El paro se sitúa por debajo del nivel de noviembre de 2011 gracias a la precariedad

Ahora sí, el Gobierno de Mariano Rajoy ya puede decir que la reforma laboral, tacita a tacita, ha dado sus frutos y que en abril de 2015 ha conseguido que el número total de parados (4.333.016 personas) se sitúe por debajo de los 4.420.462 desempleados que se encontró en noviembre de 2011, cuando llegó al poder tras ganar las elecciones al PSOE de José Luis Rodríguez Zapatero. No puede decir lo mismo de la afiliación a la Seguridad Social, que en abril alcanzó la cifra de 17.008.296, todavía por debajo de los 17.248.530 cotizantes de noviembre de 2011.

Durante el mes pasado, el paro, gracias a las contrataciones temporales realizadas para la Semana Santa (fundamentalmente en el sector servicios), descendió en 118.923 personas, mientras que la afiliación subió en 175.495 cotizantes respecto a marzo. De esos 118.923 desempleados menos, 72.884 encontraron su empleo en el sector de los servicios.

Los amantes de las fotos fijas, sin contexto ni matiz ni rostro, -el presidente del Gobierno es, desde luego, uno de ellos- se sentirán hoy especialmente satisfechos. Lo que ocurre es que cuando se desciende al detalle nos encontramos con que los que encuentran trabajo ahora lo hacen a través de contratos temporales (1.316.922 contratos de un total de 1.440.381 fueron temporales, el 91,43% del total) y muchos de ellos (457.773) a tiempo parcial, modalidad que afecta de una forma muy especial a las mujeres

Publicidad

Si descendemos todavía un peldaño más y atendemos a las cifras estadísticas de contratos del mes de marzo (publicadas ayer mismo por el Ministerio de Empleo), observamos (página 53) que 353.873 contratos de los 1.441.775 que se firmaron en el mes de marzo fueron de una semana de duración o menos.

La otra pata del sistema, la protección, esto es, el número de desempleados que reciben prestaciones por desempleo, también refleja una imagen de degradación que se viene acentuando durante los últimos meses. Así, en el mes de marzo (los datos sobre prestaciones se difunden a mes vencido) el número de beneficiarios descendió hasta los 2.318.581 desempleados, lo que significa una disminución del 13,2% respecto del mismo mes del año anterior. El índice de cobertura se situó en marzo en el 55,35%, esto es, que casi la mitad de los desempleados ya no cobran subsidio.

Han hecho falta tres años y cinco meses, una reforma laboral que ha precarizado el mercado laboral, una pérdida del poder adquisitivo de los salarios sin precedentes y una sucesión de dramas personales de aquellos que se han ido quedando por el camino para volver al punto de partida. No parece balance suficiente para sacar pecho, aunque claro está, entramos en periodo electoral.