, Tomás Burgos, y de Seguridad Social, Engracia Hidalgo, durante la presentación de los datos de paro registrado y de afiliación a la Seguridad Social correspondientes a enero de 2015. /Zipì (Efe)

La anoréxica recuperación económica de la que presume día sí día también el Gobierno de Mariano Rajoy es incapaz de enlazar varios meses consecutivos cifras esperanzadoras de creación de empleo. La recuperación, cuando se produzca, se reflejará en una fiebre ascedente y prolongada. Los dientes de sierra respecto a las cifras de empleo y afiliación a la Seguridad Social (ver gráficos) solo significan una cosa, que ya han reconocido, por cierto, instituciones como la OCDE: de seguir a este ritmo, haría falta más de una década para volver a los niveles de empleo previos al estallido de la crisis.

El dato del paro de ayer, aunque sea -como se ha apresurado en recordar el Gobierno- el menos malo de los últimos siete años en un mes de enero, es incompatible con el escenario de recuperación que nos venden y que muchos compran. El dato es malo, es lamentable, es desolador y es engañoso.

Publicidad

Es malo que haya 77.980 personas más en paro respecto al mes anterior, alcanzando la cifra total la espeluznante cota de los 4.525.681 desempleados... Y lo que nos queda... Es lamentable que la afiliación a la Seguridad Social haya caído en 199.902 cotizantes, fundamentalmente, porque una caída de ese calibre no se registraba desde enero de 2013 (-246.083). Es desolador que 2,1 millones de personas estén fuera de la cobertura por desempleo y que la caída de la misma siga descendiendo en picado. [Según datos que ha hecho públicos esta mañana el Ministerio de Empleo, los beneficiarios del subsidio fueron 2.417.742, lo que supone un descenso respecto al mismo mes del año anterior del 11,9%. La cobertura del sistema de protección por desempleo durante el mes de diciembre de 2014 ha sido de 57,6%, el mismo indicador en diciembre de 2013 fue de 61,4%, lo que supone una disminución del 6,2%].

Y, por último, es engañoso o conduce a conclusiones engañosas los meses que apuntan una mejoría, siempre vinculada a la temporada turística y a fenómenos como la Semana Santa, la Navidad o las rebajas (puro I+d+i, está claro), porque cuando se crea empleo se crea empleo precario, de baja calidad, de infames salarios, de una duración contractual incompatible con cualquier proyecto mínimamente decente de desarrollo personal.

La senda de la precariedad y la devaluación salarial por la que camina obstinadamete el Gobierno es la que el pasado mes de enero nos llevó a que tan solo 120.239 de los 1.367.795 contratos de trabajo firmados fueran de carácter indefinido.

Las cifras no hablan en ningún caso de recuperación, las colas de gente a las puertas de los comedores sociales y el incesante entrar y salir de personas pidiendo ayuda en los vagones de Metro, tampoco. Como hay dios que no...